Aprende a cocinar hamburguesas de lentejas con mijo

Hamburguesas_700

 

En general muchos niños suelen tener dificultades para comer legumbres. Pero con la siguiente receta les gustará más.

El mijo es el cereal más yang. Es generador de alcalinidad y es uno de los cereales más energéticos, por lo que es idóneo para estos meses de invierno. Se aconseja en la anemia ferropénica, cuando se presentan calambres musculares y como cereal muy adecuado durante el embarazo y la lactancia. El mijo contribuye a regenerar el sistema nervioso y también es el cereal indicado para la diabetes.

¿Cómo introducir el mijo en tu dieta? Os propongo estas hamburguesas, que también se pueden cocinar sustituyendo el mijo por arroz integral. ¡Buen provecho!

¿Qué ingredientes necesitas?:

  • 250 gr. de lentejas du puy cocidas previamente
  • 250 gr. de mijo cocido
  • 1 zanahoria
  • 2 cebollas
  • Un puñado de perejil picado
  • Un trocito de jengibre triturado
  • 2 cucharadas de sésamo tostado o 2 cucharadas de tahín
  • 1/2 cucharada sopera de miso de cebada
  • Un poco de tamari
  • 1 cucharada sopera de pasta de umeboshi
  • 100 gr. de alga hiziki cocida cortada a trocitos pequeños
  • 3 cucharadas de aceite de sésamo

Preparación de las hamburguesas:

  1. Cortar la zanahoria y la cebolla a daditos.
  2. Con el aceite de sésamo saltear primero la cebolla y cuando esté transparente, salar y añadir la zanahoria.
  3. Una vez finalizado el salteado de las 2 verduras lo mezclamos con el miso, la pasta de umeboshi, el sésamo, el jengibre, el alga hiziki, el mijo y las lentejas trituradas. Todo bien removido. Rectificar con tamari.
  4. Para dar forma a las hamburgesas podemos ayudarnos de un aro de acero inoxidable o bien con las manos podemos hacer unas bolas que después aplastaremos. Dejaremos enfriar las hamburguesas en la nevera para que no se rompan al dorarlas.
  5. Calentar un poco de aceite de sésamo y dorar las hamburguesas por las dos caras.
  6. Servirlas con el perejil por encima.
  7. Se acompañarán con algún nituké de verduras como por ejemplo el de cebolletas.

 

Si te ha gustado la receta y quieres aprender más preparaciones similares, tienes una extensa selección en Recetas Macrobióticas para la Salud.

Cómo me ayudó la acupuntura en la fibromialgia y en el síndrome de fatiga crónica

39657470_m

Después de mucho tiempo de experimentar con la acupuntura encontré que el punto número 12 (vaso concepción Jenn, que es el punto del páncreas, hígado y otros) era el que más me relajaba y me inducía a un sueño muy prolongado.

Con la acupuntura pasamos la energía desde donde hay un exceso hasta donde hay una carencia.

Según el Dr. P.T., acupuntor y asesor macrobiótico, que me trató durante varios años mensualmente, en la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica los puntos más específicos de acupuntura para estas enfermedades son los siguientes:

  • los del hígado (F3 y F2)
  • los del riñón (R1, R3, R2)
  • los del páncreas (RP3, RP5)
  • el de la vesícula biliar (VB 4l)
  • el del triple recalentador (TR5).

Estos dos últimos puntos son calmantes para el dolor. El F3 es útil en caso de tensión nerviosa y excitación mental con insomnio; y el R1 es útil en el caso de hipertensión y de congestión renal.

Durante mi camino de superación probé multitud de terapias alternativas, y la conclusión a la que llegué después de un largo recorrido es: no vale la pena invertir tiempo y dinero en un gran abanico de opciones. Más vale centrarse en pocas terapias y que estas sean eficaces. Tanto la acupuntura como la alimentación macrobiótica fueron fundamentales en mi proceso de superación.

Si quieres ampliar información sobre la acupuntura, conocer mi historia completa y las pautas que me ayudaron, te gustará el libro Hablemos de Fibromialgia. Yo la he ganado, tú también puedes

 

Alimentos Medicamento: Ume-Sho-Kuzu

38706066_m

En medio de la ola de frío invernal los resfriados y gripe están a la orden del día. Y qué mejor manera para combatir las bajas temperaturas y las afecciones asociadas que una infusión reconfortante, calentita y que además está especialmente indicada para resfriados, faringitis, bronquitis, diarreas, enfermedades intestinales y procesos gripales. La infusión macrobiótica que os invito a preparar está constituida por alimentos-medicamento y se llama: Ume-Sho-Kuzu. Esta preparación, considerada un antibiótico natural, puede tomarse 3 veces al día en caso de estar pasando por algún estado gripal, resfriado, faringitis, etc.

¿Cómo preparar la infusión Ume-Sho-Kuzu?

  • Poner a hervir algo más de 1 taza de agua y añadir 1ciruela umeboshi. Dejar hervir durante 10 minutos.
  • Diluir una cucharadita de kuzu con un poco de agua fría y verterla en el agua hirviendo de la umeboshi y remover inmediatamente para que no se haga grumos.
  • Apagar el fuego cuando la bebida sea transparente y espesa.
  • Añadir 1/2 cucharadita de shoyu o unas gotas de tamari.
  • Es opcional añadir media cucharadita de jengibre fresco rallado o seco.

Si te apetece aprender más recetas de infusiones y bebidas-medicamento, tienes una amplia selección en: Recetas Macrobióticas para la Salud.

 

8ª historia de superación: cáncer de pulmón

recuperacion-cancer-pulmon_fotopost_700

La última historia de superación que comparto con vosotros en el blog es la de Elisabeth Maestros, que frente a varios diagnósticos muy graves, logró superarlos gracias a los cambios en su vida y en especial a la alimentación macrobiótica. Este es su testimonio personal:

«Hacía seis meses que me encontraba muy mal y me sometí a muchas pruebas, entre ellas, muchas radiografías, análisis de sangre, y fui diagnosticada de hipoglucemia, insuficiencia renal, insuficiencia cardíaca congestiva y de alergias. Los médicos me recetaron varios medicamentos, pero no mejoré, y decidí cambiar mi alimentación y comer en un restaurante vegetariano.

Kim, el fundador de la Asociación Macrobiótica de Connecticut, me dijo que parecía que tenía cáncer en los órganos femeninos y en el pulmón, por el color verdoso de mi piel.

Los médicos revisaron las pruebas y dijeron que, efectivamente, tenía cáncer de ovarios, colon y un gran tumor en el pulmón derecho, y me dijeron que sólo me quedaban dos semanas de vida.

En vez de quedarme en New Haven y someterme a cirugía y quimioterapia en el Hospital de la Universidad de Yale, decidí volver a casa.

Me di cuenta que la alimentación había creado la enfermedad y quería darle a mi cuerpo la oportunidad de curarme con la macrobiótica. Después de dos semanas, todavía estaba viva y coincidió con el despido de mi trabajo.

Empecé las clases de macrobiótica y me concentré en mi recuperación. Esto fue hace siete años y actualmente tengo un centro macrobiótico y soy un testimonio vivo del poder de los alimentos«.

Elisabeth Maestros.

 

Para leer más historias de superación y conocer las pautas y cambios parar recuperar la salud, dirígete a: Alimentación, energía vital en el Cáncer.