¿El azúcar es una droga? Sí, el azúcar crea adicción. Es un psicoadictivo legal y es un adictivo tóxico.

Actualmente se ha triplicado el consumo de azúcar y su adicción es similar a la del alcohol y el tabaco. En definitiva, es un anti-alimento y es la droga más dura que existe, nos produce una energía expansiva (yin) que nos desequilibra y nos deteriora el hígado, el bazo-páncreas, el estómago y el riñón. Además, nos afecta el sistema nervioso, que se evidencia en la hiperactividad de los niños cuando lo consumen.

El consumo de azúcares refinados y grasas saturadas-trans hace que la irritabilidad aumente.
No se digiere, va directamente a la sangre, causando una serie de alteraciones físicas y mentales en el consumidor. Hace subir el nivel de glucosa en la sangre, así el páncreas es obligado a producir una cantidad extra de insulina, que es enviada a la sangre, produciendo una bajada del nivel de glucosa. Esto, a su vez, produce en el cuerpo la necesidad de ingerir más azúcar, y el páncreas entra en confusión. Hoy existen millones de diabéticos en el mundo, y solo en Estados Unidos mueren más de trescientos mil al año. La diabetes es la consecuencia de la sobredosis de azúcar e hidratos de carbono refinados.

El azúcar blanco refinado es sacarosa sintetizada de forma artificial sin ningún componente nutricional. No nos aporta nada, y además nos roba minerales y vitaminas, principalmente del grupo B.  Es culpable de la acidez, produce hipertensión, genera desequilibrio, moco – humedad – hongos como las cándidas. Es culpable de la hiperactividad. Está relacionado con la depresión, la delincuencia y el suicidio. Genera problemas digestivos, metabólicos, roba las vitaminas, los minerales alcalinos, transforma las funciones psicológicas, disminuye las defensas, acidifica la sangre y todo el organismo; genera migrañas, osteoporosis, caries, obesidad, etc.
Produce irritación, sube el nivel de glucosa en sangre, hace trabajar al páncreas, genera hipoglucemia reactiva, y reduce los oligoelementos (la vitamina B1 y el Zinc ayudan a compensar). El azúcar genera problemas cardíacos y circulatorios, hepáticos, renales, entre muchos otros.

A los 45 minutos de haber consumido azúcar, divagamos, no atendemos.

Pero los efectos del azúcar sobre nuestra salud van mucho más allá, pudiendo ser más graves de lo que imaginamos. Los tumores se desarrollan mediante el aporte de azúcar en el riego sanguíneo. Si comemos muchos “snacks” azucarados, cargados de carbohidratos simples, alimentamos el desarrollo del cáncer. Por esto, una de las estrategias para seguir una dieta anticáncer es llevar una dieta sin azúcar, sin carbohidratos simples, como el pan blanco, pasta blanca, arroz blanco y otros productos blancos, también sin edulcorantes, sin refrescos industriales. Además de evitar el cáncer, también nos libraremos de la obesidad y de la diabetes tipo II.

El alimento del cáncer es el azúcar, como se aprecia en el siguiente artículo publicado en El País «El azúcar alimento el cáncer«.

Diabetes e hipoglucemia

Como exponíamos, el azúcar está directamente relacionado con dos enfermedades muy conocidas, la diabetes y la hipoglucemia.

Las personas hipoglucémicas padecen un shock de insulina crónico y son etiquetadas como nerviosas, hipocondríacas, psicóticas, excéntricas, perezosas…Los síntomas físicos son: anomalías del ritmo cardíaco, fatiga, insomnio, dolor de cabeza, alergias, dolor en el pecho, problemas digestivos, rampas en las extremidades…A menudo una sensación de hambre extremo. Los síntomas mentales son depresión, ansiedad, fobias, irritabilidad…

La bajada de glucosa en la sangre incide rápidamente en el cerebro porque es una importante fuente de energía y un nutriente para él.

Azúcar y cáncer

En el cáncer: No Azúcar + No Alcohol.

El cáncer sobrevive con glucosa, la glucosa vive en un ambiente ácido. Vemos que el consumo de azúcar lleva al ser humano a padecer un desorden del metabolismo, del estrés nutricional y una serie de enfermedades, extendidas por todo el mundo. Entre ellas destacamos: caries dentales, obesidad, agresividad, delincuencia juvenil, hiperactividad en los niños, deterioro de las neuronas en la hipoglucemia, alcoholismo, úlceras de estómago, deficiencias vitamínicas y minerales, y cáncer entre otras. Son todas, enfermedades que afligen a la humanidad tanto física como mentalmente, pero con una alimentación y estilo de vida adecuado se puede evitar o sanar.

En el desayuno de los niños, evitar el azúcar o el dulce, porque hace subir la insulina, y por tanto la glucemia, en un momento en el que necesita estar concentrado en el colegio.
La carencia de Vitamina C y Zinc son causa de depresión y el azúcar también es causante de depresión.

El cáncer se alimenta del azúcar. Cuando consumimos azúcar el sistema inmunitario se debilita durante 6 horas, lo que nos hace más vulnerables a los patógenos.

El gran consumo de azúcar es la principal causa de la mayoría de enfermedades crónicas y degenerativas como Diabetes, Alzheimer, Candidiasis, Eccema, Cáncer, etc.

¿Cómo substituir el azúcar?

El sabor dulce es uno de los más apetecibles y no es necesario renunciar a él. Existen opciones saludables como la melaza de arroz, el amazake y en especial la stevia.

El mejor sustituto del azúcar es la stevia porque es alcalina, tiene proteínas, fibra, hierro, fósforo, calcio, potasio y zinc, rutina, vitamina A y C. Estimula el páncreas, es cardiotónica, regula la hipertensión, es diurética, ayuda a controlar la ansiedad por la comida en personas obesas. Evita las caries y el estreñimiento.

Ahora que se acercan las fiestas navideñas es importante tener en cuenta el alcance que puede llegar tener el consumo de este anti-alimento. Por eso, te animo a conocer la alimentación que te ayudará a recuperar la salud y no siempre un dulce está elaborado con azúcar. Te gustará la lectura de los siguientes libros (clica en el título para descargarlos):

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *