Medicina del Hábitat

La Medicina del Hábitat está basada en la Geobiología. Es fundamental tener en cuenta dónde dormimos y trabajamos, ya que tenemos que evitar que sea un lugar con corrientes telúricas: líneas Hartmann, Curry, fallas, venas de agua subterráneas, campos electromagnéticos, planos de Benker, chimeneas, portales, … Todas ellas proceden del subsuelo o del entorno.

Se trata de identificar, evaluar y neutralizar o armonizar las patologías ambientales. Mediante un test de kinesiología se puede saber si la persona está afectada por radiaciones geopatógenas o electromagnéticas.

Es importante descartar que nuestra enfermedad pueda ser incrementada por las geopatías, entre otros factores, ya que nuestro cuerpo es un depósito de agua. Si tenemos síntomas de enfermedad es porque existe un campo interferente. El agua de nuestro cuerpo almacena las frecuencias malignas de los lugares con geopatías (cuanto más tiempo permanezcamos en estos espacios más frecuencias distorsionadoras acumularemos).

A causa del campo interferente, las órdenes que da nuestro ADN se distorsionan; las células no pueden interpretarlas y crean una atracción hacia las sustancias tóxicas, que pueden producir la enfermedad, entre otros factores.

Geobiología

El hombre está expuesto constantemente a diversas radiaciones: unas provienen del cosmos, otras del subsuelo de la tierra y otras de nuestro entorno.

Todos ven claro lo que significan las radiaciones solares; algunos consideran también que la Luna es importante para nosotros, pero pocos aceptan que de la Tierra puedan surgir unas radiaciones que tienen una influencia positiva o negativa, dependiendo de la energía del lugar.

Hay diversos estudios que muestran la influencia de las radiaciones, sean naturales o artificiales. Dentro de las radiaciones naturales, las alteraciones telúricas pueden proceder de corrientes de agua, fallas, líneas Hartmann, líneas Curry, etc. Dentro de las radiaciones artificiales o del entorno podemos estar afectados por campos eléctricos, electromagnéticos, microondas, telefonía móvil, redes 5G…que tienen también una influencia negativa en la salud.

Geopatías

Cuando el hombre recibe un exceso de radiación procedente del subsuelo y del entorno durante un cierto tiempo aparece una geopatía que dependiendo de la naturaleza de cada persona puede influir sobre su salud en mayor o menor grado.

Estudios recientes indican que la leucemia y diversos tipos de cáncer pueden estar vinculados con la exposición a radiaciones a niveles muy altos o a radiaciones más débiles pero durante largo tiempo.

Las geopatías pueden ser causadas por:

1.-Corrientes de agua subterránea

Es importante resaltar la relación que existe entre las venas de agua subterránea y el cáncer. Se han realizado diferentes estudios, tanto en Europa como en Estados Unidos que lo avalan.

Son las más patógenas. Se ha descubierto que en el caso de las enfermedades degenerativas, están presentes en más de un 80% de los casos. También tienen influencia sobre las enfermedades crónicas. Su radiación actúa en las defensas y provoca diversas disfunciones antes de llegar a la enfermedad.

En la ciudad de Moulins (Francia) el Dr. J. Picard observó que un barrio tenía un elevado número de muertos por cáncer que no era lo que las estadísticas consideraban normal. Se realizó el estudio geobiológico del barrio y el resultado fue muy evidente: había una corriente de agua subterránea muy amplia a 80 m de profundidad sobre una falla que se encontraba a 150 m, en una zona próxima. Esta corriente tenía diversos afluentes que ampliaban la zona afectada.

Uno de los primeros estudios que constatan esta relación es el que realizó Von Pohl en la localidad alemana de Vilsbiburg. Se detectó que en 5 casas, a lo largo de 21 años, se habían producido más de 190 casos de cáncer. Todas estas casas estaban situadas en la vertical de una vena de agua subterránea.

Otro estudio a tener en cuenta es el que realizó el ingeniero Jacob Stängle en la década de los 70 y que confirmaba lo que anteriormente había constatado J. Picard y Von Pohl. Las llamadas “casas cáncer” presentan, en la vertical de las venas de agua, partículas de alta energía como los neutrones.

Por otra parte, tanto en Europa como en Estados Unidos se han llevado a cabo investigaciones que señalan la relación entre aguas subterráneas y enfermedades como el cáncer, en especial el de hígado y páncreas, enfermedades reumáticas como fibromialgia, fatiga crónica, artritis reumatoide, entre aquellas personas que duermen situadas sobre las venas de agua. 

Por último, es importante tener en cuenta que, si nuestras viviendas están situadas cerca de iglesias y catedrales, nuestra probabilidad de vivir sobre dichas venas de agua son casi seguras. Por tanto, para preservar nuestra salud es vital hacer un estudio geobiológico de nuestro hábitat.

2.- Redes de líneas Hartmann

Forman una cuadrícula sobre la tierra y están orientadas en las direcciones norte-sur y este-oeste. La anchura de estas líneas es aproximadamente de 20 cm y están separadas entre ellas desde 160 cm hasta 260 cm.

3.- Redes de líneas Curry

Forman otra cuadrícula nordeste-sudoeste y noroeste-sudeste. Sus líneas tienen una anchura de 40 cm y la separación entre ellas oscila entre 4 y 8 metros. Su sola radiación no acostumbra a ser patógena, ya que la intensidad energética que desprenden es baja, pero en los cruces sí que generan una radiación de tipo Yang.

Los efectos patógenos de la red Curry son más fuertes que los producidos por la red Hartmann.

Entre estas retículas de las redes Hartmann y Curry hay unas zonas sin perturbaciones que son los lugares donde se deben colocar las camas y las mesas de trabajo.

Dentro de las radiaciones del entorno podemos distinguir dos tipos: las electromagnéticas de alta frecuencia, las producidas por campos eléctricos y las producidas por microondas.

4.- Planos de Benker

Es una caja de resonancia o sistema de transmisión emocional. Anton Benker, en la década de los 50, descubrió lo que pasó a llamarse el “Sistema Cúbico de Benker“. Este sistema indica que no sólo existen planos verticales de energía telúrica (Hartmann y Curry), sino que también existen planos horizontales formando cubos.

Los maestros constructores del románico ya utilizaban los planos de Benker en las iglesias. Gracias a ellos el cerebro de los feligreses entra en un estado alfa previo a la meditación donde se percibe el nivel emocional general. Si hay una persona con un nivel alto, puede armonizar al resto de personas.

En el vídeo de este post se muestra que en el palacio ducal de Urbino -zona de poder-, el plano de Benker no se sitúa a la altura vital (órganos y cabeza), mientras que en su iglesia sí se sitúa en el plano vital humano (para que haya una relación entre el mensaje del cura y los feligreses).

¿Qué ocurre si en el nivel donde dormimos existe un plano de Benker? Ocurre que, si coincide el plano donde dormimos con el mismo en el que se encuentra una persona enferma, se recibirá la misma vibración de la patología que padece. Sería necesario, en este caso, un desplazamiento en altura (la mejor solución sería dormir en litera).

Planos de Benker 1Planos de Benker 2Planos de Benker 3

5.- Chimeneas cosmotelúricas con y sin brazos

Es una de las geopatías más patógenas debido a la baja frecuencia de su radiación. Estas chimeneas giran primero en un sentido, absorbiendo la energía de los seres vivos para, a continuación, pararse y comenzar a girar en sentido contrario, contaminando mediante sus radiaciones dañinas. Este fenómeno es el que regula el intercambio de energía entre el planeta Tierra y la naturaleza externa con sus seres vivos.

Las chimeneas cosmotelúricas tienen un núcleo activo de 65 cm y pueden tener hasta 8 brazos activos cuya medida puede llegar a alcanzar los 8 metros.

 

Chimenea cosmotelúricaChimenea cosmotelúrica sin brazos

Cada persona interactúa con estas radiaciones de forma diferente, dependiendo del potencial de respuesta a las agresiones del medio y de los mecanismos inmunológicos. Pero es evidente que la sobreexposición a alteraciones telúricas y campos electromagnéticos, junto con sustancias tóxicas, aire contaminado, materiales inadecuados de construcción, etc., llevan a una sobrecarga que afecta a la salud. Es recomendable liberarse de las geopatías; es necesario comprobar si nuestros síntomas cambian sólo con un desplazamiento o reorientación cardinal de la cama donde dormimos. Se recomienda situar la cabecera de la cama en dirección norte (nos calma) o bien este (nos regenera) o toda la zona noreste. Si hacemos estos cambios, cuidamos la alimentación, hacemos ejercicio y ponemos en práctica un nuevo estilo de vida rencontraremos el equilibrio y la salud.

 Conclusión

Se trata de hacer, por parte de un buen experto, un buen estudio geológico de la casa. Así, sabremos las zonas donde descansar y donde trabajar para evitar las influencias patógenas.

Es necesario comprobar, también, que por la fachada de la vivienda no pasen líneas eléctricas de gran consumo, y que cerca de la casa no haya líneas de alto voltaje.

Es conveniente dormir lejos de los aparatos como radio-reloj despertador, móvil y redes 5G, televisor, ordenador, enchufes, transformadores…

Si queremos realizar un estudio completo de nuestra vivienda, necesitaremos un geobiólogo que abarque todos estos temas. Si sólo consideramos una parte de ellos, es posible que no resolvamos la salud de nuestro hábitat.

Sobre la geobiología y otros temas relacionados con el hábitat, podéis encontrar más información en los libros “Actuar en el Cáncer desde una visión global” y “Hablemos de fibromialgia”

Terapias holísticas o vibracionales: Acupuntura y Shiatsu

Continuamos con las herramientas de curación de la fibromialgia y s.f.c. Dentro de la Medicina holística o integrativa hay una serie de terapias que seguro os pueden ayudar en el proceso de superación de la enfermedad:

  • Acupuntura
  • Homeopatía
  • Reflexoterapia
  • Shiatsu
  • Terapia Floral

Hoy te explicaré los beneficios de 2 terapias Orientales: la Acupuntura y el Shiatsu.

39657470_m

Actualmente con la tomografía (radiografía seriada por planos paralelos) se aprecian los cambios en el cerebro provocados por una sesión de  acupuntura.

En los electrones se encuentra la respuesta al hecho que situando una aguja en un determinado punto de la piel se equilibra el organismo.  Esta aguja es como una señal de tráfico que modifica el recorrido de los electrones a lo largo de los canales del cuerpo.

En 1979, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce oficialmente la acupuntura como un medio terapéutico válido para la curación de 43 enfermedades.

La Medicina Tradicional China define el origen de la enfermedad como un desequilibrio energético de los órganos y canales de energía. Y dice  que los factores desencadenantes, es decir, los agentes patógenos principales, son las energías climáticas adversas (calor, humedad,  sequedad, frío y viento), los estados emocionales intensamente perturbadores (preocupación, tristeza, miedo o ira) y otros factores de origen  extremo, como una educación inadecuada, trabajo excesivo, patologías sexuales y traumatismos.

La acupuntura se aplica en puntos muy precisos situados en la superficie de la piel. Estos puntos se representan gráficamente unidos entre sí  mediante unas áreas llamadas meridianos.

Los meridianos son canales conductores de un fluido llamado Qi, que definimos como la energía  responsable de la vida y de la salud del organismo; esta energía circula a lo largo de los doce meridianos simétricos, que se corresponden con  los diversos órganos y vísceras Yin y Yang.

Los puntos de acupuntura están situados entre dos milímetros y tres centímetros debajo de la piel, dependiendo del peso de la persona, y se caracterizan porque son especialmente conductores de la corriente eléctrica. De los 800 puntos de acupuntura existentes, 365 están situados  a lo largo de los meridianos; otros, llamados “extraordinarios”, fuera de los meridianos; y los puntos Ashi, o puntos dolorosos,  aparecen eventualmente cuando se declara una enfermedad, como por ejemplo la fibromialgia.

Las indicaciones de la acupuntura en la terapéutica actual son:

1. Enfermedades que no se solucionan con las terapias habituales, como la fibromialgia.

2. Enfermedades que necesitan ser tratadas con medicamentos durante un período muy prolongado de tiempo, como la fibromialgia.

3. Enfermedades en las que el tratamiento comporta efectos secundarios, o bien en las que el enfermo presenta reacciones alérgicas, como la fibromialgia.

4. Trastornos funcionales que cuando progresan pueden generar una enfermedad orgánica, como la fibromialgia.

5. Enfermedades crónicas, como la fibromialgia.

6. Enfermedades psicosomáticas como la fibromialgia.

La acupuntura es un tratamiento individual, ya que la enfermedad se encuentra en un grado diferente en cada enfermo: la inmunidad y la  energía vital cambian con la edad, las condiciones de vida, la alimentación, los bloqueos emocionales, etc.

Después de mucho tiempo de experimentar con la acupuntura encontré que el punto número 12 (vaso concepción Jenn, que es el punto del páncreas, hígado y otros) era el que más me relajaba y me inducía a un sueño muy prolongado.

Con la acupuntura pasamos la energía desde donde hay un exceso hasta donde hay una carencia.

Según el Dr. P.T., acupuntor y asesor macrobiótico, que me trató durante varios años mensualmente, en la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica los puntos más específicos de acupuntura para estas enfermedades son los siguientes:

  • los del hígado (F3 y F2)
  • los del riñón (R1, R3, R2)
  • los del páncreas (RP3, RP5)
  • el de la vesícula biliar (VB 4l)
  • el del triple recalentador (TR5).

Estos dos últimos puntos son calmantes para el dolor. El F3 es útil en caso de tensión nerviosa y excitación mental con insomnio; y el R1 es útil en el caso de hipertensión y de congestión renal.

Durante mi camino de superación probé multitud de terapias alternativas, y la conclusión a la que llegué después de un largo recorrido es: no vale la pena invertir tiempo y dinero en un gran abanico de opciones. Más vale centrarse en pocas terapias y que estas sean eficaces. Tanto la acupuntura como la alimentación macrobiótica fueron fundamentales en mi proceso de superación.

Shiatsu

Muchas personas que padecen fibromialgia y sfc me preguntan qué terapias pueden ayudarles. Además del cambio de alimentación a la macrobiótica, entre otros cambios, el masaje shiatsu también puede ser de gran ayuda.  Veamos en qué consiste esta terapia milenaria y cuáles sus beneficios:

Shiatsu significa literalmente ‘presión digital’. Es un masaje que consiste en aplicar presión con los dedos sobre puntos y meridianos de acupuntura, para restablecer la energía acumulada por las tensiones, aliviar los dolores y combatir el cansancio.

Es una forma de masaje oriental de origen japonés que elimina los bloqueos de energía y armoniza el flujo de energía por los meridianos del cuerpo. Este masaje tiene la particularidad de equilibrar la expansión y la relajación muscular (Yin). La fibromialgia es un exceso de contracción y agotamiento muscular (Yang); por tanto la expansión (Yin) queda muy reducida. Con el shiatsu se equilibra la proporción entre Yang y Yin de nuestro organismo.

Se trabaja fundamentalmente presionando las puntas de los dedos sobre la espalda; esto se combina con la respiración, ejercicios físicos y dieta. El shiatsu estimula el cuerpo y produce una extraordinaria sensación de ligereza, además de contribuir a la curación de diversas enfermedades, especialmente problemas de columna.

Si se quiere tonificar o aumentar el Yang se hace un masaje superficial, suave y rápido. Si se quiere aumentar el Yin se ha de hacer al contrario; el masaje con los dedos ha de ser profundo, presionando el punto doloroso y después lentamente acabar con una fricción suave para relajar la musculatura.

 

En el próximo post te explicaré las 3 terapias Occidentales que me ayudaron en el proceso de superación de la fibromialgia y s.f.c.

Si quieres ampliar información sobre la acupuntura y el shiatsu, conocer mi historia completa y las pautas que me ayudaron, te gustará el libro Hablemos de Fibromialgia. Yo la he ganado, tú también puedes

 

Meditación: ¿Cómo, cuándo, dónde y por qué meditar? -Tercera Parte-

En los 2 posts anteriores hemos dicho que la primera herramienta de curación eran la Respiración con Visualización, la Relajación, seguida de la Meditación. Hoy nos introducimos en cómo debemos iniciarnos en la práctica de la Meditación.

La Meditación

La meditación diaria nos lleva al bienestar durante su práctica y a mejorar la vida en nuestro aspecto psicoemocional. Nos produce un aumento de nuestra atención, concentración y la capacidad de mejorar la relación con los demás.

Se ha estudiado su práctica dentro de la empresa y se ha constatado que disminuye las bajas y los conflictos y aumenta la resiliencia y la generosidad.

Con la meditación se trata de regresar por donde llegó el Espíritu. El alma descendió por una vía recta, la espina dorsal, y debe recorrer de vuelta este camino. Es necesario saber cómo meditar, cómo desconectar la atención de los sentidos y mantener la conciencia en el “ojo espiritual” que se halla en el entrecejo, es la omnisciente (es el conocimiento absoluto) luz que manifiesta el centro espiritual de Conciencia Crística.

Este ojo de luz y conciencia se percibe en un halo dorado. El ojo espiritual es triple. El aro dorado externo es la luz vibratoria de la Divina Madre y la representación de la creación. El círculo azul dentro del aro dorado es la luz de la Conciencia Crística. La estrella blanca y brillante de 5 puntas en el centro del círculo azul es el Absoluto, la única sustancia verdadera, el portal que conduce a la luz de la Conciencia Cósmica del espíritu por donde se asciende hasta Dios Padre.

La atención y la conciencia dejan de dirigirse al mundo externo y empiezan a orientarse al mundo interior para liberarse de la inquietud y enfocarse en Dios. Se van cerrando los 5 sentidos para focalizarse en el centro de la percepción divina, situada en el entrecejo (6º chakra).

Al retirarse de los sentidos, la fuerza vital y la conciencia revelan la luz del ojo espiritual, a través del cual se llega a los dominios de la conciencia divina. Es una forma eficaz de conseguir ascender como hijos pródigos hacia el Padre/Madre.

Cuando los ojos se hallan enfocados inmóviles en el entrecejo, la respiración y la mente están en calma, se forma la luz tricolor del ojo espiritual. La conciencia nos lleva hacia el interior de esta luz hacia otro mundo. La primera manifestación de estar en contacto con la Fuente es una sensación de paz y de bienestar. Una vez se haya conectado con esta paz estaremos concentrados con el sonido “OM” Oooooooooooommmmmmmmm para alcanzar estadios más profundos de paz y de conciencia. Otro punto para fijar la vista, además del entrecejo, es manteniendo la vista hacia arriba en el tope de la cabeza (7º chakra). La sensación de paz y bienestar se hace extensible también hacia el mundo externo, hacia todos los seres y en todas las circunstancias.

Mirar el ojo espiritual produce paz y pureza, es la representación de una paloma.

Ya no importa el lugar donde hayamos nacido ni qué creencias tengamos, solo tenemos que saber que lo que necesitamos para ascender hacia la Divinidad está dentro de nosotros y que todos somos hijos de Dios. Este es el mensaje de Cristo. La fraternidad con los demás y la filiación con Dios. Todos formamos una misma familia.

  •  Meditaremos regularmente para mantener un auténtico equilibrio
  • Con el confortador velo de paz de la Madre Divina (aspecto femenino de Dios), limpiaré mi conciencia de las atemorizantes pesadillas de la enfermedad, la tristeza y la ignorancia.

 

Meditación: opinión de la ciencia

¿Por qué en la meditación suceden cambios? Los científicos nos dicen que el cerebro es neuroplástico. La meditación transforma los circuitos neuronales creando unos nuevos circuitos neurobiológicos.

También está en estudio la meditación en las mujeres embarazadas, porque se cree que también pueden mejorar los circuitos del embrión, especialmente durante la formación del cerebro, que ocurre en las 16 primeras semanas de gestación y de esta forma se incrementan las capacidades del niño.

Según el escritor e ingeniero Félix Torán, la meditación aumenta la conexión del hemisferio izquierdo con el derecho y se establecen más conexiones con las diferentes zonas del cerebro. Tenemos un gran potencial por descubrir porque la mente es cuántica, somos energía –luz-, materia y conciencia.

¿Cómo meditar?

Para meditar hay que primero tomar tierra, es decir, poner los pies en el suelo y la cabeza en el cielo. La toma de tierra nos defiende de entidades junto con nuestro anclaje con nuestro maestro: “Me anclo con…”. Si estamos sentados y cubrimos la silla con un paño de seda que llegue hasta debajo de los pies, nos aislaremos de las corrientes magnéticas de la tierra.

En momentos importantes del día como cuando nos levantamos por la mañana, antes de acostarnos y antes de las meditaciones es fundamental que nos anclemos.

Anclar es abrir nuestra percepción con nuestra mente y nuestro corazón para contactar con nuestras jerarquías internas como el “Yo Superior” o Maestro Interno, buscando dentro de nosotros la humildad, el amor incondicional, la serenidad y la paz. También anclamos con nuestro maestro o maestros externos como Buda, Jesús, Yogananda, Gandhi, Enki, etc., seres que están en la luz.

Empezamos la meditación cerrando los ojos y elevando la mirada interna, sin forzarla, hacia el entrecejo, aproximadamente 1 cm más arriba que el nivel de las cejas, porque es el asiento del ojo espiritual o tercer ojo, donde se sitúa la percepción divina. El punto donde se manifiesta la Conciencia Crística. También es el centro de la concentración y de la voluntad.

Si miramos este punto con intención, podemos ver una luz, que puede ser de distintos colores. Si la ves, mira al centro de la misma. Esto es el ojo espiritual o la cueva de la quietud, también llamada cueva de Dios. Después podemos hablarle a esta luz divina de forma sincera, desde el corazón. Pedirle a Dios que se manifieste, que nos responda. La primera respuesta de Dios es una gran sensación de paz que se esparce por todo el ser.

Después sentimos que en nuestra alma hay mucho poder y fortaleza. Sentimos que no estamos solos, tenemos ayuda, porque hay un poder superior al que podemos acudir y que además somos parte de Él.

En la meditación somos como una ola del gran océano de Dios. La ola está sostenida, no está sola, porque tiene todo el mar debajo de ella.
Cuanto más conectamos con Dios, más felicidad interna recibimos. Es el gozo o bienaventuranza interna que sentimos y que se irradia hacia los demás con comprensión y compasión, tratando de hacerlos felices.

También existe la meditación activa, que consiste en concentrar la atención en el aquí y el ahora, con una actividad concreta. Es estar con nosotros, acallando la mente mediante la descripción de la acción que realizamos –voy a coger esto para hacer esto y después haré esto otro…-. Estamos solamente centrados en la acción con atención plena.

Con esta descripción de acciones y la concentración conseguimos focalizar la atención sin ruido mental, con silencio, con paz, que despierta la conciencia y el alma dormidas.

¿Cuándo meditar?

Es fantástico meditar antes de que comience el día. Es un momento de gran tranquilidad, de quietud mental, porque los recuerdos de ayer están borrosos. Estamos con la actitud de recibir el día y no hay miedos. Hay esperanza de que el día transcurrirá y estamos fuertes y preparados para lo que ocurra, tanto si es agradable como conflictivo, no importa porque estamos en paz, armonía, creatividad e ilusión.

¿Dónde meditar?

Tenemos que establecer un lugar tranquilo con silencio ininterrumpido. Podemos usar tapones para los oídos como ayuda temporal, después no serán necesarios. Además de un lugar tranquilo debemos encontrar el tiempo suficiente para meditar. Para empezar, con 20 minutos es suficiente.

Para meditar es mejor estar mirando hacia el este y la postura de medio loto o la posición de loto son adecuadas. Si ninguna de estas posiciones permite que te sientas cómodo, mejor sentarse en un taburete o silla sin brazos. Se puede meditar sentado, tumbado, de pie, caminando, comiendo.

Los muslos estarán paralelos al suelo y la espalda libre de contacto con el respaldo de la silla. Las manos las pondremos con los dedos cruzados sobre el regazo para mantener la energía del cuerpo o bien encima de los muslos. Si notamos una tendencia a inclinarnos hacia adelante, podemos colocar una pequeña almohada en la parte trasera del asiento.

La meditación en Occidente

No es por casualidad que actualmente se escriba tanto y se practique en múltiples centros la meditación y el yoga en sus diversas formas. Ha llegado la hora que en Occidente desnudemos el aspecto espiritual para quedarnos con su esencia, con lo más importante en la vida del ser humano, su comunión con Dios, como lo haría un hijo con su padre. Directamente, sin intermediarios, como lo hacía Jesucristo, que no iba al templo a rezar sino que se retiraba solo para hablar con su Padre en la naturaleza.

Cuando nos sea posible, mejor practicar la meditación en contacto con la naturaleza como lo hacía Él.

En Occidente acostumbramos a meditar sentados, con las manos sobre los muslos o cruzadas en el regazo para mantener la energía. Podemos meditar sentados en una silla o taburete. El asiento debe ser duro, sin acolchar y hay que sentarse en el borde con las plantas de los pies completamente planos en el suelo y separados a la anchura de los hombros, paralelos en el caso de los hombres y en ángulo de 45º en el caso de las mujeres. La espalda debe estar recta desde la coronilla hasta el cóccix.

En la meditación es fundamental mantener la espalda, el cuello erguidos y el mentón paralelo al suelo. Una espina dorsal no erguida desalínea las vértebras y ocasiona presión en los nervios, de manera que mantiene la fuerza vital en su estado de conciencia corporal y mantiene la inquietud mental. Cerramos los ojos y ponemos la espina dorsal erguida y la conciencia enfocada en el entrecejo permiten que la Conciencia Crística pueda recibirse.

Si tenemos dolor de espalda, se puede meditar tumbado.

Beneficios de la meditación en el cuerpo físico

Si se conocieran todos los beneficios, todavía habría muchas más personas practicándola. Según las estadísticas de algunas aseguradoras de salud, los que practican la meditación tienen:

  • 87% menos de enfermedades del corazón.
  • 55% menos tumores benignos y malignos.
  • 30% menos de enfermedades infecciosas.
  • 50% menos de visitas a médicos.

La meditación reduce la presión arterial, alivia el dolor crónico, reduce el insomnio, disminuye los niveles de azúcar en sangre en los diabéticos, rejuvenece y ayuda en caso de adicciones.

La meditación mejora la salud, el trabajo y nuestras relaciones con los demás. Nos ayuda en el día a día a concentrarnos más en el aquí y en el ahora. Además nos ayuda a relajarnos con más rapidez, reduce el estrés, nos aporta calma mental, beneficia a nuestro sistema inmunológico, nos da energía, reduce las preocupaciones, nos ayuda a aumentar la memoria y la creatividad.

Sintetizando, somos más felices porque aumentamos nuestra autoestima y la estima a los demás.

Sin embargo, el beneficio más destacable de la meditación es que eleva la conciencia hacia Dios.

 

Descubre más en el libro Despierta!!! Busca la Verdad.

Croquetas de mijo con cebolla

 

La receta que te propongo hoy contiene 2 ingredientes con sabor dulce, el mijo y la cebolla. Al unirse en una única preparación, su sabor resulta muy agradable. Antes de explicarte la receta, quiero conozcas las propiedades estos alimentos.

Propiedades del mijo

El mijo, junto con el arroz integral y el trigo sarraceno, son los 3 cereales sin gluten ideales en la primera etapa del cáncer.

El mijo destaca por su contenido en hierro, fósforo y vitamina A. Es uno de los cereales más energéticos. Se aconseja en la anemia ferropénica, calambres musculares, el embarazo y la lactancia. Es regenerador del sistema nervioso e indicado para la diabetes junto con la calabaza.

Propiedades de la cebolla

La cebolla, como verdura de la familia del Allium posee varios compuestos fitoquímicos que frenan el desarrollo del cáncer, tanto por su acción protectora de tóxicos como por su capacidad de frenar el crecimiento de las células cancerosas. Entre las verduras que pertenecen a este grupo, además de la cebolla, destacan la cebolleta y el puerro.

Con la siguiente receta que te invito a preparar, no solo disfrutarás de un plato delicioso, sino que además aportarás a tu organismo alimentos con interesantes propiedades sobre tu salud. ¡Vamos allá!

 

¿Qué ingredientes necesitas?

  • 2 tazas de mijo
  • 4 cebollas rojas medianas
  • 1/2 hoja de alga kombu
  • 1 cucharada de aceite de sésamo
  • Un poquito de sal

¿Cómo se preparan?

  1. Lavar el mijo y escurrirlo.
  2. Cortamos las cebollas muy finas y las salteamos con aceite de sésamo. Cuando la cebolla está transparente añadimos un poquito de sal, el alga kombu y el mijo con tres partes de agua por cada una de mijo, dejándolo a fuego lento y tapado durante 30 minutos aproxiamadamente.
  3. Se deja enfriar hasta que esté templado y se saca el alga kombu.
  4. Nos mojamos las manos con agua fría y salada para que no se nos pegue el mijo. Hacemos las bolas de mijo y las rebozamos con gomasio.
  5. Las ponemos en una fuente para ir al horno y las gratinamos unos minutos sin pasar de los 100ºC.
  6. Cuando estén ligeramente doradas estarán listas para comer.

 

Si tienes curiosidad por seguir aprendiendo recetas similares a la vez que cuidas de tu salud, te interesará la descarga gratuita del libro  Recetas Macrobióticas para la Salud.

Quinoa con lentejas rojas, puerros y zanahorias

pastel-quinoa_750

La quinoa es un pseudocereal que se puede tomar todo el año y se caracteriza por ser muy antioxidante, remineralizante, con gran proporción de fibra y proteínas. Es adecuado para las personas que padecen celiaquía y diabetes. Se recomienda especialmente para niños, adolescentes, ancianos y personas convalescientes.

Por otra parte, las lentejas son la legumbre con más cantidad de proteína después de la soja. Su consumo también se aconseja en caso de padecer diabetes. Las lentejas rojas du Puy son las que normalmente sugiero consumir, ya que son más pequeñas, más yang y contienen más minerales, especialmente hierro.

La siguiente receta que te animo a probar es una preparación magnífica para afrontar estos meses de invierno. ¡Buen provecho!

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 tazas de quinoa
  • 4 tazas de agua
  • 1/2 taza de lentejas rojas du Puy
  • Una pizca de aceite de sésamo
  • 1 puerro lavado y picado no muy fino
  • 1 zanahoria lavada y cortada a daditos
  • 1/4 hoja de alga kombu para la cocción de la quinoa
  • 1/4 hoja de alga kombu para la cocción de las lentejas
  • 4 cucharadas soperas de semillas de girasol tostadas y saladas o piñones tostados

Preparación:

  1. En una cazuela calentamos una pizca de aceite de sésamo y ponemos el puerro y la zanahoria a fuego fuerte durante 2 minutos. Después añadimos las lentejas lavadas, el alga kombu y agua fría hasta que cubra los ingredientes. Dejamos cocer a fuego lento durante 40 minutos o hasta que estén blandas y sacamos el alga.
  2. Lavamos la quinoa. Tostamos la quinoa en una cazuela durante unos minutos hasta que se oscurezca un poco y desprenda aroma. Después de tostar la quinoa se echan las 4 tazas de agua hirviendo. Tapamos y cocemos a fuego lento durante 15 minutos y dejamos reposar 10 minutos. Sacamos el alga kombu, la lavamos y la ponemos en un recipiente de cristal en la nevera para utilizar en otra cocción.
  3. Mezclamos la quinoa y las lentejas una vez cocidas.
  4. Ponemos el contenido de la cocción en cada plato con un molde cilíndrico untado con un poco de aceite de sésamo.
  5. Sacamos el molde y esparcimos las semillas de girasol o los piñones tostados.

 

¿Habías probado la quinoa anteriormente? Si te ha gustado esta receta, recuerda que desde aquí puedes descargar directamente mi libro Recetas Macrobióticas para la Salud.

 

Sopa de miso con shiitake

La remineralizante, antianémica y energizante sopa de miso que propongo hoy tiene, como uno de los ingredientes principales un alimento-medicamento que intensifica la función del hígado, potencia el sistema inmune, elimina el colesterol, mejora la circulación, indicada en la hipertensión y las taquicardias, para enfermedades cardiovasculares y para la artritis. ¿De qué alimento estamos hablando? Nos referimos a la seta shiitake. Esta seta además es diurética, antioxidante y antiinflamatoria. Es la seta más yang. Previene el cáncer y se emplea en su tratamiento. Otras setas macrobióticas con propiedades similares son la reishi y la maitake.

La sopa de miso con shiithake tiene un sabor muy aromático y especial. Reconforta en los días fríos y húmedos.

¿Qué necesitas para elaborarla?:

Ingredientes:

  • 1 puerro (la parte blanca y también la verde)
  • 1 zanahoria
  • 1 trozo de brócoli
  • 1 seta shiitake por persona
  • 1 trozo de alga wakame
  • Agua
  • 1 cucharada de postre por persona de miso de cebada sin pasteurizar
  • Unas hojas de menta

Preparación:

  • Mientras preparamos las verduras, ponemos el alga wakame en remojo para que se hidrate. El agua de remojo no se aprovecha.
  • Lavamos bien la verdura. El puerro, para que quede limpio, mejor cortarlo por el medio en vertical, de arriba a bajo, para poder sacarle la tierra bajo el grifo.
  • Cortamos el puerro y la zanahoria a rodajas muy finas. Del brócoli cortaremos las flores en pequeños trozos y todo lo que es el tronco también lo cortaremos en rodajas muy finas.
  • Ponemos las setas shiitake a remojar en un bol la noche anterior. Ahora las limpiamos con las manos en el mismo recipiente y colamos el agua con un colador muy fino. Aprovecharemos este agua para hervir las setas durante 20 minutos y la que quede de la cocción la usaremos para añadir a la sopa de miso, porque es antiinflamatoria.
  • Ponemos agua a hervir y echamos las verduras y el alga, y lo cocemos todo durante 5 minutos. Después incorporamos las setas y su agua hasta que se caliente.
  • Con un poco de este caldo diluimos el miso y lo incorporamos a la sopa. El miso no debe hervir porque perdería sus enzimas y probióticos (las enzimas dan vida a los alimentos, un alimento sin enzimas es un alimento muerto).
  • Ponemos por encima las hojas de menta picadas y ¡estará listo para tomar!

 

Recuerda, si quieres disfrutar de más recetas macrobióticas, puedes descargar el libro Recetas Macrobióticas para la Salud desde esta web.

Síntesis de la dieta Macrobiótica Básica

 DESAYUNO:

Sopa de miso + cereal integral con gomasio + té bancha o té de tres años…

Sopa de miso:

Ingredientes:

  • Un cm aproximado de alga wakame

  • Agua, algo más de un cazo

  • ½ zanahoria mediana

  • Una hoja de puerro (la parte blanca y la parte verde) o un trocito de cebolla

  • Miso: mugi-miso de soja y cebada (1 cucharada de postre)

Preparación:

Ponemos el agua a hervir.

Se remoja el alga wakame en agua fría (esta agua no se aprovecha) durante 2 minutos.

Cortamos las verduras finas.

Cuando el agua hierve echamos las verduras y el alga, y dejamos hervir un minuto. Seguidamente apagamos el fuego.

Diluimos el miso con un poco de caldo de la sopa y lo incorporamos a ella, una vez apagado el fuego.

Esperamos dos minutos para que el miso haga su movimiento rotativo y ya está lista.

Cereal integral:

El mejor cereal para la salud es el arroz integral, pero también se puede variar tomando otros como la avena, el mijo, la cebada… según las necesidades, las estaciones…

Preparación del arroz

Arroz integral + alga kombu (no se pone previamente en remojo)

Se lava el arroz en un colador y se incorpora al agua que ya estará hirviendo con el alga kombu (una hoja). Una medida de arroz por dos medidas de agua. Cuando el arroz empieza a hervir se baja el fuego al mínimo, se pone un difusor y se tapa. Se recomienda cocinarlo con olla a presión durante 21 minutos cuando se tiene prisa, si no, mejor con olla normal, 45 minutos y 10 minutos de reposo con el fuego apagado.

Ponemos poca sal porque se come espolvoreando una cucharadita de gomasio.

Preparación del té

Tanto el té bancha como el té kukicha (de tres años) no se hierven. Se vierte el agua muy caliente sobre el té y se infusiona 7 minutos.

ALMUERZO:

Proporción de los alimentos en el plato: nuestra propia dentadura nos muestra la proporción de cada uno de los alimentos principales.

En nuestra cavidad bucal tenemos:

  • 20 premolares y molares para triturar cereales, legumbres y semillas.

  • 8 incisivos para cortar las verduras.

  • 4 caninos para desgarrar la proteína animal.

La proporción recomendada en términos generales en la fibromialgia y s.f.c es:

  • 40% cereales integrales hervidos con alga kombu + una cucharadita de gomasio.

  • 30% verduras biológicas, mejor al vapor o hervidas y, de vez en cuando, salteadas con una cucharadita de aceite de sésamo más una cucharadita de salsa de soja.

  • 15% proteínas vegetales o pescado salvaje.

  • 10% algas.

  • 3% pickles

  • 2% semillas de sésamo, calabaza o girasol

Proteínas vegetales:

Legumbres como: lentejas, garbanzos, azuquis… dejar en remojo la noche anterior y, cuando hiervan, sacar la espuma y añadir el alga kombu al agua de la cocción. Tofu fermentado o tempeh o seitán (se tienen que cocer).

MERIENDA:

Té Kukicha + manzana biológica hervida o al horno o al vapor con tortitas de arroz (dos días a la semana). Otros días sólo tortitas de arroz con té verde. Ver las meriendas en el cap. IV de las recetas.

CENA:

Sopa de mugi-miso (miso de cebada) con verduras + cereales integrales hervidos.

dieta-macro-bc3a1sica

RECOMENDACIONES:

  • Beber muy poco en la cena, beber poco durante el día, sólo cuando se tenga sed.
  • En comida y cena, se recomienda el alga hiziki (sólo cada dos semanas) y la arame (puede tomarse diariamente como la wakame).
  • La salsa de soja tiene que ser biológica, ya que si no lo es contiene “glutamato monosódico”, que es muy tóxico.
  • El aceite mejor que sea de sésamo.
  • Las marcas no importan, lo importante es que sea biológico.
  • Alimentos biológicos: no contienen químicos, pesticidas, colorantes, conservantes, potenciadores del sabor…
  • Los cereales integrales, las verduras frescas, las legumbres y las semillas tienen implícito el vehículo etérico o de energía, tienen vida. Para alimentarse adecuadamente necesitamos transferir esta energía del mundo vegetal al ser humano.

Si quieres saber más, descarga los libros gratuitos en formato digital desde mi web.

Las algas, el alimento del futuro

Las algas son uno de los alimentos más nutritivos del planeta, sirven tanto para prevenir como para curar enfermedades.

El origen de la vida está en el mar. Millones de años de erosión lo han enriquecido con todos los minerales en abundancia para la vida. Las algas fabrican el 80% del oxígeno que respiramos y contienen entre DIEZ Y VEINTE VECES más minerales que las verduras de la tierra.

Por sus cualidades y sus amplias propiedades terapéuticas, las algas serán un alimento fundamental en la alimentación del futuro.

Evolutivamente son los vegetales más antiguos, por lo que la asimilación de sus nutrientes es para todos excelente. Figuran entre los productos de la naturaleza más ricos en hierro y calcio. También son importantes las cantidades que presentan de vitaminas, aminoácidos, enzimas y prácticamente todos los oligoelementos: yodo, magnesio, azufre, cloro, manganeso, silicio, cobre, zinc, níquel, molibdeno, plata, cromo, etc… de tal forma que si consumimos regularmente algas, estamos haciendo una verdadera oligoterapia.

Por ser alimentos muy concentrados, no deben consumirse en grandes cantidades. Es mejor tomarlas diariamente y en pequeñas dosis (1 cucharada de alga cocida, diaria).

Las verduras marinas no absorben la contaminación, a diferencia de los peces. Donde el nivel de contaminación es alto, simplemente no pueden crecer, para ello necesitan aguas muy puras para su desarrollo. La considerable reducción de cultivos de nori en Japón es una prueba de ello.

Una de las propiedades de las algas es depurar nuestro cuerpo y propiciar la expulsión de metales contaminantes, radioactividad y residuos, por lo que pueden ayudarnos a limpiar las toxinas, permitiendo además su eliminación natural. Estamos rodeados de radiaciones: los móviles, los ordenadores, la televisión a todas horas, incluso en los dormitorios, equipos de música, despertadores electrónicos, en los coches, etc… En España tenemos gran riqueza en algas, sobre todo en Galicia y en el mar Cantábrico.

Propiedades de las algas

Las algas son alcalinizantes, depurativas, remineralizantes (ricas en calcio, hierro, sodio y magnesio) y especialmente calcificantes de los huesos por su riqueza en calcio, con una excelente relación calcio-fósforo, que facilita la absorción del mismo.

  • Son depurativas y reforzantes. Las algas, juntamente con el miso, ayudan a eliminar los residuos tóxicos, los metales pesados, de modo que actuan como quelantes o limpiadoras.
  • Estimulan el metabolismo.
  • Regulan y equilibran los riñones y la circulación sanguínea así como la digestión.
  • Ayudan a eliminar los líquidos retenidos en el cuerpo.
  • Ayudan a eliminar purinas procedentes de los alimentos proteicos.
  • El yodo natural que contienen puede eliminar el yodo radioactivo absorbido por la glándula tiroides y prevenir el bocio (hipertrofia de la glándula tiroides).
  • Todas las algas refuerzan y tonifican el sistema nervioso en general.
  • Su riqueza en vitaminas y oligoelementos, como el zinc y selenio, refuerza el sistema inmunitario.
  • Las algas se utilizan como alimento, pero también como complemento para reforzar el esqueleto, el cabello y las uñas, también para tratar problemas cardiovasculares, para adelgazar, para mejorar la circulación sanguínea en problemas hormonales, para bajar el colesterol, en las anemias, en la osteoporosis, en el hipotiroidismo, para ayudar en los procesos de desintoxicación…
  • Las algas nos protegen de la radiactividad. Poseen principios activos que neutralizan potenciales agentes cancerígenos como los metales pesados y los isótopos radioactivos. En Hiroshima y Nagasaki se evidenció que las personas que consumían diariamente algas y sopas de miso, no sufrieron lesiones en las paredes del intestino delgado, ni alteraciones en el funcionamiento de las glándulas tiroides, que son las dos zonas más sensibles a las radiaciones. Esto nos indica que al consumir algas, con su yodo orgánico, hace de barrera al yodo radioactivo en un 97%.
  • Las algas se consumen cocidas. Las principales algas comestibles son: wakame, arame, kombu, dulse y nori.

Fitoquímicos de las algas

Las algas, especialmente la wakame y la kombu, poseen  glucanos, que estimulan el sistema inmunitario. También son ricas en polifenoles. La fucoxantona es un carotenoide de la  familia del licopeno, es la sustancia que da el color marrón a cierto tipo de algas y se ha estudiado que inhibe el crecimiento del cáncer de próstata, entre otros.

Las algas y el cáncer

Se ha estudiado que las algas son inhibidoras del crecimiento de algunos tumores cancerígenos, como el de pulmón, el de colon, el de estómago y el de próstata.

 

Si quieres saber más y aprender a cocinar preparaciones con algas, te gustará Recetas Macrobióticas para la Salud.

Vichyssoise macrobiótica

Aunque el verano está llegando a su fin, todavía disfrutamos del buen tiempo. Con este clima más bien caluroso apetecen preparaciones refrescantes y ligeras.  Es por eso que hoy te propongo la siguiente receta: Vichyssoise macrobiótica.

Vichyssoise

Ingredientes para 2/3 personas:

  • 2 puerros cortados finos (la parte blanca y la verde)
  • 3 vasos de agua o de leche de avena
  • 2 cucharadas de miso blanco o shiro miso
  • 2 cucharadas de kuzu
  • 1/2 tetrabrik de crema de avena que no contenga aceite de palma
  • 2 cucharadas soperas de aceite de sésamo
  • Cebollino como guarnición

Preparación:

  • Saltear los puerros en una cazuela con el aceite de sésamo hasta que queden dorados y añadir los 3 vasos de leche de avena o agua y llevar a ebullición.
  • Con un poco de agua fría diluir el kuzu y añadirlo a la cazuela removiendo rápidamente hasta que espese ligeramente y apagar el fuego.
  • Diluimos el miso con un poco de agua y lo añadiremos junto con la crema de avena a la cazuela.
  • Pasaremos por la batidora todo el contenido y lo serviremos en boles, poniendo los trocitos de cebollino como guarnición. Dejaremos que se enfríen.
  • En verano pondremos la vichyssoise unos minutos en la nevera, pero sin que quede muy fría.

¡Buen provecho!

 

Recuerda, si quieres aprender a elaborar más recetas, tienes acceso gratuito a la descarga digital del libro Recetas Macrobióticas para la Salud en esta misma web.

Recetas macrobióticas: Hummus

Hummus800x400

Uno de los cambios fundamentales que me ayudaron a recuperar la salud fue la alimentación, concretamente el cambio a la macrobiótica, que quedó reflejado anteriormente en mis libros sobre fibromialgia, en especial en “De la fibromialgia a la Salud“. Hace algún tiempo ya compartí la síntesis de la dieta macrobiótica básica, que podéis releer desde aquí. Sin embargo hoy, con motivo de la reciente publicación de mi último libro, Recetas macrobióticas para la Salud, he querido empezar la semana con una receta sencilla, sabrosa y sobre todo macrobiótica: paté de garbanzos o hummus.

Los garbanzos son muy recomendables en la fibromialgia y el reuma, ya que son reforzantes del hígado. Favorecen la eliminación del colesterol y son ricos en triptófano, que nos ayudará a mejorar nuestro estado anímico. Además, si tostamos los garbanzos antes de su cocción (los yanguizamos), haremos que sean mucho más digestivos.

HUMMUS (paté de garbanzos)

Ingredientes que necesitaremos:

  • 1 + 1/2 taza de garbanzos crudos
  • 1 cebolla
  • 1 hoja de alga kombu
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharada de salsa de soja tamari
  • 2 cucharadas soperas de TAHIN (puré de sésamo)
  • 2 cucharadas soperas de aceite de sésamo
  • 1 diente de ajo previamente macerado en tamari durante 1 mes (opcional)
  • 1 cucharada de pasta de umeboshi o 2 ciruelas umeboshi

A la mayoría de personas el sabor de la ciruela umeboshi les puede parecer, al principio, un poco peculiar, pero en esta receta su sabor se transforma y hace que, un hummus normal, se convierta en delicioso. Además de aportar sabor, la umeboshi tiene múltiples propiedades para la salud: alcaliniza la sangre, tiene efectos antibioticos y antisépticos, previene la fatiga y retrasa el envejecimiento. Ayuda a resolver los problemas de salud, tanto de tipo yin como los yang. Se recomienda utilizarla en caso de falta de apetito, diarrea, estreñimiento, intoxicación, náuseas, resfriados y gripes.

Preparación del hummus:

  • Lavaremos los garbanzos y los dejaremos en remojo la noche anterior.
  • Usaremos el agua de remojo en la cocción de los garbanzos porque contiene enzimas necesarias para su digestión.
  • Tostaremos los garbanzos hasta que cambien su color.
  • Primero se hierven los garbanzos solos para poderlos espumar cuando empiecen a hervir. Después se añade el alga kombu, la cebolla troceada y la hoja de laurel, pero no ponemos sal. Cuando ya están bien cocidos se les añade una cucharada de tamari, 2 cucharadas de tahín, 2 cucharadas de aceite de sésamo, las 2 ciruelas umeboshi y 1 diente de ajo (opcional).
  • Sacamos el alga kombu para utilizarla en otra cocción y la hoja de laurel, y trituramos todos los ingredientes. Si es necesario añadimos un poco de agua hasta conseguir la consistencia deseada.
  • Se puede adornar el hummus con piñones, previamente lavados y tostados a fuego lento en una sartén de acero inoxidable o cazuela del mismo material. También, como guarnición, podemos sustituir los piñones por alguna planta aromática como la menta, el perejil o la albahaca. Además, esta receta también se puede preparar sustituyendo los garbanzos por lentejas o azukis.

¡Buen provecho!