Hace ya 8 años que publiqué el primer libro “Hablemos de fibromialgia“. Desde entonces mi labor ha sido divulgar un mensaje de esperanza a través de mi experiencia personal. Todo este viaje empezó con La Contra de La Vanguardia.

Podéis leer La Contra original desde aquí.

M. ÀNGELS MESTRE · EX FIBROMIÁLGICA
“El cuerpo grita que hay que cambiar algo”
VÍCTOR-M. AMELA – 20/09/2007

Tengo 59 años: ¡estoy muy contenta con mi edad! Nací y vivo en Barcelona. Fui arquitecta, pero ahora imparto talleres de filosofía práctica. Estoy casada y tengo dos hijos, Anna (33) y Ferran (31), y una nieta, Maria (3). Soy apolítica. ¿Dios? Somos todos nosotros: con autoconocimiento, lo descubres. He sido fibromiálgica y he sanado

Qué es la fibromialgia?
– Una enfermedad con síntomas como dolores musculares, articulares y vertebrales, cefaleas, colon irritable, insomnio, angustia, taquicardia.

Horroroso.

– ¡Yo los tuve todos! Y fatiga crónica, que suele ser la primera fase en muchas mujeres.

¿No se da en hombres?

– El 92% de pacientes son mujeres. Y no encuentran alivio en ningún lado, y encima las llaman neurasténicas, histéricas, exageradas… Desesperadas, muchas caen en depresión. Y se dan muchos suicidios…

¿Qué hace la medicina ante este infierno?

– Diagnostica la fibromialgia como dolencia crónica.

O sea, que no se cura.

– Eso me dijeron a mí varios médicos. Y te recetan pastillas para aliviarte cada síntoma. Yo llegué a tomarme veinte pastillas al día…

¿Y qué tal?

– Tantas sustancias químicas sintéticas me empeoraban, con sus efectos secundarios.

¿Y qué hizo usted?

– Ya llevaba un año con dolores cuando me diagnosticaron fibromialgia, a finales del año 2000. Y comenzó un historial de tratamientos médicos y farmacológicos…

¿Con qué resultados?

– Un año y medio después seguía tan mal que dejé de ir a trabajar al despacho. Desde casa seguí trabajando, y llevando la casa.

¿Eso le alivió?

– No. Una mañana no pude levantarme: ¡una parálisis me atenazaba ambas piernas! Durante tres días no pude moverme. Fue tan espantoso… que eso me salvó.

¿Qué quiere decir?

– Que decidí que no quería seguir así.

Ya, pero ¿qué podía hacer usted?

– Tomar yo las riendas. Dejar de esperar remedio de los demás. Dejar de ser una paciente: empecé a dirigir yo mi curación. Y hoy le digo que me considero curada.

¿No le duele nada?

– Nada. Y no tomo fármaco alguno. Los médicos dicen que ahora soy una fibromiálgica “asintomática”, sin síntomas. Se resisten a aceptar que esté curada… Otros médicos me hablan de “remisión espontánea”, como sinónimo de “milagro”. ¿Milagro? ¡Ja!

¿Ja?

– No hay milagro: he trabajado mucho para aprender sobre mi mal, comprenderlo…, y cambiarme a mí misma, corregir mi vieja estructura psíquica, que era dañina para mí.

Debería explicarse…

– Sí, quiero ayudar a otras enfermas.

Los médicos se enfadarán con usted…

– ¡Soy hija de médico, sobrina de médico y hermana de médico! Y ellos me han visto sufrir tanto, tanto… Se han sentido tan impotentes, que al verme y escucharme hoy no sólo no se enfadan: ¡están contentos por mí!

¿Qué es lo primero que debería saber una fibromiálgica?

– Que su cuerpo está gritándole que hay aspectos de su vida que le conviene cambiar.

¿Qué aspectos?

– Toda mi vida yo había hecho cosas (y dejado de hacer otras) por agradar, por encajar, por ser reconocida… Y actuar en espera de aprobación externa es despreciar tu esencia.

¿Qué tiene que ver con la fibromialgia?

– Esta enfermedad deriva de una retención de la acción, de no hacer lo que sientes, de reprimir emociones. No estás queriéndote: el cuerpo somatiza el conflicto, y se queja.

Si así fuera, ¿qué habría que hacer?

– Alinear pensamientos, emociones y acciones. Cuesta, y hay que ponerse a ello. Primer consejo: si piensas algo, ¡hazlo! Y si ves que no vas a hacerlo, ¡deja de pensarlo! Otro: esfuérzate en decir “no” sin sentir culpa.

¿Esto es algo que le cuesta más a la mujer que al hombre?

– Sí, porque las mujeres hoy se autoexigen más, por ganar reconocimiento de un mundo masculino… Y por eso yo era una perfeccionista, autoexigente, rígida, orgullosa.

¿Y ahora?

– Lo entendí y empecé a liberarme, y hoy soy condescendiente con los demás y consecuente conmigo (pienso, siento, actúo).

¿En qué se apoyó para este camino?

– En tratamientos psicoemocionales, homeopatía, acupuntura, flores de Bach… En la digitopuntura (shiatsu).En la respiración y la meditación guiada. En la visualización. Y en una cuidada alimentación.

¿Qué tipo de alimentación?

– Suprimí alimentos con conservantes, colorantes, espesantes y, sobre todo, con glutamato monosódico, un potenciador del sabor muy tóxico para mí. Deberíamos leer siempre las etiquetas…

¿Dejó de comer algo más?

– Reduje gradualmente lácteos, grasas saturadas, harinas refinadas, azúcar, café…

¿Y qué come usted?

– Alimentos biológicos y cocina macrobiótica. Harinas y cereales integrales. Legumbres. Semillas de sésamo, girasol y calabaza. Leche de arroz. Pescado blanco. Sal marina. Verduras frescas, pero las de raíz, y las blancas, y las redondas… Curé mi colon con sopas de miso, arroz integral y sésamo, ¡que te aporta el doble de calcio que la leche!

¿Qué alimentos ayudan más contra la fibromialgia?

– El miso y el tofu, con proteínas muy digeribles. La ciruela umeboshi, antioxidante y antiséptica. La seta shiitake, un depósito de energía. El kuzu, almidón blanco que alivia la fatiga. Las algas kombu, wakame, arame e hiziki, que aportan más minerales que las verduras y tonifican los nervios…

¿Y recomienda algún ejercicio?

– Caminar y respirar.

12 comentarios en «El cuerpo grita que hay que cambiar algo»

  • HOLA YO HACE SEIS MESES QUE LEI TU ARTICULO ,COMPRE EL LIBRO ,,,DEL DOLOR A LA LIBERTAD Y ESTOY MUCHO MEJOR GRACIAS A VOS Y MARINA CORTADO ,,,,,,,,,,,,,YO LES SUGIERO A TODAS LAS QUE SUFREN FIBRO ,QUE SE COMUNIQUEN,CON USTEDES,CARIÑOS

    • Hola María,

      Muchísimas gracias por tus palabras. ¡Me alegra tanto recibir tan buenas noticias! Te agradezco mucho el comentario, pues puede ser de gran ayuda para aquellos enfermos que todavía no se han decidido a comenzar los cambios.

      Un abrazo grande!

  • Hola Mª Angeles, mi nombre es Ana, tengo 54 años y -también- tengo fibromialgia desde no sé cúando, pero diagnosticada en el 2000. Mi historia es similar a la tuya (si me permites que te tutee) y a la de la mayoría de las enfermas de FM, pues tomé de todo, mejor dicho, me mandaron los médicos de todo tipo de antiinflamatorios, antidepresivos y etc, etc. No mejoraba con nada, bueno hubo temporadas en las que estaba algo mejor, pero no por los medicamentos, éstos a veces, muchas veces, me hacían el efecto rebote o me ponían peor…, total, despues de éstos años y de haber fundado junto con otras compañeras una Asociación de la cual he sido Presidenta durante once años, he aprendido que además de las terápias que hacíamos para encontrarnos mejor, como: Gimnasia suave, Yoga, Fisioterápia, terápias Sicológicas a nivel grupal e individual, Diafreoterápia, acupuntura, Reflexología podal, etc, etc. Que muchas nos han venido muy bien, sobre todo , las que nos han enseñado a respirar bien, a pensar en positivo, a vivir en el ahora y las que estoy aprendiendo ahora, las que te enseñan a elegir la alimentación que mejor nos biene.
    Viendo algunos videos de Maribel Ortells y de algunos especialistas que ella citaba en esos vídeos, comencé a dejar la leche a comer menos cantidad de cosas dulces, a tomar algunas infusiones y más verdura. Durante unos seis meses me he encontrado bastante mejor, llegó la Navidad y …. comencé a probar ésto, lo otro… total, que ahora tengo otro brote, así que con lo que aprendí anteriormente y lo que nos dices en las respuestas a esas preguntas, voy a volver a intentarlo. También estoy informandome bastante sobre la meditación, quiero comenzar con todo ello.
    Pienso que lleva mucha razón en todo lo que dices y compartes con nosotras, debemos intentar vivir de una manera distinta a la que lo hacemos. Creo que puede que además de todo lo que explicas, puede haber algún problema de otro tipo, están investigando mucho sobre ello, pero creo que la parte importante la tenemos que poner las enfermas, nosotras mismas, escuchar nuestro cuerpo y tener la mente tranquila y relajada.
    Gracias por sus consejos, seguiré todos los que pueda, tengo que hacer un esfuerzo y plantearme la vida de otra manera. Mil gracias. Ana Valencia
    Ahora

    • Hola Ana,

      Estoy completamente de acuerdo con tus palabras. La parte importante la ponemos nosotras. “No esperes que te curen ni la pastilla milagrosa, porque esta enfermedad no se supera con medicación, porque es una enfermedad de raíz emocional que afecta, a través del hígado, a nuestro cuerpo físico”. Las emociones no se transforman con medicación. Por eso la alimentación y el trabajo interno son la base de la superación. Un abrazo,

  • Yo No conocía el libro pero lo voy a comprar porque estoy totalmente de acuerdo con lo que se dice
    De la misma forma que te libras te de la fibromas guía me quite las migrañas
    La enfermedad la provocamos nosotros. Mens sana in corpore sano
    Y el espíritu en armonía. Saludos

    • Hola Mer,

      Te animo a que introduzcas todos los cambios explicados en el libro, especialmente el cambio de alimentación. Un abrazo y cualquier pregunta, no dudes en escribirme.

  • Enhorabuena por tu mejoría.. Cuanto más escuchas a tu cuerpo mejor te encuentras.
    He mejorado mi alimentación y he empezado terapia neural reduciendo los síntomas de manera exponencial .
    Gracias a las personas como tu que comparten sus conocimientos

    • Hola Anna,

      Muchísimas gracias por tus palabras. Me alegro muchísimo que todos los cambios que estás realizando estén dando buenos resultados. Te animo a seguir así. Yo también seguí la terapia neural y me fue muy bien. Un abrazo,

  • Hola a tod@s, yo tambien tengo fibromilagia pero, puedo decir que hasta que no tocas fondo no reaccionas y, es cuando tomas riendas de tu vida, actualmente soy una una paciente de fibromialgia asintomatica, cai en una depresion tras otra, tomaba la tira de pastillas para todo, hasta que un buen dia mi padre me envio capsulas de “uña de gato” y esto fue mi salvacion, de esto hace 8 años, a toda persona que conozco, siempre recomiendo la uña de gato pero, no solamente es eso sino una buena alimentacion: no grasas, no lacteos, verduras y mucha fruta. Y tomarse la vida con mas calma( era perfeccionista), no desvivirse por nada ni nadie porque al final nadie te lo agradece. En fin puedo decir que ahora tengo calidad de vida. No voy a decir que estoy como una rosa pero, a comparacion de como estaba puedo decir que estoy bien, siempre tengo mis altibajos como toda persona sana tambien lo puede tener. Suerte a tod@s.

    • Hola Elisabeth,

      Ante todo muchas felicidades!! Tendré en cuenta la uña de gato, ya que creía que sólo era para el cáncer. Voy a estudiarla para recomendarla. Un abrazo y muchas gracias por compartir tu experiencia.

  • Hola María. Muy bueno el estudio sobre ti misma y la enfermedad de FIBROMIALGIA. Es correcto, la enfermedad generalmente tiene que ver con nuestra personalidad de tipo: perfeccionista, tolerante, contemplativa, dadora, proveedora, generosa con los demás, de postergarse, etc. etc..ES ASÍ, cuando realizas importantes cambios, mejoran la sintomatología de la enfermedad, pudiendo desaparecer. Pero, es tan difícil, sacarse todos los caparazones que uno va construyendo a lo largo de la vida, para crearse en una nueva persona…Que parece imposible. Gracias. Un abrazo de algodón..

    • Hola Graciela,

      Tienes toda la razón. De todos modos, es más fácil cuando te aprietan contra las cuerdas con mucho dolor y entonces, reaccionas buscando la forma de librarse de los caparazones para recuperar la salud. Un abrazo,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *