Cerrando ciclos

Este vídeo nos muestra la necesidad de ir dejando, aunque nos duela, las etapas concluidas de nuestra vida para evolucionar.
Como indiqué en el libro De la fibromialgia a la Salud, si no evolucionamos, involucionamos. No existe la permanencia porque los universos están en continua evolución, y nosotros somos seres universales.

En cualquier momento del proceso «involutivo» podemos decidir cambiar hacia la evolución. Nunca es demasiado tarde, sólo el final de nuestra vida lo puede frenar durante un paréntesis.  No esperemos a enfermar para iniciar el proceso de evolución mediante los cambios.

 

Recetas Macrobióticas: Coca de Cebolla

La alimentación macrobiótica no solo es es saludable y energética para cualquier persona, también puede ser muy apetitosa.

Hoy os propongo una receta de mi último libro Recetas Macrobióticas para la Salud.  Una de mis ex-alumnas de los talleres y ex-fibromiálgica me ha comentado que esta coca le ha entusiasmado.

¡Deseo que a vosotros también os guste!

Coca Cebolla

 

Ingredientes:
4 cebollas grandes
Una pizca de sal
Un puñado de semillas de sésamo
1 cucharada sopera de orégano
2 cucharadas soperas de aceitunas negras arrugadas
1 bol de harina de espelta
1/2 bol de agua tibia
2 cucharadas soperas de salsa de soja tamari
1/6 de bol de aceite de sésamo
12 filetes de anchoa
Preparación:
∙ Se hace la masa con la harina, la sal, las semillas de sésamo, el agua y el aceite de sésamo. Hacemos una bola con una consistencia blanda como el “lóbulo de la oreja”. Se aplasta la bola para que nos quede fina, le damos la forma según el recipiente, y se pincha con un tenedor en varios sitios.
∙ Ponemos la masa en el horno durante 30 minutos a 100º.
∙ Mientras tanto cortamos las cebollas a medias lunas muy finas.
∙ Ponemos la cazuela a fuego medio con 3 cucharadas soperas de aceite de sésamo y cuando esté caliente echamos la cebolla y removemos. Cuando la cebolla esté cocida pondremos el orégano y removeremos.
∙ Abrimos el horno y ponemos sobre la masa la cebolla, y las aceitunas. Encima echaremos un chorrito de aceite y la salsa de soja. Volvemos a introducirla en el horno a 100ºC y esperaremos 15 minutos. Es ahora cuando usaremos como guarnición las anchoas, previamente lavadas para quitarles el exceso de sal, y aliñadas con un poquito de aceite de sésamo.