Tras exponer en  las últimas entradas varios temas sobre geobiología, terminamos este ciclo con un post dedicado a otras radiaciones geobiológicas menos conocidas, pero no menos importantes, en su nivel patógeno.

Planos de Benker

Es una caja de resonancia o sistema de transmisión emocional. Anton Benker, en la década de los 50, descubrió lo que pasó a llamarse el «Sistema Cúbico de Benker». Este sistema indica que no sólo existen planos verticales de energía telúrica (Hartmann y Curry), sino que también existen planos horizontales formando cubos.

Los maestros constructores del románico ya utilizaban los planos de Benker en las iglesias. Gracias a ellos el cerebro de los feligreses entra en un estado alfa previo a la meditación donde se percibe el nivel emocional general. Si hay una persona con un nivel alto, puede armonizar al resto de personas.

En el vídeo de este post se muestra que en el palacio ducal de Urbino -zona de poder-, el plano de Benker no se sitúa a la altura vital (órganos y cabeza), mientras que en su iglesia sí se sitúa en el plano vital humano (para que haya una relación entre el mensaje del cura y los feligreses).

¿Qué ocurre si en el nivel donde dormimos existe un plano de Benker? Ocurre que, si coincide el plano donde dormimos con el mismo en el que se encuentra una persona enferma, se recibirá la misma vibración de la patología que padece. Sería necesario, en este caso, un desplazamiento en altura (la mejor solución sería dormir en litera).

Planos de Benker 1Planos de Benker 2Planos de Benker 3

Chimeneas cosmotelúricas con y sin brazos

Es una de las geopatías más patógenas debido a la baja frecuencia de su radiación. Estas chimeneas giran primero en un sentido, absorbiendo la energía de los seres vivos para, a continuación, pararse y comenzar a girar en sentido contrario, contaminando mediante sus radiaciones dañinas. Este fenómeno es el que regula el intercambio de energía entre el planeta Tierra y la naturaleza externa con sus seres vivos.

Las chimeneas cosmotelúricas tienen un núcleo activo de 65 cm y pueden tener hasta 8 brazos activos cuya medida puede llegar a alcanzar los 8 metros.

Chimenea cosmotelúricaChimenea cosmotelúrica sin brazos

Si queremos realizar un estudio completo de nuestra vivienda, necesitaremos un geobiólogo que abarque todos los temas tratados en las tres últimas entradas del blog. Si sólo consideramos una parte de ellos, es posible que no resolvamos la salud de nuestro hábitat.

Sobre la geobiología y otros temas relacionados con el hábitat, podéis encontrar más información en el libro «Alimentación, energía vital en el Cáncer» y «Hablemos de fibromialgia»