¿Qué es el dentie?

El dentie es un producto macrobiótico utilizado para solucionar patologías bucales como periodontitis, gingivitis, glossitis, piorrea, aftas y dolor de muelas. El dentie es un polvo negro elaborado con cenizas de berenjenas saladas. Se aplica encima de la pieza dental dañada y el dolor desaparece. Para los problemas de encías, se recomienda emplear el dentie como dentífrico solo por la cara exterior, cada noche antes de acostarse. Lo utilizaremos 15 días seguidos y descansaremos una semana, después reiniciaremos su uso 15 días más.

 

¿Cómo elaborar el dentie en casa?

Los ingredientes que necesitarás son: una berenjena + sal

Elaboración:

  • Primero tostaremos la berenjena en el horno hasta que quede carbonizada, lo que te llevará una hora y media aproximadamente de horno.
  • Aparte, tostaremos sal en una sartén y triturremos la berenjena y la sal en un mortero. Las medidas son: 1.c.s (cucharada sopera) de berenjena carbonizada por 3 c.s de sal.  Lo trituramos en el mortero hasta que quede muy fino.

Para utilizar el dentie podemos elaborarlo en casa, como hemos indicado, o podemos adquirir la pasta de dientes «dentie» que venden ya elaborada en las tiendas de alimentación biológica.

 

 

Más allá del uso del dentie, es importante tener en cuenta la composición de los dentífricos que empleamos a diario. La mayoría de ellos contienen ingredientes agresivos y nocivos. Uno de estos ingredientes que conviene evitar es el flúor.

 

Los graves peligros del flúor

Las pastas de dientes son imprescindibles para la salud bucal y debemos evitar las que contengan flúor. En los supermercados todas las pastas de dientes lo contienen.

El flúor  está clasificado en toxicología clínica como más tóxico que el plomo, y solo algo menos que el arsénico.

Los fluoruros son un producto residual de diferentes sectores como por ejemplo el de la industria de fertilizantes, que evitan de esta forma los gastos de gestión de residuos y además obtienen el beneficio de la venta.

La acumulación de flúor en nuestro organismo, aunque sea en dosis bajas, puede causar a medio plazo alteraciones sistémicas relacionadas con la producción de algunas hormonas y desequilibrios inmunológicos. Asimismo, en algunas personas ocasiona la aparición de afecciones como la dermatitis perioral. Es por eso que conviene estar atentos no solo a lo comemos sino a los productos que utilizamos en nuestra higiene diaria, incluida la bucal, y optar por dentríficos que sean suaves, elaborados a base de plantas como salvia, mirra, arcilla blanca,… y que no contengan químicos ni componentes que alteren la flora bucal ni su pH.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *