Alimentación y enfermedad: carne y huevos

Barbacoa

Esta última semana se ha hablado mucho del comunicado de la OMS sobre la relación entre carne, carne procesada y enfermedades como el cáncer. Sin embargo, esta información hace muchos años que se conoce, y los que hayáis leído alguno de mis libros, seguro que ya lo sabíais.

A menudo, nos fijamos en los alimentos que debemos comer para mejorar nuestra salud, pero casi nunca nos cuestionamos los que debemos evitar. Es por esto que, en las próximas semanas, detallaré los alimentos que nos enferman. Hoy, como no podía ser de otra forma: la carne y los huevos.

CARNE

La carne roja deja una sobrecarga de residuos ácidos en el cuerpo, en sangre, fluidos y tejidos. Estos residuos son los ácidos úrico, fosfórico y sulfúrico. Para neutralizar estos ácidos el cuerpo utiliza la reserva de minerales alcalinos, como el calcio de los huesos y dientes, produciéndose osteoporosis.

Una vez neutralizados los ácidos, quedan residuos de urato de calcio, que son depositados en los tejidos blandos y calcifican en formas sólidas, que van acumulándose en arterias (arteriosclerosis), en las lentes ópticas (cataratas), en los uréteres y riñón, en la vesícula biliar, en las articulaciones (artritis), etc. La carne roja tiene de treinta a setenta por ciento de grasa y colesterol. También tiene gran cantidad de venenos: pesticidas, herbicidas, fertilizantes y parásitos. Alrededor del 16% de todos los adultos en América tienen triquinosis al hacerles la autopsia.
La carne roja no contiene fibra, lo que dificulta su eliminación, provocando estreñimiento. La congestión del aparato digestivo constituye una amenaza muy grave para la estabilidad del organismo, ya que las carnes se pudren por horas y hasta por días en los intestinos, debido a que provocan parálisis del tracto digestivo. La sangre que se produce en estas condiciones es más ácida y con un alto grado de contaminantes que ocasionan volúmenes muy altos de linfa. El estreñimiento también provoca una mucosidad en exceso y un gran desequilibrio en el organismo.
Según diversos estudios, se relaciona el consumo de carne con la diabetes, debido a los lipoácidos saturados que contiene, ocasiona obesidad, induce infecciones y dolores por causa de los ácidos orgánicos. La carne favorece el infarto cardíaco y la arteriosclerosis por su elevado contenido de hierro entre otras causas. La carne fomenta la depresión, reduce la memoria por su concentración en cortisol, en personas con predisposición a los niveles altos de cortisol.

La carne contribuye a la incidencia del cáncer
El hierro contenido en la carne es muy oxidante, y favorece la formación de sustancias cancerígenas en el intestino. La carne carece de fibra. Cuanta más fibra consumimos, más protección en el aparato digestivo. Por tanto, la mejor carne sería la combinación de dos productos con fibra: cereales con leguminosas. Todas las civilizaciones antiguas consumían, cada día, esta combinación junto con verduras.
-El Dr. A. B. Miller, director del “National Cancer Institute” de los EE.UU. dice: “La evidencia sugiere que está relacionada con el incremento de cáncer colorectal, pancreático, mama, ovario, próstata y renal. También el NIH, la mayor institución mundial para la investigación médica, constató en el 2001 un mayor riesgo de cáncer por el consumo de carne roja. En Argentina y Uruguay están los mayores consumidores del mundo y también los que poseen una cuota más elevada de cáncer colorectal y de mama. De un estudio de la Universidad de Minnesota en el 2002 se manifiesta que la carne frita fomenta la aparición del cáncer de páncreas. De las carnes rojas, la peor es la de cerdo, es calificada por muchos como carne “inmunda”, ya que sus átomos son tan densos, que activan en nosotros los anti-valores o defectos psicológicos.

Nitritos y nitratos
Los fabricantes de carnes procesadas añaden nitrito de sodio no tan sólo como conservante sino también para hacer que la carne parezca rosada, fresca y con buena apariencia. Décadas atrás, las carnes se conservaban con sal, pero a mediados del siglo XX los fabricantes empezaron a usar el nitrito de sodio para la conservación comercial. Encontramos nitrito de sodio en las salchichas de Frankfurt, en los embutidos, en el bacon, que además tienen grasas saturadas (cáncer de mama), en algunos encurtidos, fritos, ahumados, también en la cerveza, el queso, los subproductos del pescado y el humo del tabaco.
-El Dr.John A Scharffenberg, profesor asociado de nutrición aplicada de la Universidad Loma Linda (EEUU), afirmó que la carne comporta varios factores cancerígenos como:
∙Los cancerígenos químicos como el benzopireno por la cocción en el carbón de madera en las barbacoas, el metilcolantreno de la grasa de la carne cocida, los nitritos del jamón, del bacon, etc…
∙Un régimen rico en carne, leche y huevos es un régimen sin fibras. El cáncer de colon es de 8 a 15 veces más frecuente en la población con alimento sin fibra que en la población cuyos alimentos son ricos en fibra. La falta de fibra permite a los ácidos biliares un contacto prolongado y nocivo con la mucosa intestinal, y permite una absorción importante del colesterol.
∙También la ingesta de carne favorece una maduración sexual más rápida, un aumento del cáncer de mama y un envejecimiento prematuro.
∙La carne se la relaciona con la hipertrofia del hígado y de los riñones.
∙El exceso de proteína animal está asociada a una pérdida de calcio a través de la orina, lo que afecta a la densidad ósea produciendo osteoporosis. También se asocia a la disminución de la serotonina (neurotransmisor responsable de la actividad cerebral, del buen humor, de la motivación).
∙Riesgo de triquinosis y de salmonela mediante la carne de cerdo, pero actualmente también la de ternera contaminada. Sólo se evita mediante una adecuada cocción (58ºC hasta el centro de la pieza).

huevos fritos

HUEVOS

Los huevos son muy nutritivos, pero contienen 250mg de colesterol, cantidad casi en el límite de lo que se recomienda no exceder diariamente. Favorecen la arteriosclerosis (dureza y engrosamiento de las arterias) más de lo que se creía, con el consiguiente riesgo cardiovascular.
No obstante, la principal preocupación son los cancerígenos que pueden contener actualmente, que no son solamente los tintes sino las dioxinas que causan una proteína cancerosa y los PCBs (bifeniles policlorados), que han aumentado y se los considera como causantes de daños neurológicos y de envenenamiento celular. Otro tóxico muy peligroso que contienen es la neurina, una amina que se produce por la descomposición bacteriana de la colina en los intestinos.
Los huevos de gallina son muy acidificantes y para recuperar la salud se necesita de una alimentación 80% alcalinizante y 20% acidificante.
-En la universidad de Minnestoa se hicieron 11 estudios de relación entre consumo de huevos y cáncer colorectal, y 9 de los 11 dieron como positiva entre ambas variables y fue más significativa en mujeres que en hombres.

EXCESO DE PROTEÍNA ANIMAL
-El Dr.Paavo Airola, 1918-1983 (autoridad en nutrición y biología natural), afirma que el exceso de proteínas animales nos deja residuos tóxicos en los tejidos, causa autotoxemia. Para desintoxicarse, el organismo tiene que liberar grandes cantidades de enzimas en el intestino y en el hígado; acidez extrema, deficiencias nutricionales, acumulación de ácido úrico, ácido sulfhídrico, indol, gas metano, amoníaco, histamina, nitrosamina, purinas, putrefacción intestinal, desarrolla diverticulosis y una serie de enfermedades como artritis, daño hepático, piorrea, esquizofrenia, osteoporosis, arteriosclerosis, enfermedad cardíaca y cáncer. Este exceso es causa de envejecimiento prematuro y reduce la esperanza de vida. Nos dice que no necesitamos comer carne, y que debido a una serie de investigaciones a nivel mundial, se ha llegado a la conclusión que solo necesitamos de 30 a 45 gr diarios de proteína. Si comemos más, el resto ocasiona enfermedades como el cáncer.

Sekihan
Sekihan: legumbres azukis con arroz

ALTERNATIVAS A LA CARNE Y HUEVOS: CEREALES CON LEGUMBRES Y PESCADO

El aporte diario de proteínas lo podemos obtener de fuentes vegetales más saludables, sin colesterol, sin residuos ácidos, bajo en grasas y ricos en fibra como las legumbres, pero siempre combinadas con cereal integral, ya que de este modo obtendremos todos los aminoácidos esenciales.

CorvinaOtra fuente de proteína, pero de origen animal, es el pescado, tanto blanco como azul. El pescado azul nos aporta ácidos grasos muy saludables como el omega 3. El pescado es mejor que sea salvaje y de pequeño tamaño para que contenga menos mercurio. Hay que intentar evitar el pescado de piscifactoría y el congelado. También podemos obtar por el marisco pero muy puntualmente.

En ocasiones, también podemos consumir proteína mediante el tempeh y el seitán.

La transformación de las impresiones

corazón sol

La impresión es un estímulo sobre nuestra condición, que se introduce en nosotros a través del plexo solar y de los cinco sentidos.
Para mejorar nuestra condición, hemos de poner conciencia en el viaje que realiza la impresión. Cada impresión que recibimos entra primero por el plexo solar, pasa a la mente (pensamiento), se identifica con el arquetipo, después pasa por el corazón (emoción) y por último nos lleva a la acción.
Las impresiones nos tienen que llegar a la conciencia para poder mejorar nuestra condición (la conciencia es la capacidad de autoreconocerse y reconocer, es portadora de luz propia).
Cuando la impresión llega a la mente, nosotros tenemos que dirigir la impresión; para ello tenemos que usar la atención y eso se hace sin esfuerzo e instantáneamente cuando interviene la conciencia.
Después la impresión, en su segundo paso, llega al corazón; nosotros tenemos que sentir la impresión, para ello es necesario el recuerdo de sí para poderla comprender.
Por último, la impresión comprendida nos lleva a la acción y para ello necesitaremos de la autoobservación para ver el resultado de la acción en nosotros y en los demás y las consecuencias de nuestros actos.
Hay impresiones que se estancan, a esto se le llama reacción mecánica. Por ejemplo, la impresión insulto puede quedarse en la mente y no continuar su proceso, porque se reacciona mecánicamente con un enfado, cuando no estamos conscientes. La impresión puede pasar de la mente a la emoción y sentir mucha mucha rabia porque no estamos conscientes.
La impresión puede que pase por la mente y la emoción, hasta llegar a la acción, pero si no hay conciencia, la acción puede ser una agresión mecánica (una bofetada, por ejemplo).
Cuando la impresión es muy fuerte, activa la conciencia; pero en la gran mayoría de los casos sólo eso y sin continuidad.
¿Qué es lo que impide que las impresiones lleguen a la conciencia? Son los defectos (pereza, codicia, lujuria, soberbia, ira, gula y envidia).
Si la impresión llega a la conciencia, no se pierde jamás porque ha pasado por el entendimiento, por la compresión y se llega a la acción con la máxima perfección para quedar almacenada en la conciencia. Ejemplo:
Si nos insultan, tenemos la impresión insulto, con una reacción inconsciente o consciente:

Impresiones1

Impresiones2
En la fibromialgia, muchas veces la impresión se queda en el corazón.
No hay continuidad hacia la acción.

Impresiones3

Hemos visto cómo podemos reaccionar frente a la ira. El otro defecto que acompaña a la ira en la fibromialgia es la soberbia, que nos lleva al desprecio. El servicio y la sencillez nos ayudan a superarla.
¿Cuál es el defecto que nos impide hacer el trabajo bien hecho? Es la soberbia, que no acepta que nos corrijan. El valor de la humildad nos permite ver nuestros errores, nuestras dificultades… El humilde no gasta energía. Darse cuenta es el principio del cambio, pero primero hemos de comprender.

¿Por qué enfermamos de Fibromialgia y SFC? -2ª Parte –

Por qué fibrom.

 

La fibromialgia es un bloqueo de la energía Yang del elemento madera (hígado y vesícula biliar) que se produce por no llevar a término aquello que previamente se ha pensado. La fibromialgia, desde el punto de vista del Yin y del Yang, es un exceso de Yang, y, por su intertransformación, se convierte en su extremo (Yin), cosa que provoca la parálisis de las funciones musculares.

En la práctica, el proceso es muy sencillo: cuando una persona recibe una impresión a través de los cinco sentidos, esta se asocia a los arquetipos e imágenes mentales, y produce una reacción en su mente que se traduce en pensamientos. Estos pensamientos (cuerpo mental) inmediatamente mueven emociones (cuerpo emocional). Las emociones generan una actitud (tensión muscular), y la postura corporal una acción (cuerpo físico).

La reacción que provoca la impresión en el cuerpo mental pocas veces puede ser controlada. Cuando, siguiendo su proceso natural, llega al cuerpo emocional, provoca las emociones. Estas emociones en seguida generan una postura corporal, que a su vez provoca una tensión. Podemos reprimir la acción, pero no podemos liberar la energía acumulada en la musculatura. De manera que la tensión Yang, al ser reprimida una y otra vez, se almacena, convirtiéndose en Yin porque llega a su extremo, y entonces provoca la inmovilización.

Todo esto se produce en segundos; casi de manera simultánea. A causa de la rapidez y la constante repetición de estas situaciones, no somos conscientes hasta que aparecen los síntomas de dolor, tensión y contracción. El constante desgaste de la energía Yang, por la infinita repetición a lo largo de los años, consume grandes cantidades de esta energía, y el exceso de consumo de esta energía Yang deriva hacia otra enfermedad, el síndrome de fatiga crónica.

Todo esto es de una complejidad extrema, muy difícil de prevenir. Si el enfermo no tiene información y no comprende las causas de su enfermedad, nunca podrá curarse, porque con el tiempo la sintomatología se transforma en una condición que asume como natural, y ya no sabe que puede vivir de otra manera. Podríamos sintetizar todo el proceso en una simple frase, que, si bien es muy difícil de cumplir, define con exactitud cómo tenemos que cambiar nuestra actitud: eso que piensas, hazlo; si no, no lo pienses.

Resumiendo: Los enfermos de fibromialgia y del síndrome de fatiga crónica tienen la tendencia, por diversas causas, a no cristalizar con acciones concretas o con palabras aquello que previamente han pensado que harían o dirían. Podríamos decir que lo reprimen en principio, acumulando gran cantidad de energía en forma de tensiones corporales de todo tipo, que derivan en una gran cantidad de síntomas. Dicho de otra manera, consumen grandes cantidades de energía, que se pierde antes de ser exteriorizada a través de la palabra o de acciones concretas. Como la energía ni se crea ni se destruye, es acumulada en el cuerpo, y esta acumulación de energía, fuera de sus canales habituales, se transforma en eso que la Medicina Tradicional China llama ‘energía perversa’. Es una expresión muy adecuada, con la que seguro que estarán de acuerdo todos los afectados por esta enfermedad y otras enfermedades.

La fibromialgia se produce por un cúmulo de circunstancias que a la larga coinciden en un punto; la palabra clave que define este punto es ‘represión’. Puede tener muchas causas. La característica principal de la persona que padece fibromialgia es la búsqueda permanente de la valoración personal a través de la opinión de los demás. Busca la reafirmación personal haciendo aquello que los demás esperan de ella sin tener en cuenta su propia voluntad, por lo que reprime sus opiniones o acciones, las cuales sacrifica a cambio de sentirse amada, valorada y con el respaldo del entorno. Detrás de todo esto hay un orgullo que busca siempre dar una imagen adecuada a la valoración que tiene de sí mismo. Cuando no lo consigue, que ocurre en la mayoría de las veces, el individuo cae en el otro extremo y se expresa a través de la falta de autoestima y del menosprecio personal por no haber conseguido que el otro le confirme la opinión que tiene de sí mismo.

Todo este proceso va siempre acompañado de una ira contenida que, al no poder ser expresada y transferida hacia los demás, es reprimida, y, como consecuencia, se produce una autoagresión, traducida en sufrimiento y miedo al no poder estar a la altura de las circunstancias. No es más que la descripción de los mecanismos más sencillos, ya que intervienen muchas deformaciones psíquicas que, en definitiva, configuran aquello que llamamos el conjunto de defectos psicológicos. Tardaríamos mucho tiempo en definirlos a todos, pues la intervención de estos es, en definitiva, la causa, no solamente de la fibromialgia, sino de todas las enfermedades que padece el ser humano.

Es evidente que solo a través del autoconocimiento y la comprensión podemos eliminar la causa del sufrimiento y del dolor que padece la humanidad. En definitiva, son nuestras deformaciones psíquicas, en sus infinitas manifestaciones, quien produce las enfermedades a través de los cuatro cuerpos: mental, emocional, energético y físico.

¿Por qué enfermamos de Fibromialgia y SFC? -1ª Parte –

Por qué fibrom.

La fibromialgia es una enfermedad multifactorial, como todas las enfermedades. Sin embargo, desde mi experiencia, puedo decir que el desencadenante fue el factor emocional.

Padecer fibromialgia es haber caído en el engaño de las creencias, de las máscaras y de las emociones. Para salirte has de aprender a desaprender todo tu bagaje y volverte a reinventar, pero esta vez eres tú y solamente tú quien crea la nueva persona, a través de nuevos pensamientos, nuevos sentimientos, nuevas acciones.

La época que nos ha tocado vivir se considera como un período de evolución acelerada de competencia individual. Desaparece un mundo viejo mientras se está construyendo uno nuevo. Nosotros, protagonistas de este cambio, tenemos un pie en el viejo y otro en el nuevo, que todavía no es del todo sólido a causa de patrones sociales, conductuales y creencias del viejo mundo patriarcal grabado en nuestro ADN.

Los cambios empiezan con la atención y la autoobservación. Si estás siempre atento te darás cuenta de todos los detalles que, por pequeños que sean, te dan una información muy valiosa para reorientarte y conectarte a la vida.

La autoobservación es para ver cómo respondemos al entorno: si el lugar donde estoy es bueno para mí; cómo me siento; si mejora o empeora mi estado de ánimo cuando permanezco en él; cómo cambia mi cuerpo (¿se siente más cansado o más ligero?); cómo duermo en determinado lugar, etc. Y la autoobservación sirve también para ver cómo respondemos respecto a los demás: cómo son nuestras relaciones y comunicaciones con las otras personas; si estoy bien con un grupo o estoy mal con otro… La dificultad nos reorienta hacia la selección de lo que nos conviene.

Con la atención y la autoobservación será difícil caer en la ansiedad o en la depresión. La ansiedad se produce cuando llevas una vida demasiado acelerada, sin tiempo para ti mismo, y caes en la depresión cuando te decepcionas por haber perdido el sentido de la vida.

Siempre procuro recibir más información practicando meditación cada día, ya que gracias a ella se encuentra paz y calma y es fuente de mensajes para reorientar la nueva vida; nuevas ideas fluyen sin esfuerzo para darle un nuevo sentido.

Casi todas nuestras emociones durante el proceso de la enfermedad se basan en la acusación: alguien más es culpable. Si comprendemos que somos nosotros la causa de todo lo que nos pasa, eso cambia las circunstancias.

Tenemos tendencia a guardar rencor hacia los que nos corrigen, nos reprenden, nos llevan la contraria, y resentimiento hacia quienes frustran nuestras expectativas, pero si la persona no tiene oposición ni enemigos permanecerá dormida encima de su fuerza latente.

La contrariedad, la represión… son amargas y detestables, pero constituyen el incentivo que nos llevará a un gran vacío que es bueno para nosotros, si entendemos que nos despierta.

La expresión de la ira es efímera, inútil y perjudicial. Por ley de causa y efecto nos retorna con sus consecuencias como si se tratase de un bumerang.

Ha llegado la hora de dejar de culpar a los demás (los padres, el destino…) por los errores cometidos contra nosotros y de asumir nuestra propia responsabilidad.

Se han de unir muchos factores para que se desarrolle esta enfermedad:

El primero de ellos es que la persona afectada tiene un alto grado de sensibilidad respecto al medio que le rodea. Esta es una característica muy buena, porque le permite gozar con más intensidad de los cinco sentidos y por tanto de la vida. Pero las cosas malas se leen también rápidamente, como si se tratase de un libro abierto. En cualquier ambiente sabemos rápidamente si se respira bienestar o si hay algún conflicto. Miramos la cara de las personas y sabemos qué día tienen, etc. Captamos como esponjas todo lo que es malo de cada situación.
Somos personas a quienes nos gusta que todo el mundo esté bien, como si nuestra felicidad dependiera de los otros. Si alguien sufre, nuestra vida entra en conflicto y nos convertimos en Juana de Arco para intentar solucionar el problema, muchas veces sin que nos hayan pedido ayuda y complicándonos la vida innecesariamente, lo cual nos repercute en un desgaste de energía.

Otro factor muy importante es la infancia; el ambiente familiar y el de la escuela. Si los dos lugares son ambientes represivos se produce un terreno propicio para el desarrollo de la obediencia y la sumisión. Si no hay una reflexión lógica ni ninguna explicación por parte del adulto, se produce un crecimiento considerable de la incomprensión respecto a la ira. Y la ira reprimida se dirige hacia el inconsciente, ya que es evidente que el niño, por una cuestión de supervivencia, ha de mantener la ilusión de que los padres y los maestros son perfectos porque depende de ellos intelectual y emocionalmente.

Somos muy inseguras; buscamos y necesitamos la aprobación de los otros para reafirmarnos. Nos esforzamos mucho para ser queridas, para ser el centro de atención dentro de un grupo, para destacar. De esta manera nos convertimos en personas orgullosamente perfeccionistas, lo cual nos lleva a una carga de sufrimiento innecesario, ya que buscar la perfección es un trabajo siempre duro y fuertemente utópico.

La rigidez, en más o menos grado, es una particularidad común en las personas con esta enfermedad. Los patrones de comportamiento, los hábitos, la rutina, las creencias… Son bastante inamovibles, por no decir del todo.

Hay una gran capacidad de somatización de los conflictos. El cuerpo se convierte rápidamente en el espejo donde se van reflejando todos los problemas de la vida que nos se quieren afrontar y resolver. A cada contrariedad aparece un síntoma, que nunca se entiende como efecto de una causa. De esta manera van apareciendo más y más síntomas, sin ningún tipo de consciencia de este vínculo tan obvio entre causa y efecto.

El entorno es muy importante en el desarrollo de la enfermedad. La vida de las personas con las características anteriores no tiene muchas dificultades si la atmósfera donde se mueven es plácida y amorosa, pero todos sabemos que la vida es una escuela de aprendizaje y tarde o temprano las dificultades se presentan una detrás de otra y el ambiente se enrarece rápidamente. Si el ambiente externo es muy exigente, y sobrepasa el nivel de la persona, se produce una tensión, un sobreesfuerzo desmesurado que dificulta la vida y que, a la larga, conlleva a sufrir enfermedades. Si además, la exigencia viene acompañada por descalificaciones (“tú no”, “tú calla”, “tú no lo sabes hacer”, “no lo entiendes”…), la dificultad crece y la ira reprimida también.

Otro factor es la predisposición a la enfermedad. En mi caso yo era una niña que, exceptuando una bronconeumonía, no padecí ninguna enfermedad grave, pero siempre tenía pequeños problemas de salud que hicieron que mi familia me calificara como una niña ‘pupas’. Creo que desde entonces empecé a somatizar las dificultades con las que me enfrentaba a la vida; mi estructura psicológica inició el proceso hacia la fibromialgia.

Tóxicos en el cuerpo. Es muy importante saber que la sociedad actual permite que lentamente nos vayamos envenenando con tóxicos. Las radiaciones electromagnéticas ambientales, las fluoraciones en las escuelas, las vacunas, las amalgamas dentales con mercurio, contaminantes derivados de la industria del petróleo en los productos de higiene corporal y de la casa, y la larga lista de sustancias químicas en los alimentos, hacen que incrementen toda clase de enfermedades en la que la fibromialgia, síndrome de fatiga crónica y la sensibilidad química múltiple son las que más ponen en evidencia que el hígado ya no puede más.

 

Extreme sport and macrobiotics

7211065122_56c03e0597_z-1

All of us know the relationship between sedentary lifestyle and illness, between physic exercise and health.

A sedentary lifestyle brings us obesity problems, diabetes, hypertension, artery problems… Meanwhile exercise accelerates the metabolism and as a consequence regulates the levels of glucose in the blood and prevents obesity. The exercise also provides better bones, reduces the osteoporosis and improves the blood circulation, the arterial pressure, the muscular resistance, the respiratory capacity and causes the liberation of the endorphins in our organism.

The endorphins, named “the hormones of happiness”, are like a drug, they stick their hook on us, and this could bring us to excessive exercise with bad consequences on our health.

The endorphins provide us 3 natural medicines, which are anxiolytic, analgesic and energetic. They increase when exercise is practiced outdoors and overall when you are surrounded by nature.

The excess of exercise can bring us to the lack of oxygen for the combustion of the glucose and the generation of free radicals with the consequence of acidification, which can make acid lactic, with bothering stiffness between other problems. In addition, this can produce hydroelectric unbalance and cramps.

In summary, the excessive exercise can also generate problems in the health of the athlete. We have to respect the times of activity, rest and recuperation, and adapt this to our state.

The athletes should have to consider the necessary changes in nutrition to reach the higher performance in the competition.

The extreme physic exercise demands carbohydrates of maximum quality, like the ones in the free-gluten whole grains. The gluten, no matter if you are celiac or not, must be avoided because it causes inflammation. We also have to consider the glycemic index, which mustn´t be too high so the levels of glucose in the blood doesn´t increase quickly, but very slowly so it stays constant during more time.

Another necessary characteristic of the complex carbohydrates is that they have to be easily digested with a high percentage of nutrients. In these nutrients we highlight the wholegrain cereals that have vitamins of the group B, polyunsaturated fat, fiber, proteins and minerals, in summary all the nutrients.

The most recommended wholegrain cereals are: the brown rice, the buckwheat, the millet, the quinoa, the amaranth, the canihua and the corn. To all of them we will add some gomasio. Other complete carbohydrates are the biologic pasta of the cereals mentioned before and the wholemeal bread. The wholemeal bread of spelt or buckwheat, the “tortillas” of corn, brown rice or amaranth are a good option to replace the energy bars.
The nutrition during the period of training has to have lots of carbohydrates and a moderate quantity of proteins and fats, which have to be of good quality.

The combination of carbohydrates with fats like the omega-3 is fundamental to have a good sports performance. For example, the omega-3 that comes from small blue fish and flax or chia seeds are ideal.

The proteins which our organism can assimilate easily are the vegetables like: the azukis (which are very favorable to the kidney), the lentils, the chickpeas, the beans, etc… All of them in small quantities and well cooked.

We will accompany these vegetables with cumin that is carminative and will avoid us to get flatulence.

Miso
Barley Miso -Mugi Miso-

We will also find miso, which is the protein of the fermented soya. The miso, next to the tempeh, is the best protein we can consume. The miso has lots of different varieties, and of all of them the most recommended one is the barley miso –mugi miso- that dissolved in an algae and vegetable soup can form a delicious miso soup.
The miso is an energy protein, anti-anemic and alkalizing that improves the quality of the blood because it facilitates the increase of red blood cells, which are the responsible of bringing oxygen to the cells, making increase the quality of the sports performance. The miso is ideal to repopulate the intestinal flora and protects our body from nuclear and electromagnetic radiation.

