Los alimentos que nos enferman son:

Acidificantes

Oxidantes

Inflamatorios

Tóxicos

Antifisiológicos

La alimentación moderna es la primera causa que nos conduce a diversos trastornos: disminución de las defensas, ensuciamiento y falta de eliminación o estancamiento.
Los alimentos que a continuación se describen han sido estudiados científicamente, y se sabe que están involucrados en casi todas las enfermedades que conocemos.
¿Qué alimentos deberíamos evitar? ¿Qué aditivos hay que conocer que son usados para mejorar el sabor, o la apariencia, o para aumentar el tiempo de conservación, pero que son perjudiciales para la salud?
Hay que mirar siempre las etiquetas para poder evitar estos alimentos, pero no basta con buscar estos ingredientes en la etiqueta, hay que “descodificar” la lista que los fabricantes utilizan para engañar a los consumidores con otros nombres, como es el caso del Glutamato monosódico, con el que usan distintos nombres como extracto de levadura, E-621,…una larga lista, más de 25 nombres.

– Azúcar

¿El azúcar es una droga? El azúcar crea adicción. No se digiere, va directamente a la sangre, causando una serie de alteraciones físicas y mentales en el consumidor. El exceso de azúcar puede producir dos enfermedades: la diabetes y la hipoglucemia. Hace subir el nivel de glucosa en la sangre, así el páncreas es obligado a producir una cantidad extra de insulina, que es enviada a la sangre, produciendo una bajada del nivel de glucosa. Esto, a su vez, produce en el cuerpo la necesidad de ingerir más azúcar y el páncreas entra en confusión. Hoy existen millones de diabéticos en el mundo y sólo en Estados Unidos mueren más de trescientos mil por año. La acidez causada por su consumo predispone al cuerpo a infecciones como conjuntivitis y también a la acción de virus y bacterias.

– Harinas Blancas – Pan Blanco – Bollería Industrial

Carnes y carnes procesadas

La carne deja una sobrecarga de residuos ácidos en el cuerpo, en sangre, fluidos y tejidos. Estos residuos son los ácidos úrico, fosfórico y sulfúrico. Para neutralizar estos ácidos del cuerpo utiliza la reserva de minerales alcalinos, como el calcio de los huesos y dientes, produciendo osteoporosis. Una vez neutralizados los ácidos, quedan residuos de urato de calcio, que son depositados en los tejidos blandos y calcifican en formas sólidas, que van depositándose en arterias (arteriosclerosis), en las lentes ópticas (cataratas), en los uréteres y el riñón, en la vesícula biliar, en las articulaciones (artritis), etc. La carne roja tiene de un 30% a un 70% de grasa y colesterol. También tiene gran cantidad de venenos: pesticidas, herbicidas, fertilizantes y parásitos. Alrededor del 16% de todos los adultos en América tienen triquinosis al hacerles una autopsia. La carne roja no contiene fibra, lo que dificulta su eliminación. De todas las carnes, la peor para la salud es la de cerdo.

Lácteos (leche, yogures, kéfir, cuajada, postres lácteos, quesos, natas,…)

Actualmente muchos estudios científicos muestran la leche y derivados como un problema de salud. La pasteurización destruye vitaminas y enzimas para su digestión. La homogeneización puede producir problemas en las membranas celulares del tejido cardíaco. Una de sus proteínas, llamada caseína, es viscosa y pegajosa y se deposita en los intestinos impidiendo la absorción de otros nutrientes, contribuyendo a la fatiga crónica, alteraciones intestinales, enfermedades relacionadas con autoinmunidad (artritis reumatoide), lupus, cáncer, problemas circulatorios, alergias (cutáneas, respiratorias), inmunodepresión, diabetes juvenil, enfermedades otorrinolaringológicas, asma, sinusitis, acumulación de mucosidades (en órganos genitales femeninos y en el aparato auditivo) y nefrosis. También se puede decir, según estudios realizados, que la intolerancia a la lactosa va en aumento. Además, los lácteos no son una fuente de calcio. Así lo confirma el Dr. William Elis, después de numerosos estudios que lo avalan, que opina que los lácteos (leche animal) tienen un gran poder desmineralizante en los adultos.

Huevos de granjas intensivas

Aceites hidrogenados y grasas saturadas

Verduras: solanáceas (patata, pimiento, alcachofa, tomate, berenjena) y moderar el consumo de espárragos y espinacas, por su desequilibrio de sodio-potasio.

Productos industriales (aperitivos, snacks, alimentos precocinados, ahúmados, conservas, alimentos con aditivos: colorantes, conservantes, estabilizantes,…)

Sal común de mesa con o sin yodo y flúor.

Bebidas: zumos endulzados, refrescos carbonatados, bebidas light y 0% azúcar, alcohol y café.

Alimentos Transgénicos

La ciencia rompe la cadena molecular con la creación de los alimentos transgénicos. Si continúa, romperá el orden natural que mantiene la unidad. De aquí pueden salir enfermedades, malformaciones, etc, como ya se ha constatado en Francia.

 

8252736180_8d2d77ede0_z

 

21 respuestas a “Alimentación I: Alimentos que nos enferman”

  • Creo que en este articulo hay un abuso de los «mitos de los venenos blancos» de la alimentación, a parte de exponer datos sin referencias bibliográfica a artículos científicos con los estudios de donde salen estos datos.
    Hay cosa con las que estoy de acuerdo por que es verdad que los alimentos acidificantes o oxidantes son alimentos no recomendables para algunas enfermedades o para algunos antecedentes, pero para una dieta correcta hay que, en muchos casos, vigilar mas las cantidades que no «los alimentos».

    • Hola Teresa,

      En relación a las referencias bibliográficas, como parte del texto está extraído de algunos de los libros que tengo publicados, es en estas publicaciones donde puedes encontrar las fuentes y estudios de donde he extraído la información.

    • Hola Isabel,

      Muy buena pregunta 😉 Estos alimentos desaconsejados son el primer paso para iniciar el cambio de alimentación. Una vez que hemos ido elminando de la dieta aquellos alimentos que no nos convienen, iremos introduciendo los nuevos alimentos. En breve publicaré una entrada con este segundo paso 🙂 La dieta propuesta, tal y como podrás leer en el próximo post, se basa en cereales integrales, verduras, legumbres, algo de pescado, semillas, algas y algunos específicos.

    • Hola Encarna,

      Tal y como le he comentado a Manu, las verduras solanáceas, entre las que se incluyen las patatas, pimientos, alcachofas, berenjenas y tomates, tal y como indica su nombre, contienen una sustancia llamada solanina. Esta sustancia es un alcaloide tóxico que favorece la inflamación de las articulaciones. De hecho, estas verduras están desaconsejadas médicamente para aquellas personas con enfermedades reumáticas.

  • Moltes gràcies Angels per compartir aquest article tan interessant. Per cert, el Kefir no el recomanes? pensaba que era saludable ja que he escoltat que te probiotics.
    Salutacions!

    • Hola Bartomeu,

      M’alegro que et resulti interessant el post 🙂
      Pel que fa al Kéfir, no el recomano per tractar-se d’un lacti. En quant als probiòtics, que són magnífics i fonamentals, els podem trobar al miso, al tempeh macerat, i els encurtits, ja que són ferments. També en trobaràs en el té Kombucha 😉

      Salutacions!

  • Que no hay que comer patata, pimiento, alcachofa, tomate, berenjena??????, pero que sandez es esa!!!!!, un poco más de seriedad por favor!!!

  • Estoy enpezando y aprendiendo cada día la cocina macrobiótica y alimentarme .Pero ahora tengo osteoporosis y me manda el reumatólogo la inyección de. Los seis meses.crees que con la. Alimentacion puedo mejorar sin tener que ponérmela gracias

    • Hola María,

      Lo importante, en contra de lo que pueda parecer, es que elimines los lácteos de tu dieta e introduzcas alimentos con un alto contenido en calcio asimilable, como las semillas de sésamo (las puedes tomar en forma de gomasio), el brócoli, alga hiziki, wakame, arame y kombu. Te animo a que continúes aprendiendo y practicando la macrobiótica, y si tienes ocasión de asistir a clases de cocina, mucho mejor, pues te enseñarán recetas equilibradas muy sabrosas.
      En cuanto a las inyecciones para la descalcificación, por qué no esperas unos meses y mientras pones en práctica la macrobiótica?

    • Hola Amaya,

      Gracias por la información. Ciertamente, las solanáceas generan inflamación, por lo que las personas con fibromialgia y enfermedades reumáticas deben evitarlas.

      Saludos!

    • Hola Mata,

      El plátano es una fruta tropical muy yin y no está indicada en la macrobiótica. Como mucho, puedes incorporar compota de manzana o pera. Un saludo.

  • Hola mangels,

    Por qué te refieres cómo no a los frutos secos?. Al no consumir productos animales, me recomendaron consumirlos y hace las leches vegetales y estoy aprendiendo a hacer yogurt vegetal?
    Por qué tampoco el kefir?
    Gracias!!

    • Hola Victoria,

      Los frutos secos son muy grasos y saturan el hígado, órgano que en la fibromialgia y sfc está afectado.

      En relación al kéfir, no lo recomiendo porque es un derivado lácteo y por tanto es un alimento acidificante. Puedes tomar miso, que tiene probióticos, más abundantes que el kéfir.

      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *