La meditación tiene un impacto inimaginable sobre todos nuestros “cuerpos”. El cambio de alimentación es primordial para la salud, pero también es necesario complementarlo con prácticas como la meditación.

La meditación que propongo hoy está indicada para la fibromialgia y SFC, ya que el hígado es uno de los órganos más afectados en estas patologías. Esta meditación se puede hacer también de cualquier otro órgano o cualquier otra parte de nuestro organismo.

  • Nos ponemos en una posición cómoda, que permita relajarnos y cerramos los ojos.
  • Practicamos unas cuantas respiraciones conscientes, nos relajamos física y mentalmente y vamos sintiendo sólo nuestro interior.
  • Vemos el cuerpo físico con la imaginación y lo sentimos con la emoción, recorriendo nuestra anatomía con atención. Trabajaremos con la voluntad, la atención y la imaginación. No estamos ante un comportamiento mecánico, sino consciente. Podemos, ahora, volvernos conscientes del hígado y sentimos ser el mismo hígado. Nos absorbemos con toda nuestra capacidad consciente en él.
    Nos pondremos en actitud de visualizarlo. Al poco tiempo empezaremos a darnos cuenta de que estamos viendo su forma, compuesta por dos lóbulos, derecho e izquierdo, y su cara visceral, cóncava, dando forma a una especie de H. Su color rojo vino; su consistencia esponjosa; su superficie lisa y brillante; su estructura y composición. También los vasos sanguíneos, la vena porta, la arteria hepática y los vasos linfáticos. Los conductos y los hilos nerviosos.
    Sus funciones, que son la glandular, la excretora, la de almacenamiento, la metabólica y sobre todo la de desintoxicar.
  • Estamos sintiendo cada parte del hígado, su trabajo, el flujo sanguíneo, las corrientes nerviosas, los movimientos energéticos, cada una de sus moléculas. El hígado está vivo… y le mandamos energía de nuestro vehículo etérico y de nuestro vehículo mental.
    Dirigimos la atención donde queremos y hacia allí enviamos energía y de este lugar recibimos información.
    Así nos damos cuenta que no somos la imaginación, la manejamos; que no somos la voluntad, la utilizamos; que no somos la atención, sino que la usamos…
    ¿Quién está haciendo todo esto? Es la conciencia.
    La conciencia reside en el corazón, estamos reconociendo, en conciencia, nuestro hígado y, en consecuencia, dirigiendo las energías internas hacia él, con el privilegio que ello supone de regeneración, equilibrio, curación, etc. Siempre en función de la capacidad de la propia conciencia.

 

Practica más meditaciones guiadas en el libro De la Fibromialgia a la Salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *