¡Escoge tu camino!

El Dr. Henry G. Bieler (1893-1975) es considerado el “Hipócrates moderno” después de 50 años de experiencia clínica y estableció 3 conclusiones fundamentales:

  1. La primera causa de la enfermedad no son los gérmenes sino la toxemia que produce el deterioro y la descomposición de las células, dejando así vía libre para el asalto y multiplicación de los gérmenes. De este modo, el cáncer se puede considerar como una gran toxemia general, no tan solo de nuestro cuerpo, sino que también la podemos hacer extensiva a todos nuestros vehículos de energía como el de energía vital, el emocional, el mental, hasta nuestro vehículo más sutil, nuestra parte espiritual.
  2. Casi en todos los casos los fármacos resultan perjudiciales por sus efectos secundarios, y a veces incluso crean nuevas enfermedades.
  3. La enfermedad puede curarse con una correcta alimentación.

Hemos olvidado que no hay que buscar fuera lo que ya tenemos dentro, en el «corazón» existe la herramienta más poderosa para la sanación. Además, cada enfermedad tiene su remedio en la naturaleza. Y como conclusión final, tengamos presente que la alimentación es tu mejor medicina.

Las enfermedades crónicas tienen muchos remedios en la naturaleza como se ha demostrado en cantidad de investigaciones realizadas en todo el mundo por una minoría de médicos y científicos que han despertado la conciencia y han comprendido aquella expresión: “PRIMUM NON NOCERE” -Primero no hacer daño-. Los enfermos oncológicos viven un infierno.

Somos libres si tenemos la capacidad de decir no, de desobedecer, de rebelarnos y de ser capaces de escoger el camino que queremos. El sistema es enemigo de la naturaleza y del ser humano.

“No creáis en nada, creed únicamente en lo que vosotros mismos hayáis experimentado, verificado y aceptado, después de someterlo al dictamen del discernimiento y a la voz de la conciencia” Buda

 

Sigue leyendo en Alimentación, energía vital en el Cáncer.

Croquetas de mijo con cebolla

 

Las verduras de la familia del Allium poseen varios compuestos fitoquímicos que frenan el desarrollo del cáncer, tanto por su acción protectora de tóxicos como por su capacidad de frenar el crecimiento de las células cancerosas. Entre las verduras que pertenecen a este grupo destacan el ajo, la cebolla, el puerro y la cebolleta. Con la siguiente receta que te invito a preparar, no solo disfrutarás de un plato delicioso, sino que además aportarás a tu organismo alimentos con interesantes propiedades sobre tu salud. ¡Vamos allá!

¿Qué ingredientes necesitas?:

  • 2 tazas de mijo
  • 4 cebollas rojas medianas
  • 1/2 hoja de alga kombu
  • 1 cucharada de aceite de sésamo
  • Un poquito de sal

¿Cómo se preparan?:

  1. Lavar el mijo y escurrirlo.
  2. Cortamos las cebollas muy finas y las salteamos con aceite de sésamo. Cuando la cebolla está transparente añadimos un poquito de sal, el alga kombu y el mijo con tres partes de agua por cada una de mijo, dejándolo a fuego lento y tapado durante 30 minutos aproxiamadamente.
  3. Se deja enfriar hasta que esté templado y se saca el alga kombu.
  4. Nos mojamos las manos con agua fría y salada para que no se nos pegue el mijo. Hacemos las bolas de mijo, les damos forma de croqueta y las rebozamos con gomasio.
  5. Las ponemos en una fuente para ir al horno y las gratinamos unos minutos sin pasar de los 100ºC.
  6. Cuando estén ligeramente doradas estarán listas para comer.

 

Si tienes curiosidad por seguir aprendiendo recetas similares a la vez que cuidas de tu salud, te interesarán las Recetas Macrobióticas para la Salud.