Por qué fibrom.

La fibromialgia es una enfermedad multifactorial, como todas las enfermedades. Sin embargo, desde mi experiencia, puedo decir que el desencadenante fue el factor emocional.

Padecer fibromialgia es haber caído en el engaño de las creencias, de las máscaras y de las emociones. Para salirte has de aprender a desaprender todo tu bagaje y volverte a reinventar, pero esta vez eres tú y solamente tú quien crea la nueva persona, a través de nuevos pensamientos, nuevos sentimientos, nuevas acciones.

La época que nos ha tocado vivir se considera como un período de evolución acelerada de competencia individual. Desaparece un mundo viejo mientras se está construyendo uno nuevo. Nosotros, protagonistas de este cambio, tenemos un pie en el viejo y otro en el nuevo, que todavía no es del todo sólido a causa de patrones sociales, conductuales y creencias del viejo mundo patriarcal grabado en nuestro ADN.

Los cambios empiezan con la atención y la autoobservación. Si estás siempre atento te darás cuenta de todos los detalles que, por pequeños que sean, te dan una información muy valiosa para reorientarte y conectarte a la vida.

La autoobservación es para ver cómo respondemos al entorno: si el lugar donde estoy es bueno para mí; cómo me siento; si mejora o empeora mi estado de ánimo cuando permanezco en él; cómo cambia mi cuerpo (¿se siente más cansado o más ligero?); cómo duermo en determinado lugar, etc. Y la autoobservación sirve también para ver cómo respondemos respecto a los demás: cómo son nuestras relaciones y comunicaciones con las otras personas; si estoy bien con un grupo o estoy mal con otro… La dificultad nos reorienta hacia la selección de lo que nos conviene.

Con la atención y la autoobservación será difícil caer en la ansiedad o en la depresión. La ansiedad se produce cuando llevas una vida demasiado acelerada, sin tiempo para ti mismo, y caes en la depresión cuando te decepcionas por haber perdido el sentido de la vida.

Siempre procuro recibir más información practicando meditación cada día, ya que gracias a ella se encuentra paz y calma y es fuente de mensajes para reorientar la nueva vida; nuevas ideas fluyen sin esfuerzo para darle un nuevo sentido.

Casi todas nuestras emociones durante el proceso de la enfermedad se basan en la acusación: alguien más es culpable. Si comprendemos que somos nosotros la causa de todo lo que nos pasa, eso cambia las circunstancias.

Tenemos tendencia a guardar rencor hacia los que nos corrigen, nos reprenden, nos llevan la contraria, y resentimiento hacia quienes frustran nuestras expectativas, pero si la persona no tiene oposición ni enemigos permanecerá dormida encima de su fuerza latente.

La contrariedad, la represión… son amargas y detestables, pero constituyen el incentivo que nos llevará a un gran vacío que es bueno para nosotros, si entendemos que nos despierta.

La expresión de la ira es efímera, inútil y perjudicial. Por ley de causa y efecto nos retorna con sus consecuencias como si se tratase de un bumerang.

Ha llegado la hora de dejar de culpar a los demás (los padres, el destino…) por los errores cometidos contra nosotros y de asumir nuestra propia responsabilidad.

Se han de unir muchos factores para que se desarrolle esta enfermedad:

El primero de ellos es que la persona afectada tiene un alto grado de sensibilidad respecto al medio que le rodea. Esta es una característica muy buena, porque le permite gozar con más intensidad de los cinco sentidos y por tanto de la vida. Pero las cosas malas se leen también rápidamente, como si se tratase de un libro abierto. En cualquier ambiente sabemos rápidamente si se respira bienestar o si hay algún conflicto. Miramos la cara de las personas y sabemos qué día tienen, etc. Captamos como esponjas todo lo que es malo de cada situación.
Somos personas a quienes nos gusta que todo el mundo esté bien, como si nuestra felicidad dependiera de los otros. Si alguien sufre, nuestra vida entra en conflicto y nos convertimos en Juana de Arco para intentar solucionar el problema, muchas veces sin que nos hayan pedido ayuda y complicándonos la vida innecesariamente, lo cual nos repercute en un desgaste de energía.

Otro factor muy importante es la infancia; el ambiente familiar y el de la escuela. Si los dos lugares son ambientes represivos se produce un terreno propicio para el desarrollo de la obediencia y la sumisión. Si no hay una reflexión lógica ni ninguna explicación por parte del adulto, se produce un crecimiento considerable de la incomprensión respecto a la ira. Y la ira reprimida se dirige hacia el inconsciente, ya que es evidente que el niño, por una cuestión de supervivencia, ha de mantener la ilusión de que los padres y los maestros son perfectos porque depende de ellos intelectual y emocionalmente.

Somos muy inseguras; buscamos y necesitamos la aprobación de los otros para reafirmarnos. Nos esforzamos mucho para ser queridas, para ser el centro de atención dentro de un grupo, para destacar. De esta manera nos convertimos en personas orgullosamente perfeccionistas, lo cual nos lleva a una carga de sufrimiento innecesario, ya que buscar la perfección es un trabajo siempre duro y fuertemente utópico.

La rigidez, en más o menos grado, es una particularidad común en las personas con esta enfermedad. Los patrones de comportamiento, los hábitos, la rutina, las creencias… Son bastante inamovibles, por no decir del todo.

Hay una gran capacidad de somatización de los conflictos. El cuerpo se convierte rápidamente en el espejo donde se van reflejando todos los problemas de la vida que nos se quieren afrontar y resolver. A cada contrariedad aparece un síntoma, que nunca se entiende como efecto de una causa. De esta manera van apareciendo más y más síntomas, sin ningún tipo de consciencia de este vínculo tan obvio entre causa y efecto.

El entorno es muy importante en el desarrollo de la enfermedad. La vida de las personas con las características anteriores no tiene muchas dificultades si la atmósfera donde se mueven es plácida y amorosa, pero todos sabemos que la vida es una escuela de aprendizaje y tarde o temprano las dificultades se presentan una detrás de otra y el ambiente se enrarece rápidamente. Si el ambiente externo es muy exigente, y sobrepasa el nivel de la persona, se produce una tensión, un sobreesfuerzo desmesurado que dificulta la vida y que, a la larga, conlleva a sufrir enfermedades. Si además, la exigencia viene acompañada por descalificaciones (“tú no”, “tú calla”, “tú no lo sabes hacer”, “no lo entiendes”…), la dificultad crece y la ira reprimida también.

Otro factor es la predisposición a la enfermedad. En mi caso yo era una niña que, exceptuando una bronconeumonía, no padecí ninguna enfermedad grave, pero siempre tenía pequeños problemas de salud que hicieron que mi familia me calificara como una niña ‘pupas’. Creo que desde entonces empecé a somatizar las dificultades con las que me enfrentaba a la vida; mi estructura psicológica inició el proceso hacia la fibromialgia.

Tóxicos en el cuerpo. Es muy importante saber que la sociedad actual permite que lentamente nos vayamos envenenando con tóxicos. Las radiaciones electromagnéticas ambientales, las fluoraciones en las escuelas, las vacunas, las amalgamas dentales con mercurio, contaminantes derivados de la industria del petróleo en los productos de higiene corporal y de la casa, y la larga lista de sustancias químicas en los alimentos, hacen que incrementen toda clase de enfermedades en la que la fibromialgia, síndrome de fatiga crónica y la sensibilidad química múltiple son las que más ponen en evidencia que el hígado ya no puede más.

 

28 comentarios en «¿Por qué enfermamos de Fibromialgia y SFC? -1ª Parte –»

  • ¡Angels, cuanta verdad apuntas aquí! Soy terapeuta en Valencia y estoy completamente de acuerdo en todo lo que dices. Una persona afectada con fibromialgia SE PUEDE CURAR si es capaz de superar sus miedos a curarse.

    • Hola Paco,

      Muchas gracias por tu comentario. Me alegra que compartamos una visión similar sobre la enfermedad. Y sí, una persona afectada de fibromialgia y sfc puede superar ambas enfermedades. Yo no fui la primera en superarlas y tampoco la última, por eso quiero hacer llegar al mayor número de personas mi experiencia de superación. Con mucha perseverancia y cambios integrales en la vida, se puede lograr.

      ¡Saludos!

  • Que increíble Ma. Angels, cada frase con la que describes la Fibromialgia representa el por qué yo la he padecido por tantos años, sin ni siquiera darme cuenta de la raíz de dónde provienen todos mis males.
    Espero que tus artículos, hayan y estén sirviendo a mucha gente y que con ésto comiencen el camino de la sanación tan vital para los enfermos de fibromialgía; lo que para mi en lo personal significa todo un reto en la vida.
    Gracias una vez más, por compartir tu experiencia para sobrellevar el sufrimiento silencioso e incomprendido de una condición relativamente desconocida.

    • Muchísimas gracias por tus palabras, Gladys. Me alegra saber que te has sentido identificada con el artículo. Te animo a comenzar cambios en tu vida, especialmente de hábitos, como la alimentación, y a trabajar a nivel psico-emocional. Si puedo orientarte en cualquier cosa, no dudes en escribirme.

      ¡Saludos y muchos ánimos!

  • hola querida! Es increíble el análisis que has hecho! Realmente me has descrito en él. Soy quien tu dices y padezco de dicha enfermedad. Estoy en el camino de la auto curación con similares parámetros a los que nombras. La meditación, la buena alimentación, la energía positiva en la mente y el conocimiento. Sé que estamos en esta vida para ser felices y me lo repito todas las mañanas al despertar. Gracias enormes por este artículo y Namaste.

    • Buenos días Cristina,

      Muchas gracias por tu comentario. Me alegra que el artículo te haya resonado y te animo a perseverar en este camino de cambios que has iniciado. Con mucha paciencia y perseverancia se pueden superar estas enfermedades.

      ¡Ánimos y aquí estoy por si tienes cualquier pregunta!

    • Hola Mercè!

      Moltes gràcies pel teu comentari. Tal com dius, començar a fer canvis, sobretot d’alimentació i d’actitut, costa força al principi, pero poc a poc es van notant els resultats d’aquest intens treball personal. T’animo a continuar i perseverar en aquest camí, perquè, com comentes, es pot aconseguir.

      Una abraçada!

    • Hola Pilar,

      Gracias por tus palabras. Me alegra que te haya gustado tanto el artículo y sobre todo que te haya ayduado a comprender.

      Un abrazo y si tienes cualquier pregunta, no dudes en escribirme.

  • Moltes gràcies , es una excelent radiografia de la Fibromialgia , Fatiga crònica
    Estic totalment d’acord amb la teva descripció !!
    Fa 16 anys vaig començar amb la malaltia, i ara ja porto 4 anys sense dolor . !!
    Ha estat molt dur reconeixer la propia inseguretat d’una amateixa , la culpa , el pobre de mi …. etc
    D’acord ,que he tingut persones al voltan ( fills sobretot ) que m’han donat molta canya …i gràcies a ells , a mi mateixa i la técnica de Tomatis m’he ne pogut surtir!!
    El perdó , la humilitat , l’aceptació , que no vol dir resignació . Al mirar enrera i veure com ha transcurrogut la vida i tornar a visualit-zar les situacions dures o desagradables , d’aquell moment . Tot aixó m’ajudat moltisim a fer-me concient i responsable de les meves accions , pensament i actituds
    Gràcies a aquesta situació estic satisfeta , plena i amb armonia armonia , . Aprenen cada dia i aprenent a estar amb mi mateixa , solitud no vol dir estar sol , estic sola i no amb sento sola !!!
    Gràcies !!

    • Hola Francesca!

      Moltíssimes gràcies per compartir la teva experiència de superació, és un exemple per molts afectats de fibromialgia i sfc que encara dubten de si poden arribar a superar aquestes malalties. M’alegra moltíssim llegir les teves paraules i et felicito per tot aquest procés que t’ha portat a la salut.

      Una abraçada!

  • Es un artículo muy interesante y muy cierto para esta condición, lo más importante es conocer de ella y una vez la aceptemos podremos lidiar el día a día no es fácil, pero tampoco imposible hay días buenos, malos y horribles pero no imposibles, debemos establecer la causa y así será más llevadero el asunto.

    • Completamente de acuerdo con lo que comentas, Sandra.

      Muchas gracias por tus palabras. Me alegro que el artículo sea de tu interés y agrado.

      ¡Saludos!

    • Muchas gracias, Valentina. Te animo a trabajar todos esos aspectos que nos merman la salud día a día y que favorecen el desarrollo de enfermedades como la fibromialgia y el sfc. Si tienes cualquier pregunta, no dudes en contactar conmigo.

      Saludos!

  • Encuentro este articulo muy interesante hay algunas sgerencias que pueden ponerse en practica pero otras se necesitaria un especialista y por lo menos en mi caso creo que si los medicos no tienen ni idea de estas enfermedades los psicólogos menos. Lo que nos deja otra vez solos

    • Buenos días Gloria,

      Me alegra saber que el artículo es de tu agrado. Por supuesto, como comentas, para poner en práctica los cambios de hábitos, sobre todo la alimentación, y para realizar un buen trabajo a nivel psico-emocional, podemos necesitar la orientación de algún especialista. Es por eso que decidí escribir los libros «Hablemos de fibromialgia» y «De la fibromialgia a la Salud», para que los afectados de fibromialgia y sfc encontraran en ellos una guía y pudieran comenzar a recorrer el camino hacia la salud por ellos mismos.

      Cualquier pregunta, no dudes en escribirme.

      ¡Saludos!

  • Padezco fibromialgia desde el 2002 y necesito información actualizada de dicha enfermedad para compartir con mis compañeras/os que la padecemos y como es una enfermedad no reconocida por ninguna obra social de Argentina, estamos luchando para que el Congreso la firme y sea elevada luego al ejecutivo y se convierta en LEY .

    • Hola Edit,

      Puedes encontrar más información a través del blog, en mis libros publicados sobre fibromialgia y a través de las publicaciones que comparto en facebook. Si deseas información más concreta, puedes escribirme a angelsmestre@yahoo.es

      ¡Saludos!

    • Hola Adriana,

      Si deseas suscribirte al blog, en la columna izquierda de la página puedes hacerlo, tan solo tienes que anotar tu correo.
      Por otra parte, si deseas más información sobre la fibromialgia y sfc, puedes escribirme un mail a angelsmestre@yahoo.es

      ¡Saludos!

  • Muy interesante ,me es muy util ya q llevo muchos años padeciendola y apenas hace 2 mese me dx Fibromialgia. He cambiado amimentacion y he mejorado .

    • Buenas tardes Juana,

      Me alegro muchísimo que hayas notado mejoría con el cambio de alimentación. Te animo a que perseveres en este camino.

      Un abrazo,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.