Campo de arroz

El cáncer es una gran toxemia generalizada 

El arroz integral nos depura mediante su fibra. Una parte de ella es celulosa, que no se puede digerir y se expulsa en las heces, arrastrando productos de deshecho del intestino.

 

El cáncer se acompaña de falta de energía vital

Energía física: el arroz integral es una fuente de energía muy valiosa gracias a sus hidratos de carbono. Además es una energía estable sin altibajos. Contiene vitamina B6 que también aporta energía (0,3 mg en 1 taza de arroz integral cocido).

Energía mental: contiene casi el doble de fósforo que el arroz blanco.

 

El cáncer se desarrolla cuando hay colesterol

El arroz integral, mediante sus fitoesteroles bloquea la acción del colesterol.

 

El cáncer es una enfermedad ácida (Yin)

El arroz integral está en el centro de la clasificación de los alimentos. Es el cereal más equilibrado yin-yang.

 

En el cáncer hay una deficiencia de selenio y magnesio

El arroz integral contiene selenio, mineral antioxidante y anticáncer.

El arroz integral tiene niveles altos de magnesio, mineral anticáncer (110mg en 100gr).

 

Además:

El arroz integral contiene potentes fitoquímicos:

  • Folatos que ayudan a evitar el cáncer y las cardiopatías.
  • Orizanol. El orizanol es la mezcla de diferentes formas de ácido felúrico y de los fitoquímicos terpeno. El orizanol evita la conversión de los compuestos de nitrógeno en nitrosaminas, que son causa de cáncer.
  • Polisacáridos: arabinogalactanos y arabinoxilanos que destruyen las células cancerosas.

El arroz integral, además de ser anticancerígeno, se usa para todas las enfermedades (fibromialgia, fatiga crónica, problemas cardio-vasculares, colon irritable, etc) porque fortalece el bazo-páncreas; calma el estómago; elimina las toxinas; es energético e hipoalergénico. Sus vitaminas B son beneficiosas para el sistema nervioso, es antidepresivo. Se utiliza para la diarrea, náuseas, diabetes,…

 

Preparación del arroz integral redondo:

  • Lavar el arroz con agua fría y tostarlo en una cazuela, removiendo hasta que esté dorado. Esto se hace para yanguizar el cereal.
  • Hervirlo: 1 medida de arroz por 2 o 3 medidas de agua y con un poco de sal marina sin refinar. Una vez que ha empezado a hervir, dejarlo a fuego muy bajo, mejor con un difusor, durante más de una hora. Si se usa una olla a presión, conviene poner un poco menos de agua y dejarlo hervir sólo durante 25 minutos.
  • Apagar el fuego y dejarlo en reposo de 10 a 20 minutos.
  • Servir y espolvorear con gomasio. Podemos sustituir de vez en cuando el gomasio por los siguientes productos: tamari, miso, un trocito de ciruela umeboshi o pasta de umeboshi, y tekka.

Es importante masticar el arroz integral muchas veces a fin de que se convierta en una «papilla» casi líquida para que se absorban todos sus nutrientes con mayor facilidad.

 

Si quieres saber más, te gustará Alimentación, energía vital en el Cáncer.

38706066_m

En medio de la ola de frío invernal los resfriados y gripe están a la orden del día. Y qué mejor manera para combatir las bajas temperaturas y las afecciones asociadas que una infusión reconfortante, calentita y que además está especialmente indicada para resfriados, faringitis, bronquitis, diarreas, enfermedades intestinales y procesos gripales. La infusión macrobiótica que os invito a preparar está constituida por alimentos-medicamento y se llama: Ume-Sho-Kuzu. Esta preparación, considerada un antibiótico natural, puede tomarse 3 veces al día en caso de estar pasando por algún estado gripal, resfriado, faringitis, etc.

¿Cómo preparar la infusión Ume-Sho-Kuzu?

  • Poner a hervir algo más de 1 taza de agua y añadir 1ciruela umeboshi. Dejar hervir durante 10 minutos.
  • Diluir una cucharadita de kuzu con un poco de agua fría y verterla en el agua hirviendo de la umeboshi y remover inmediatamente para que no se haga grumos.
  • Apagar el fuego cuando la bebida sea transparente y espesa.
  • Añadir 1/2 cucharadita de shoyu o unas gotas de tamari.
  • Es opcional añadir media cucharadita de jengibre fresco rallado o seco.

Si te apetece aprender más recetas de infusiones y bebidas-medicamento, tienes una amplia selección en: Recetas Macrobióticas para la Salud.

 

Las sopas de miso son un energético desayuno y entrante en las comidas. Si os pareció deliciosa la primera receta de sopa de miso, probad esta segunda versión y ya me contaréis 😉

La preparación que os propongo a continuación contiene, como ingrediente estrella, las almejas. Estas tienen valiosas propiedades nutricionales que, junto al miso, convertirán este plato en una magnífica opción, tanto para comenzar la jornada como al mediodía. Las almejas tienen un elevado contenido en zinc y en vitaminas del grupo B, sobre todo B12. Además son ricas en calcio y selenio (este último es muy importante en la depuración del hígado). Todo ello contribuye a aumentar nuestras defensas y remineralizar nuestro organismo.

Ingredientes:

  • Almejas: es aconsejable que las mujeres tomen aproximadamente 8 almejas y los hombres 12.
  • 1 puerro
  • 1 cm de alga wakame por persona remojada 2 minutos
  • Miso de cebada (mugi miso)
  • 1 bol de agua por persona
  • Cebollino para la guarnición

Preparación:

  • Lavamos las verduras.
  • Cortaremos la parte blanca y verde del puerro en láminas muy finas.
  • Cortaremos el cebollino a rodajitas, que añadiremos en crudo al final de la preparación de la sopa de miso para darle un toque yin.
  • Lavaremos las almejas o bien los mejillones y los pondremos en una cazuela con unas gotas de aceite de sésamo. Taparemos y con el fuego medio esperaremos a que se abran. Después los sacaremos de las conchas y los introduciremos en el último hervor de la sopa y apagaremos el fuego.
  • Pondremos a hervir el puerro y el alga wakame durante 2 minutos.
  • Pondremos 1/2 cucharada de postre de miso por persona para que la sopa no quede demasiado salada.
  • Echaremos por encima el cebollino como guarnición.

¡Deseo que disfrutéis de esta preparación!