Campo de arroz

El cáncer es una gran toxemia generalizada 

El arroz integral nos depura mediante su fibra. Una parte de ella es celulosa, que no se puede digerir y se expulsa en las heces, arrastrando productos de deshecho del intestino.

 

El cáncer se acompaña de falta de energía vital

Energía física: el arroz integral es una fuente de energía muy valiosa gracias a sus hidratos de carbono. Además es una energía estable sin altibajos. Contiene vitamina B6 que también aporta energía (0,3 mg en 1 taza de arroz integral cocido).

Energía mental: contiene casi el doble de fósforo que el arroz blanco.

 

El cáncer se desarrolla cuando hay colesterol

El arroz integral, mediante sus fitoesteroles bloquea la acción del colesterol.

 

El cáncer es una enfermedad ácida (Yin)

El arroz integral está en el centro de la clasificación de los alimentos. Es el cereal más equilibrado yin-yang.

 

En el cáncer hay una deficiencia de selenio y magnesio

El arroz integral contiene selenio, mineral antioxidante y anticáncer.

El arroz integral tiene niveles altos de magnesio, mineral anticáncer (110mg en 100gr).

 

Además:

El arroz integral contiene potentes fitoquímicos:

  • Folatos que ayudan a evitar el cáncer y las cardiopatías.
  • Orizanol. El orizanol es la mezcla de diferentes formas de ácido felúrico y de los fitoquímicos terpeno. El orizanol evita la conversión de los compuestos de nitrógeno en nitrosaminas, que son causa de cáncer.
  • Polisacáridos: arabinogalactanos y arabinoxilanos que destruyen las células cancerosas.

El arroz integral, además de ser anticancerígeno, se usa para todas las enfermedades (fibromialgia, fatiga crónica, problemas cardio-vasculares, colon irritable, etc) porque fortalece el bazo-páncreas; calma el estómago; elimina las toxinas; es energético e hipoalergénico. Sus vitaminas B son beneficiosas para el sistema nervioso, es antidepresivo. Se utiliza para la diarrea, náuseas, diabetes,…

 

Preparación del arroz integral redondo:

  • Lavar el arroz con agua fría y tostarlo en una cazuela, removiendo hasta que esté dorado. Esto se hace para yanguizar el cereal.
  • Hervirlo: 1 medida de arroz por 2 o 3 medidas de agua y con un poco de sal marina sin refinar. Una vez que ha empezado a hervir, dejarlo a fuego muy bajo, mejor con un difusor, durante más de una hora. Si se usa una olla a presión, conviene poner un poco menos de agua y dejarlo hervir sólo durante 25 minutos.
  • Apagar el fuego y dejarlo en reposo de 10 a 20 minutos.
  • Servir y espolvorear con gomasio. Podemos sustituir de vez en cuando el gomasio por los siguientes productos: tamari, miso, un trocito de ciruela umeboshi o pasta de umeboshi, y tekka.

Es importante masticar el arroz integral muchas veces a fin de que se convierta en una «papilla» casi líquida para que se absorban todos sus nutrientes con mayor facilidad.

 

Si quieres saber más, te gustará Alimentación, energía vital en el Cáncer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *