Continuando con la desintoxicación

Cada persona sigue un ritmo distinto de desintoxicación de su organismo según su peso, condición de salud,… Por tanto, no hay tiempos concretos para este proceso. Cuando percibamos que se producen mejoras en nuestra salud, es el momento de pasar al régimen siguiente, que sería el número 6 de G. Ohsawa.

G. Ohsawa nos propone 10 formas de comer y beber que permiten lograr una buena salud consiguiendo el equilibrio yin-yang. Estas 10 formas son las siguientes:

En este cuadro la pauta para elegir cuál es el régimen que más nos conviene será según nuestro discernimiento e intuición. Son verdaderos caminos hacia la felicidad.

Régimen nº6 de G.Ohsawa

En el ayuno intermitente , para los días de no ayuno, según el esquema de Georges Ohsawa seguiremos con el régimen número 6, que consiste en 90% cereales y 10% de verduras y legumbres.

En cuanto a los cereales, para no comer siempre arroz integral, lo podemos sustituir por otros 2 cereales: mijo y trigo sarraceno (ver el libro Recetas Macrobióticas para Salud).

En relación al 10% de verduras y legumbres, empezaremos por las verduras de yang a yin. Así, tenemos en la lista el siguiente orden: zanahoria, calabaza potimarron, cebolla, nabo, rábano, rabanito, col rizada, col verde y brócoli. En las legumbres el orden es: lentejas, garbanzos y judías azukis.

Para este régimen nº6, te propongo una receta de arroz integral (90% arroz integral, descrito en el post anterior) y 10% de lentejas con verduras.

Lentejas y sus propiedades

Después de la soja, las lentejas son las legumbres que contienen más cantidad de proteína. Se recomiendan para la diabetes, porque una vez cocidas sólo contienen un 20% de hidratos de carbono.

Arroz integral con lentejas estofadas y verduras (receta para 4 personas)

Ingredientes:

  • 1 taza de lentejas
  • 1/4 tira de alga kombu
  • 1/2 cebolla mediana cortada a dados
  • 1 zanahoria pequeña cortada a trozos gruesos
  • 1 hoja de laurel y tomillo
  • Un pellizco de comino y de orégano triturados para el final de la cocción
  • 1 cucharada sopera de tamari (es un condimento líquido fermentado que deriva del proceso de elaboración del miso. No contiene trigo ni por tanto gluten. Es más yang que la salsa shoyu y su sabor más intenso . Es antioxidante, ayuda a digerir y nos aporta energía).

Preparación:

  1. Poner en la cazuela las lentejas lavadas, el alga kombu, la zanahoria, la cebolla, el tomillo y la hoja de laurel. Añadir agua fría  hasta que cubra el volumen de los ingredientes.
  2. Llevar a ebullición, tapar y cocer a fuego lento durante 40 minutos o hasta que estén blandas.
  3. Añadir un pellizco de comino y de orégano 5 minutos antes de apagar el fuego para hacerlas más digestivas.
  4. Durante estos últimos 5 minutos, destaparemos y subiremos un poco el fuego para ganar en espesor.
  5. Una vez apagado el fuego, añadiremos 1 cucharada sopera de tamari.

Para G. Ohsawa, padre de la macrobiótica, hay diferentes niveles de conciencia en el comer:

Los 7 niveles de conciencia en el comer

  1. Comer mecánicamente de acuerdo al apetito sin usar la conciencia.
  2. Comer de acuerdo al deseo de los sentidos, buscando el gusto, color, sabor.
  3. Comer para la satisfacción emocional, con música, velas, teniendo en cuenta la estética como la forma de los  platos, los vasos,…
  4. Comer desde el intelecto, considerando las teorías de la nutrición como calorías, vitaminas, enzimas,  proteínas,  carbohidratos…pero sin visión de la naturaleza biológica ni del medio ambiente.
  5. Comer según una conciencia social de control de producción y distribución.
  6. Comer de acuerdo a unas creencias ideológicas basadas en tradiciones religiosas que imbuyen disciplinas  dietéticas.
  7. Comer de acuerdo a una conciencia libre con un intuitivo juicio para seleccionar, relacionado al medio  ambiente. Esta es la forma de comer para poder realizar nuestros sueños. Para esta forma de comer se necesita  la comprensión del Orden del Universo, que nos enseña la Macrobiótica.

 

 

Arroz integral, preparación para el nuevo paradigma

En el último post dijimos que el arroz integral, desde hace siglos, se le conoce como un alimento muy desintoxicante. En esta preparación de depuración para el nuevo paradigma podemos consumir este alimento en el ayuno intermitente, los días de no ayuno. Como guía podemos seguir el régimen número 7 de G. Ohsawa, que consiste en 100% arroz integral + gomasio. Para beber tomaremos pequeñas cantidades de té Kukicha o agua con mugi miso o kuzu. El tamaño de estas bebidas será el de una tacita de café.

La desintoxicación pasa por 3 procesos

  1. Liberación de las toxinas que se acumulan principalmente en el tejido adiposo, repartido por todo nuestro cuerpo y alrededor y dentro de nuestros órganos.
  2. Eliminación del exceso de mucosidades de nuestro sistema respiratorio, digestivo y reproductor.
  3. Expulsión del exceso de líquido intercelular, limpieza y alcalinización.

En este proceso depurativo las células más receptivas son las de la sangre, porque se renueva totalmente. Vamos perdiendo grasa, mucosidades, y los líquidos intracelulares cambian su condición, regenerándose paulatinamente.

Propiedades del arroz integral

El arroz integral es un alimento vivo, con el potencial de germinar. El arroz blanco no contiene ni el salvado ni el gérmen, por lo que es un alimento muerto. Existen diferentes variedades de arroz integral, pero escogemos el redondo por ser más yang. El arroz integral está en el centro de la clasificación de los alimentos, es el cereal más equilibrado yin-yang.

Es un cereal muy completo -contiene los 6 nutrientes: carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales, fibra y grasa; y 70 antioxidantes-. No contiene gluten.

  • Es eficaz en afecciones hepáticas.
  • Su contenido en fibra regula el tránsito intestinal.
  • Es una alimento idóneo para tratar el sistema digestivo, enfermedades renales, cardíacas-vasculares.
  • Para la hipertensión.
  • Regula los niveles de colesterol: mediante sus fitoesteroles.
  • Tiene actividad anticancerosa porque nos aporta selenio -antioxidante- y magnesio, minerales anticancerígenos. Contiene fitoquímicos y fibra, que también tienen actividad anticancerosa .
  • Su fibra protectora mejora nuestra inmunidad, y por tanto nuestra salud.
  • Nos aporta Energía Física: el arroz integral es una fuente de energía muy valiosa gracias a sus hidratos de  carbono. Además es una energía estable sin altibajos. Contiene vitamina B6 que también aporta energía (0,3  mg en 1 taza de arroz integral cocido). Energía mental: contiene casi el doble de fósforo que el arroz blanco.
  • El arroz integral, además de ser anticancerígeno, nos ayuda en todas las enfermedades porque fortalece el bazo-páncreas y calma el estómago. Es hipoalergénico.
  • Contiene inhibidores de las proteasas. Es el cereal que causa menos espasticidad al colon. Sus capas externas reducen el colesterol y tienden a frenar el desarrollo de cálculos renales.

¿Por qué es desintoxicante el arroz integral?

Nos depura mediante su fibra. Una parte de ella es celulosa, que no se puede digerir y se expulsa en las heces arrastrando productos de desecho del intestino. Su fibra aporta vitaminas y minerales.

¿Qué nos aporta nutricionalmente el arroz integral?

  • El arroz integral contiene potentes fitoquímicos:
    Folatos: Indicados para evitar el cáncer y las cardiopatías.
    Orizanol: Evita que los compuestos de nitrógeno se conviertan en nitrosaminas, que son causa de cáncer.
    Polisacáridos: arabinogalactanos y arabinoxilanos que destruyen las células cancerosas.
  • Las proteínas del arroz integral están formadas por 18 aminoácidos. Tiene una cifra baja de proteínas. Como el cáncer se produce por muchos factores, entre ellos el exceso de proteínas, el arroz integral es muy adecuado.
  • Contiene lecitina y  vitaminas  del grupo B (B1, B2, B3, B5, B6, B7 y B9) que son beneficiosas para el sistema nervioso, como antidepresivas, para la diarrea, náuseas y diabetes. También contiene vitamina E y vitamina K.
  • Contiene minerales: fósforo, hierro, yodo, magnesio, manganeso, níquel, potasio, selenio, sodio, calcio y zinc.
  • Hidratos de carbono complejos: sacarosa, almidón, amilasa, amilopectina.
  • En cuanto a su contenido en grasa, es muy bajo.
  • La fibra del arroz integral nos provee de prebióticos, ralentiza el aumento de la glucosa en sangre, reduce el colesterol «malo», tiene efecto saciante y nos depura.

Características físicas

Los “gránulos” del almidón del arroz integral están formados por capas esféricas concéntricas y de forma exterior  poliédricas. Por tanto, podemos afirmar que su forma está dentro de los patrones de la geometría sagrada.

Características químicas

La cadena molecular del arroz integral es muy larga y sin ramificaciones. Por tanto, se convierte en azúcar muy  lentamente (“energía en cascada”). Esta es su ventaja respecto a otros cereales.

Preparación del arroz integral redondo

  • Lavar el arroz con agua fría y tostarlo en una cazuela, removiendo hasta que esté dorado. Esto se hace para  yanguizar el cereal.
  • Hervirlo: 1 medida de arroz por 2 o 3 medidas de agua y con un poco de sal marina sin refinar. Una vez que ha empezado a hervir, dejarlo a fuego muy bajo, mejor con un difusor, durante más de una hora.
  • Apagar el fuego y dejarlo en reposo de 10 a 20 minutos.
  • Destapar y hacer las bolas para el día. A continuación espolvorearlas con gomasio. Podemos sustituir de vez en cuando el gomasio por los siguientes productos: tamari, miso, un trocito de ciruela umeboshi o pasta de umeboshi, tekka (Es un condimento muy yang que contiene: raíz de bardana, raíz de loto, zanahoria,j engibre y pasta de sésamo).

Preparación de las bolas de arroz integral para 1 día

Ingredientes:

  • De 200 a 250gr de arroz integral, crudo
  • Un poquito de sal
  • Cocerlo como hemos indicado
  • Gomasio
  • Como herramienta podemos utlizar el utensilio que se usa para hacer las bolas de los helados o bien hacerlas con las manos mojadas en agua salada (5% sal). Introducimos las manos en esta agua para que no se nos pegue el arroz, y salamos el agua para que el arroz no pierda su propia sal. Otra forma es usar 2 cucharas soperas para comprimir el arroz y hacer la bola.

Cómo comer las bolas de arroz

En el caso de que la persona tenga problemas intestinales o bien sus condiciones físicas no le permiten masticar, sustituiremos las bolas de arroz por cremas de arroz integral (ver el libro “De la fibromialgia a la Salud”).

Es  aconsejable masticar cada bocado (unos 10gr) lo máximo posible para convertirlo en una papilla casi líquida (la  saliva tiene enzimas, antibióticos, moco para la deglución, proteínas, bicarbonato, etc). Cuando hayamos comido la primera bola, esperaremos 30 minutos para ingerir la siguiente y así sucesivamente todo el día. Es decir, tras el último bocado, esperaremos media hora hasta empezar a ingerir la siguiente bola.

La última bola de arroz del día se tomará, como mínimo, una hora antes de acostarnos, para no interferir en la digestión.

Energía en cascada

¿Por qué se toman cada media hora? Para conseguir lo que se llama Energía en Cascada o Energía Continua. La  energía del hidrato de carbono que contiene el arroz integral se absorbe y se transforma, mediante la digestión, en glucosa que llega a la sangre de una manera lenta y constante, aportando nueva energía contínuamente. Si el arroz no fuera integral daría energía “ahora” y luego nada.

El arroz integral no se puede convertir en transgénico

El arroz integral, cuando se somete a manipulaciones genéticas, tiende a volver a su estado salvaje inicial. Por tanto, el arroz integral actual es parecido al ancestro histórico.

El ADN del arroz integral

Sabemos que en el proceso hacia el nuevo paradigma nuestro ADN se tiene que regenerar y ampliar.

El ADN del arroz integral es complementario a nuestro ADN, de acuerdo con los estudios realizados en su genoma.  Por esta razón, comer arroz integral es la mejor forma de empezar a reconstruir nuestro ADN dañado. No obstante, no nos hemos de preocupar por el ADN, ya que sabemos, porque así nos lo han comunicado,que nos sera dado.

El ayuno: preparación para el nuevo paradigma

En el post anterior hablamos de la necesidad de los ayunos para desintoxicar las células y, como consecuencia, nuestros átomos.  Si el átomo está en buena condición, el electrón gira más rápido y mas alto llegando a otras ondas y frecuencias más elevadas. Como resultado, tenemos más armonía, control y ausencia de miedo.

Otros beneficios:

El Dr. Ángel Durantez, especialista en medicina antiaging nos dice: «El ayuno disminuye el colesterol, los triglicéridos, la tensión arterial, modula la respuesta insulínica, disminuye la hemoglucosa, mejora el síndrome metabólico,…». «El organismo activa nuevas rutas metabólicas asociadas a la regeneración y al catabolismo».  Otros estudios sobre los beneficios del ayuno apuntan a que se produce un aumento de la memoria y de la capacidad para concentrarse, así como un aumento de energía.

¿Cuál es la causa de tantos beneficios?

Ayunar estimula la autofagia. La autofagia es un sistema de limpieza celular en el que las células destruyen sus propios desechos. Existen diversos estudios:

El científico belga Christian de Duve recibió el premio Nobel de medicina en  1974 por el descubrimiento de que, con la autofagia, nos liberamos de las acumulaciones de proteinas viejas y mal formadas que originan patologías como el cáncer y el Alzheimer. Define el Alzheimer como la acumulación de proteínas seniles o placas amiloides que perjudican el sistema cerebral.

El científico japonés Yoshinori Ohsumi ganó otro premio Nobel de medicina en el año 2016 por su investigación sobre la autofagia y sobre el proceso natural de regeneración celular -al aumentar el óxido nítrico-.

Más beneficios

El ayuno disminuye la insulina, aumentando el glucagón. El glucagón da el impulso para producir la autofagia. Por tanto, el ayuno previene la Diabetes Tipo II.

También estimula las hormonas del crecimiento, que impulsan a nuestro organismo a crear nuevas células.

¿Cuándo empieza la autofagia?

A medida que avanzan las horas sin comer, se van incrementando los beneficios. A partir de las 16 horas sin comer comienza la lipólisis (la oxidación de ácidos grasos triglicéridos y colesterol).

A partir de las 20-22horas se producen células madre y también óxido nítrico, que ayuda a los órganos a renovar sus células viejas dañadas (el resto de células descansan) y la energía solo es usada para depurar el organismo. Se eliminan toxinas, proteínas mal plegadas (originan Alzheimer, Diabetes Tipo 2, Parkinson, Espondilitis Anquilosante,…), mediadores de la inflamación (citoquinas, histamina,…) y se limpia la matriz extracelular. Entre otros beneficios la autofagia también mejora el sistema inmunológico. Las células madre producen nuevos glóbulos blancos (linfocitos).

¿Cómo comenzamos el ayuno?

Podemos empezar con el ayuno corto, que consiste en no cenar o no desayunar. Se puede practicar a días alternos o bien cada día.

El ayuno de 1 día: Con el ayuno de 1 día se obtiene la energía de las reservas de los hidratos de carbono almacenadas en forma de glucógeno en el hígado y los músculos.

Con el ayuno de más de 1 día, después de las 24 horas, se obtiene la energía de la vida a partir de las grasas.

Beneficios del ayuno intermitente:

  • Aumento de las neurotrofinas (proteínas que favorecen la supervivencia de las neuronas)
  • Eliminación de la resistencia a la insulina
  • Disminuye la insulina en sangre y sus complicaciones como: diabetes, accidentes vasculares, ovarios poliquísticos,…
  • Mejoría de la Diabetes Tipo 2
  • Disminución de la GHRELINA (hormona del hambre)
  • Aumenta la leptina, que nos da saciedad
  • Aumenta la longevidad en un 15%. Aproximadamente 12 años
  • Elimina el comer de forma compulsiva y la ansiedad
  • Desinflama y desintoxica, ya que la grasa es muy inflamatoria y es un almacén de tóxicos
  • Aumento de energía vital
  • Normalización de los parámetros de las analíticas

¿Cómo empezar el ayuno intermitente sin sufrimiento?

  • Empezar en días alternos con ayuno de 14 a 16h.
  • Hidratándose con agua destilada no industrial y mineralizada. Esta agua sería la ideal, pero puede ser otra lo más limpia posible.
  • Beber té como precursor de GABA, que afecta los niveles de serotonina y dopamina.
  • Tomar sales de magnesio y potasio para almacenar glucógeno en el hígado. El glucógeno nos da las reservas necearias de glucosa para 22-24 horas.

Posibles efectos secundarios

  • Dolor de cabeza
  • Molestias digestivas porque se regeneran las vellosidades intestinales, otro beneficio.
  • Frío, disminución de la temperatura corporal
  • Insomnio, por el estado de alerta que produce el ayuno
  • Deshidratación si no se bebe suficiente. Tampoco hemos de beber en exceso si no queremos dañar a los riñones.
  • Para evitar la cetosis, los días de «no ayuno» se recomienda una ingesta diaria de carbohidratos entre 20-60gr.

¿Y si nuestra alimentación es la Macrobiótica?

En la alimentación macrobiótica no se recomiendan los ayunos porque las personas que la practican no están tóxicas y  tienen porcentajes de grasa corporal bajos y por tanto no hay reservas.

Si nos alimentamos desde hace tiempo según los principios de G.Ohsawa, fundador de la macrobiótica, nuestras células no estarán tóxicas y nuestros análisis siempre estarán correctos.

La alimentación macrobiótica nos lleva al rejuvenecimiento y la longevidad, y es: Ecológica, antiinflamatoria, antioxidante, energética, desestresante, alcalinizante, favorecedora del tránsito intestinal y desintoxicante.

El arroz integral, desde hace siglos, se le conoce como alimento desintoxicante (ver régimen nº7 de G. Ohsawa). Otros alimentos macrobióticos muy desintoxicantes son: las algas, el miso, la ciruela umeboshi, la seta shiitake, el nabo daikon,…

La macrobiótica aconseja cenar pronto, unas 3 horas antes de acostarse. De esta forma haremos un ayuno diario de entre 14-15 horas aproximadamente. Con esta práctica descansaremos bien y nos despertaremos con vitalidad y buen apetito.

La macrobiótica nos dirige hacia la espiritualidad a través de la transformación física, energética, emocional y mental. También al desarrollo de la voluntad y la intuición, elementos fundamentales y necesarios para la expansión de la Conciencia.