La Meditación

La meditación diaria nos lleva al bienestar durante su práctica y a mejorar la vida en nuestro aspecto psicoemocional. En el trabajo, por el aumento de nuestra atención, concentración y la capacidad de mejorar la relación con los demás. Se ha estudiado su práctica dentro de la empresa y se ha constatado que disminuye las bajas y los conflictos y aumenta la resiliencia y la generosidad.

Con la meditación se trata de regresar por donde llegó el Espíritu. El alma descendió por una vía recta, la espina dorsal, y debe recorrer de vuelta este camino. Es necesario saber cómo meditar, cómo desconectar la atención de los sentidos y mantener la conciencia en el “ojo espiritual” que se halla en el entrecejo, es la omnisciente (es el conocimiento absoluto) luz que manifiesta el centro espiritual de Conciencia Crística.

Este ojo de luz y conciencia se percibe en un halo dorado. El ojo espiritual es triple. El aro dorado externo es la luz vibratoria del Espíritu Santo y la representación de la creación. El círculo azul dentro del aro dorado es la luz de la Conciencia Crística. La estrella blanca y brillante de 5 puntas en el centro del círculo azul es el Absoluto, la única sustancia verdadera, el portal que conduce a la luz de la Conciencia Cósmica del espíritu por donde se asciende hasta Dios Padre.

La atención y la conciencia dejan de dirigirse al mundo externo y empiezan a orientarse al mundo interior para liberarse de la inquietud y enfocarse en Dios. Se van cerrando los 5 sentidos para focalizarse en el centro de la percepción divina, situada en el entrecejo (6º chakra).

Al retirarse de los sentidos, la fuerza vital y la conciencia revelan la luz del ojo espiritual, a través del cual se llega a los dominios de la conciencia divina. Es una forma eficaz de conseguir ascender como hijos pródigos hacia el Padre.

Cuando los ojos se hallan enfocados inmóviles en el entrecejo, la respiración y la mente están en calma, se forma la luz tricolor del ojo espiritual. La conciencia nos lleva hacia el interior de esta luz hacia otro mundo. La primera manifestación de estar en contacto con Dios es una sensación de paz y de bienestar. Una vez se haya conectado con esta paz estaremos concentrados con el sonido “OM” Oooooooooooommmmmmmmm para alcanzar estadios más profundos de paz y de conciencia. Otro punto para fijar la vista, además del entrecejo, es manteniendo la vista hacia arriba en el tope de la cabeza (7º chakra). La sensación de paz y bienestar se hace extensible también hacia el mundo externo, hacia todos los seres y en todas las circunstancias.

Mirar el ojo espiritual produce paz y pureza, es la representación de una paloma.

Ya no importa el lugar donde hayamos nacido ni qué religión le corresponda, solo tenemos que saber que lo que necesitamos para ascender hacia la Divinidad está dentro de nosotros y que todos somos hijos de Dios. Este es el mensaje de Cristo. La fraternidad con los demás y la filiación con Dios. Todos formamos una misma familia.

  •  Meditaremos regularmente para mantener un auténtico equilibrio
  • Con el confortador velo de paz de la Madre Divina (aspecto femenino de Dios), limpiaré mi conciencia de las atemorizantes pesadillas de la enfermedad, la tristeza y la ignorancia.

 

Meditación: opinión de la ciencia

¿Por qué en la meditación suceden cambios? Los científicos nos dicen que el cerebro es neuroplástico. La meditación transforma los circuitos neuronales creando unos nuevos circuitos neurobiológicos.

También está en estudio la meditación en las mujeres embarazadas, porque se cree que también pueden mejorar los circuitos del embrión, especialmente durante la formación del cerebro, que ocurre en las 16 primeras semanas de gestación y de esta forma se incrementan las capacidades del niño.

Según el escritor e ingeniero Félix Torán, la meditación aumenta la conexión del hemisferio izquierdo con el derecho y se establecen más conexiones con las diferentes zonas del cerebro. En la juventud tenemos un gran potencial por descubrir porque la mente es cuántica, somos energía –luz-, materia y conciencia.

 

 

Cómo meditar

Para meditar hay que primero tomar tierra, es decir, poner los pies en el suelo y la cabeza en el cielo. La toma de tierra nos defiende de entidades junto con nuestro anclaje con nuestro maestro: “Me anclo con…”. Si estamos sentados y cubrimos la silla con un paño de seda que llegue hasta debajo de los pies, nos aislaremos de las corrientes magnéticas de la tierra.

En momentos importantes del día como cuando nos levantamos por la mañana, antes de acostarnos y antes de las meditaciones es fundamental que nos anclemos.

 

Anclar es abrir nuestra percepción con nuestra mente y nuestro corazón para contactar con nuestras jerarquías internas como el “Yo Superior” o Maestro Interno, buscando dentro de nosotros la humildad, el amor incondicional, la serenidad y la paz. También anclamos con nuestro maestro o maestros externos como Buda, Jesús, Yogananda, Gandhi, Enki, etc., seres que están en la luz.

Empezamos la meditación cerrando los ojos y elevando la mirada interna, sin forzarla, hacia el entrecejo, aproximadamente 1 cm más arriba que el nivel de las cejas, porque es el asiento del ojo espiritual o tercer ojo, donde se sitúa la percepción divina. El punto donde se manifiesta la Conciencia Crística. También es el centro de la concentración y de la voluntad.

Si miramos este punto con intención, podemos ver una luz, que puede ser de distintos colores. Si la ves, mira al centro de la misma. Esto es el ojo espiritual o la cueva de la quietud, también llamada cueva de Dios. Después podemos hablarle a esta luz divina de forma sincera, desde el corazón. Pedirle a Dios que se manifieste, que nos responda. La primera respuesta de Dios es una gran sensación de paz que se esparce por todo el ser.

Después sentimos que en nuestra alma hay mucho poder y fortaleza. Sentimos que no estamos solos, tenemos ayuda, porque hay un poder superior al que podemos acudir y que además somos parte de Él.

En la meditación somos como una ola del gran océano de Dios. La ola está sostenida, no está sola, porque tiene todo el mar debajo de ella.
Cuanto más conectamos con Dios, más felicidad interna recibimos. Es el gozo o bienaventuranza interna, que se irradia hacia los demás con comprensión y compasión, tratando de hacerlos felices.

También existe la meditación activa, que consiste en concentrar la atención en el aquí y el ahora, con una actividad concreta. Es estar con nosotros, acallando la mente mediante la descripción de la acción que realizamos –voy a coger esto para hacer esto y después haré esto otro…-. Estamos solamente centrados en la acción con atención plena.

Con esta descripción de acciones y la concentración conseguimos focalizar la atención sin ruido mental, con silencio, con paz, que despierta la conciencia y el alma dormidas.

 

Cuándo meditar

Es fantástico meditar antes de que comience el día. Es un momento de gran tranquilidad, de quietud mental, porque los recuerdos de ayer están borrosos. Estamos con la actitud de recibir el día y no hay miedos. Hay esperanza de que el día transcurrirá y estamos fuertes y preparados para lo que ocurra, tanto si es agradable como conflictivo, no importa porque estamos en paz, armonía, creatividad e ilusión.

Dónde meditar

Tenemos que establecer un lugar tranquilo con silencio ininterrumpido. Podemos usar tapones para los oídos como ayuda temporal, después no serán necesarios. Además de un lugar tranquilo debemos encontrar el tiempo suficiente para meditar. Para empezar, con 20 minutos es suficiente.

Para meditar es mejor estar mirando hacia el este y la postura de medio loto o la posición de loto son adecuadas. Si ninguna de estas posiciones permite que te sientas cómodo, mejor sentarse en un taburete o silla sin brazos. Se puede meditar sentado, tumbado, de pie, caminando, comiendo.

Los muslos estarán paralelos al suelo y la espalda libre de contacto con el respaldo de la silla. Las manos las pondremos con los dedos cruzados sobre el regazo para mantener la energía del cuerpo o bien encima de los muslos. Si notamos una tendencia a inclinarnos hacia adelante, podemos colocar una pequeña almohada en la parte trasera del asiento.

Cuando estemos en la postura de meditación, empezaremos con la respiración de las fosas nasales alternativas, llamada Nadi Sodhana. Esta respiración se recomienda que sea un hábito porque calma el cuerpo y la mente, y nos ayuda a concienciarnos de las corrientes energéticas que fluyen hacia arriba y hacia debajo de la columna vertebral.

Más adelante se puede añadir otra técnica de respiración llamada Pranayama Ujjayi, que se practica para fortalecer el diafragma. Calma la respiración y ayuda al fluir del prana o energía vital.

Los practicantes más avanzados de Kriya yoga experimentan la vibración OM –sonido de muchos aguas- y la luz del Espíritu por el “camino recto” de la espina dorsal hacia la luz del ojo espiritual, para percibir la energía Cósmica y la Conciencia de Dios en la infinita Bienaventuranza del espíritu, el Samadhi o éxtasis, las vibraciones de la luz. La vibración del sonido OM y la vibración de la luz constituyen la única realidad de la creación.

 

La meditación en Occidente

No es por casualidad que actualmente se escriba tanto y se practique en múltiples centros la meditación y el yoga en sus diversas formas. Ha llegado la hora que en Occidente desnudemos el aspecto espiritual para quedarnos con su esencia, con lo más importante en la vida del ser humano, su comunión con Dios, como lo haría un hijo con su padre. Directamente, sin intermediarios, como lo hacía Jesucristo, que no iba al templo a rezar sino que se retiraba solo para hablar con su Padre en la naturaleza.

Cuando nos sea posible, mejor practicar la meditación en contacto con la naturaleza como lo hacía Él.

En Occidente acostumbramos a meditar sentados, con las manos sobre los muslos o cruzadas en el regazo para mantener la energía. Podemos meditar sentados en una silla o taburete. El asiento debe ser duro, sin acolchar y hay que sentarse en el borde con las plantas de los pies completamente planos en el suelo y separados a la anchura de los hombros, paralelos en el caso de los hombres y en ángulo de 45º en el caso de las mujeres. La espalda debe estar recta desde la coronilla hasta el cóccix.

En la meditación es fundamental mantener la espalda y el cuello erguidos. Una espina dorsal no erguida desalínea las vértebras y ocasiona presión en los nervios, de manera que mantiene la fuerza vital en su estado de conciencia corporal y mantiene la inquietud mental. Una espina dorsal erguida y la conciencia enfocada en el ojo espiritual permiten que la Conciencia Crística pueda recibirse.

En la meditación, además de mantener la espalda, cuello y cabeza erguidos, el mentón debe estar paralelo al suelo. Cierras los ojos y te concentras en el entrecejo, que es el centro de la calma y la concentración. La espalda erguida para que fluya la energía vital por la espina dorsal y la concentración en el entrecejo, para conseguir visualizar el ojo espiritual.

Si tenemos dolor de espalda, se puede meditar tumbado.

Beneficios de la meditación en el cuerpo físico

Si se conocieran todos los beneficios, todavía habría muchas más personas practicándola. Según las estadísticas de algunas aseguradoras de salud, los que practican la meditación tienen:

  • 87% menos de enfermedades del corazón.
  • 55% menos tumores benignos y malignos.
  • 30% menos de enfermedades infecciosas.
  • 50% menos de visitas a médicos.

La meditación reduce la presión arterial, alivia el dolor crónico, reduce el insomnio, disminuye los niveles de azúcar en sangre en los diabéticos, rejuvenece y ayuda en caso de adicciones.

La meditación mejora la salud, el trabajo y nuestras relaciones con los demás. Nos ayuda en el día a día a concentrarnos más en el aquí y en el ahora. Además nos ayuda a relajarnos con más rapidez, reduce el estrés, nos aporta calma mental, beneficia a nuestro sistema inmunológico, nos da energía, reduce las preocupaciones, nos ayuda a aumentar la memoria y la creatividad.

Sintetizando, somos más felices porque aumentamos nuestra autoestima y la estima a los demás.

Sin embargo, el beneficio más destacable de la meditación es que eleva la conciencia hacia Dios.

 

Lee la Primera Parte aquí. Descubre más en el libro Despierta!!! Busca la Verdad.

Los seres que meditan con devoción y actúan según las enseñanzas de los maestros recibirán la Conciencia Crística en su corazón.

Antes de practicar la Meditación conviene saber que hay técnicas previas que te ayudarán a iniciar el proceso. Estas técnicas  están extraídas de libro «Secretos Revelados de Kriya Yoga», que es el sistema más completo y elevado. Estas técnicas son:

  • Nadi Sodhana o Respiración tranquila o Respiración alternando las fosas nasales.
  • Kriya Talabaya o elevación de la lengua.

 

Nadi Sodhana Pranayama o respiración tranquila o respiración de la fosa nasal alternativa

Esta respiración se utiliza para limpiar las fosas nasales y los canales sutiles astrales para la práctica de la meditación.

Beneficios:

  • Calma el cuerpo y la mente
  • Ayuda a tomar conciencia de la energía que fluye hacia arriba y hacia abajo de la espina dorsal.

 

Práctica de Nadi Sodhana:

La posición será sentada.

Contrae los dedos índice y medio. Mantén tus dedos anular, meñique y pulgar extendidos.

  1. Cierra suavemente la fosa nasal derecha con el pulgar. Mantén la fosa nasal izquierda abierta.
  2. Inhala por la fosa nasal izquierda durante 7 segundos aproximadamente. Después haz una pausa de 3 segundos.
  3. Cierra la fosa nasal izquierda con el anular y el meñique. Esto se consigue con un ligero movimiento de muñeca.
  4. Exhala por la fosa nasal derecha. Mantén la mano en la misma posición e inhala por la fosa nasal derecha. Espera 3 segundos y después exhala por la derecha para comenzar a inhalar de nuevo con la derecha.
  5. Cierra la fosa nasal derecha y abre la fosa nasal izquierda, girando la muñeca, y exhala completamente a través de la fosa nasal izquierda.

Los pasos del 1 al 5 son un ciclo completo que se ha de repetir un mínimo de 3 veces hasta un máximo de 12 veces. Después vuelve a la respiración normal.

 

Kriya Talabya – La punta de la lengua y la parte superior del paladar

”Todas las técnicas antiguas de meditación hablan de cómo la punta de la lengua y la parte superior del paladar son la clave para la apertura de la conciencia”.

En la parte superior del paladar, en su parte blanda, hay un punto específico. Cuando la punta de la lengua toca este punto, se abre una conexión que sube al cerebro hasta el tálamo (2 enormes glándulas ovaladas en la parte posterior de la cabeza) y la pituitaria. Las ondas alfa se disparan y se pone en funcionamiento la glándula pineal, en el centro de la cabeza, también llamada tercer ojo.

La glándula pineal, cuando se abre y se pone en marcha, puede acceder a los Archivos Akásicos y a todas las memorias antiguas. Esto se consigue a través del corazón y la punta de la lengua.

¿Cuál es la relación entre ambos?

Si observamos el momento de la concepción, el óvulo se va subdividiendo y cuando alcanza la división en 512 células se forma un campo radial, parecido a una manzana o también al campo magnético de la Tierra. Cuando este campo radial continúa creciendo se transforma en el corazón humano. En este instante, antes de que se forme el feto, somos tan solo corazón. No hay brazos, ni piernas, ni cerebro. Los médicos y científicos están tratando de comprender cómo se puede desarrollar el corazón si no hay inteligencia, no hay cerebro, hay solo 40.000 células, pero son células cerebrales, son neuronas. Así, sí que podemos afirmar que hay inteligencia dentro del corazón.

El cuerpo humano emerge del corazón; brazos, piernas, cerebro, pies, etc., y el corazón queda situado en el pecho. Pero ¿qué es lo primero que emerge del corazón? La punta de la lengua. Así que existe una relación directa entre la punta de la lengua y un lugar sagrado en el corazón.

Miles de años atrás sabíamos conectar la punta de la lengua con el cerebro y reconectar con el corazón. La verdad es que creas desde el corazón y el cerebro obedece, hará lo que tú digas. El cerebro es una función del corazón y cuando conseguimos volver al corazón y la mente hace lo que le pedimos, podemos crear en la luz, no hay un lado oscuro, y esto es la Ascensión.

 

Práctica de Kriya Talabaya:

  • Sentados en postura de meditación, cierra los ojos y la boca.
  • Primero la punta de la lengua relajada toca la parte posterior de los dientes del maxilar superior antes de presionar contra el paladar superior. Lleva la lengua hacia arriba y hacia atrás hasta colocar la punta en el paladar blando. Sin forzar, lleva la parte de la lengua tan atrás como puedas. Se practica respirando lenta y profundamente por la nariz.
  • Segundo, aprieta los dientes.

Beneficios:

  • Es estimulante del cerebro y las glándulas endocrinas.
  • Ayuda a regular las funciones vitales del organismo.
  • Activa los chakras garganta y el chakra entrecejo o tercer ojo.
  • Preserva un estado de conciencia más profundo.
  • Induce al estado de meditación.

 

Esta práctica se puede experimentar en cualquier sitio y momento pero se recomienda antes de la meditación.

 

Si quieres ampliar información sobre este tema, te invito a seguir leyendo «Despierta!!! Busca la Verdad«. Lo puedes descargar en formato digital gratuito desde aquí. Si prefieres tenerlo en papel, adquiérelo en el siguiente link.