Flor de la Galanga

La Galanga es una planta rizomatosa que pertenece a la familia de las zingiberáceas, como el jengibre y la cúrcuma, pero se distingue de ellas por su extensa variedad de propiedades medicinales. En estos momentos que estamos viviendo la Galanga nos puede ayudar.

Origen

Su origen se sitúa en el Sudeste Asiático y su uso medicinal se extendió a Europa a través de las rutas comerciales con Asia.

Durante la Edad Media se utilizó en la medicina monástica para una gran variedad de enfermedades con gran eficacia. Después de esta época llegó a la medicina tradicional alemana y luego a toda Europa.

Compuestos Orgánicos de la Raíz de Galanga

Los compuestos orgánicos que le aportan todos sus beneficios son:

Los flavonoides, los taninos y los aceites esenciales, que trabajan separadamente y en unión para aportar gran ayuda al ser humano.

Síntesis de sus propiedades medicinales

  • Antiinflamatorio y antioxidante debido a sus compuestos orgánicos
  • Antibiótico natural, antibacteriano, antiviral y antimicótico
  • Reductor de la hipertensión
  • Alivio del dolor
  • Antipirético

Debido a estas propiedades, la Galanga se usa para los siguientes tratamientos:

  • Sistema Inmunitario: para aumentar las defensas.
    Es antvírico y antibacteriano, como por ejemplo su aplicación en enfermedades bacterianas de las piel como el acné, eccemas, herpes simple, debido a su contenido en eugenol de sus aceites esenciales.  Es antifúngico, como por ejemplo en el caso del tratamiento tópico para los hongos en los pies.
  • Aparato Locomotor: como analgésico en artritis reumatoide, artrosis, dolores de los discos vertebrales, tratamiento del Lupus y de la Fibromialgia.
    Estudios científicos han demostrado que el acetato de 1′-acetoxichavicol-, con propiedades antioxidantes, reduce la producción de citoquinas presentes en la artritis reumantoide, disminuyendo el dolor.
Rizoma fresco de la Galanga
  • Sistema Respiratorio: enfermedades respiratorias como resfriados, dolor de garganta, asma, bronquitis, gripes,…
  • Sistema Digestivo: tratamiento de aftas o llagas en la boca, para las intoxicaciones alimentarias, gastritis por Helicobacter pylori, malestar digestivo, especialmente flatulencias (gracias al alcanfor de su aceite esencial), diarrea, para el dolor de estómago y la acidez por sus propiedades antiulcerosas. Se emplea también para los parásitos intestinales y la halitosis crónica. Se utiliza para la estimulación del apetito, para la Diabetes (regula los niveles de azúcar en sangre después de las comidas). Para el dolor de muelas es necesario masticar un trocito de la raíz. Es antiespasmódico gracias al alcanfor de su aceite esencial.
    Sus propiedades estomacales las aporta el eugenol, muy útil para los retortijones o cólicos.
  • Sistema Circulatorio: fortalece el corazón y mejora la circulación. Se utiliza para la convalescencia después de un infarto y para el dolor torácico producido por el síndrome de Roemheld (síntoma gastro-cardíaco de origen digestivo por presión en el corazón a través del diafragma). Disminuye la hipertensión.
  • Su uso es adecuado para la fatiga, la debilidad y los mareos.
  • Para tratar el insomnio.
  • Mejora la memoria
  • Se emplea como insecticida por su contenido en alcanfor y eugenol.
Polvo de Galanga seca

Modo de Empleo

La raíz de Galanga se puede usar seca, masticando trocitos, en polvo (raíces secas molidas) y en grageas masticables.

Como es una especie aromática, su sabor es intenso, picante y caliente. Podemos añadir polvo de galanga en salsas o en sopas.

Dosis de la Galanga

Tomar la raíz en polvo: 1 o 2 gramos después de las comidas. Máximo 6g/día

Infusiones: 15g de rizoma por Litro de agua o 3g por taza.

¿Dónde adquirirla?

En herboristerías. Para más información, puedes visitar la Casa Santa Hildegarda.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.