Por qué fibrom.

 

La fibromialgia es un bloqueo de la energía Yang del elemento madera (hígado y vesícula biliar) que se produce por no llevar a término aquello que previamente se ha pensado. La fibromialgia, desde el punto de vista del Yin y del Yang, es un exceso de Yang, y, por su intertransformación, se convierte en su extremo (Yin), cosa que provoca la parálisis de las funciones musculares.

En la práctica, el proceso es muy sencillo: cuando una persona recibe una impresión a través de los cinco sentidos, esta se asocia a los arquetipos e imágenes mentales, y produce una reacción en su mente que se traduce en pensamientos. Estos pensamientos (cuerpo mental) inmediatamente mueven emociones (cuerpo emocional). Las emociones generan una actitud (tensión muscular), y la postura corporal una acción (cuerpo físico).

La reacción que provoca la impresión en el cuerpo mental pocas veces puede ser controlada. Cuando, siguiendo su proceso natural, llega al cuerpo emocional, provoca las emociones. Estas emociones en seguida generan una postura corporal, que a su vez provoca una tensión. Podemos reprimir la acción, pero no podemos liberar la energía acumulada en la musculatura. De manera que la tensión Yang, al ser reprimida una y otra vez, se almacena, convirtiéndose en Yin porque llega a su extremo, y entonces provoca la inmovilización.

Todo esto se produce en segundos; casi de manera simultánea. A causa de la rapidez y la constante repetición de estas situaciones, no somos conscientes hasta que aparecen los síntomas de dolor, tensión y contracción. El constante desgaste de la energía Yang, por la infinita repetición a lo largo de los años, consume grandes cantidades de esta energía, y el exceso de consumo de esta energía Yang deriva hacia otra enfermedad, el síndrome de fatiga crónica.

Todo esto es de una complejidad extrema, muy difícil de prevenir. Si el enfermo no tiene información y no comprende las causas de su enfermedad, nunca podrá curarse, porque con el tiempo la sintomatología se transforma en una condición que asume como natural, y ya no sabe que puede vivir de otra manera. Podríamos sintetizar todo el proceso en una simple frase, que, si bien es muy difícil de cumplir, define con exactitud cómo tenemos que cambiar nuestra actitud: eso que piensas, hazlo; si no, no lo pienses.

Resumiendo: Los enfermos de fibromialgia y del síndrome de fatiga crónica tienen la tendencia, por diversas causas, a no cristalizar con acciones concretas o con palabras aquello que previamente han pensado que harían o dirían. Podríamos decir que lo reprimen en principio, acumulando gran cantidad de energía en forma de tensiones corporales de todo tipo, que derivan en una gran cantidad de síntomas. Dicho de otra manera, consumen grandes cantidades de energía, que se pierde antes de ser exteriorizada a través de la palabra o de acciones concretas. Como la energía ni se crea ni se destruye, es acumulada en el cuerpo, y esta acumulación de energía, fuera de sus canales habituales, se transforma en eso que la Medicina Tradicional China llama ‘energía perversa’. Es una expresión muy adecuada, con la que seguro que estarán de acuerdo todos los afectados por esta enfermedad y otras enfermedades.

La fibromialgia se produce por un cúmulo de circunstancias que a la larga coinciden en un punto; la palabra clave que define este punto es ‘represión’. Puede tener muchas causas. La característica principal de la persona que padece fibromialgia es la búsqueda permanente de la valoración personal a través de la opinión de los demás. Busca la reafirmación personal haciendo aquello que los demás esperan de ella sin tener en cuenta su propia voluntad, por lo que reprime sus opiniones o acciones, las cuales sacrifica a cambio de sentirse amada, valorada y con el respaldo del entorno. Detrás de todo esto hay un orgullo que busca siempre dar una imagen adecuada a la valoración que tiene de sí mismo. Cuando no lo consigue, que ocurre en la mayoría de las veces, el individuo cae en el otro extremo y se expresa a través de la falta de autoestima y del menosprecio personal por no haber conseguido que el otro le confirme la opinión que tiene de sí mismo.

Todo este proceso va siempre acompañado de una ira contenida que, al no poder ser expresada y transferida hacia los demás, es reprimida, y, como consecuencia, se produce una autoagresión, traducida en sufrimiento y miedo al no poder estar a la altura de las circunstancias. No es más que la descripción de los mecanismos más sencillos, ya que intervienen muchas deformaciones psíquicas que, en definitiva, configuran aquello que llamamos el conjunto de defectos psicológicos. Tardaríamos mucho tiempo en definirlos a todos, pues la intervención de estos es, en definitiva, la causa, no solamente de la fibromialgia, sino de todas las enfermedades que padece el ser humano.

Es evidente que solo a través del autoconocimiento y la comprensión podemos eliminar la causa del sufrimiento y del dolor que padece la humanidad. En definitiva, son nuestras deformaciones psíquicas, en sus infinitas manifestaciones, quien produce las enfermedades a través de los cuatro cuerpos: mental, emocional, energético y físico.