In the daily macrobiotics food we can contemplate other protein and mineral nourishments, like the seaweeds, especially the Kombu, the Wakame, the Aramean, the Nori and the Dulse. Also the fresh water algae like the spirulina, which is very energetic.

In the macrobiotic diet there are also other energy foods that increase the potential of the performance. The best ones are:

umeboshi
Umeboshi

• The plum Umeboshi: is antioxidant, antibiotic and alkalinizes the blood. It normalizes the digestion and stimulates the liver and the kidney.

• The cooked Shiitake mushroom provides us lots of energy and the water of its cooking is a natural anti-inflammatory. It soothes the muscular tension and is recommended to be eaten one mushroom per week. This mushroom is diuretic, contains 50 enzymes and all of the essential amino acids, minerals and B12 vitamins.

• The Kuzu is another specific food for athletes because of its high energy value. It is a starch used in the TCM- Traditional Chinese Medicine- Since 2500 years ago because of its anti-inflammatory properties, protects us from mucous, and it´s also excellent to sooth the fatigue produced by acidity, it regulates our digestion, it relaxes our muscles, arteries, it alkalinizes our body and is good for the insomnia.

• The Tamari soya sauce to add to the green tea, the cereals and vegetables. It provides energy and a tasty flavor.

• The roots of ginger and turmeric: both of them excellent anti-inflammatories.

• The Marine salt contains all the elements of the periodic table, as our blood, and solidifies our bones.

• Energy Drinks:

• Kukicha tea and Bancha green tea: Helps us strengthen the liver and are ideal for the fatigue. These teas are powerful antioxidants.

• Mu tea: Is a drink that alkalinizes our body. It contains from 8 to 16 different varieties of plants, like the ginseng and a diverse variety of medicinal herbs.

• Lotus tea: Is also another powerful alkalinizing drink inside the macrobiotic diet. The Lotus tea is used to treat the respiratory obstructions and mucus.

4275496724_10b21d2cee_z

Before the competition

All of these nourishments have to be eaten 3 hours before starting the exercise so the quantity of glucose in the blood and the reserve of glycogen are appropriate.

This food previous to the exercise is based on the carbohydrates mentioned before, mixed with some vegetables. The drink recommended before and during the race is water of maximum quality with a little bit of marine water, thanks to this drink we will be able to replace the lost of minerals because of the effort and sweating. 3 measures of sea water by 5 measures of mineral water. This drink is much better than any of the industrial isotonic energy drinks because it´s 100% natural, without any extra chemical adding neither anything that can complicate our digestion and assimilation.

Before the start of the competition it is also recommended to eat sesame, sunflower or pumpkin seeds, or dried fruit like the almond. Red fruits like the blueberries or blackberries are also a good option.

During the competition

For solid food (every half to one hour): brown rice “tortillas”, amaranth crackers, chapatti of Saracen, dried fruits like raisins, figs…etc.

To drink: water + sea water every half an hour.

After the competition

Eat before 15 minutes have passed complex carbohydrates + some proteins + fruit (cooked apple…) + water with sea water.

Once some hours have passed we need more carbohydrates, fats and proteins, thinking that we have to regain the great wear and organic unbalance.

 

Notes: Translation by María Gimeno

Read the Spanish version here.

Deporte extremo y alimentación macrobiótica

7211065122_56c03e0597_z-1

Todos conocemos la relación entre sedentarismo y enfermedad, y entre ejercicio físico y salud.

El sedentarismo nos lleva a la obesidad, diabetes, hipertensión, arteriosclerosis,…Mientras que el ejercicio acelera el metabolismo y como consecuencia regula los niveles de glucosa en sangre y previene la obesidad. El ejercicio también aporta mejor tejido óseo, reduce la osteoporosis y mejora la circulación sanguínea, la presión arterial, la resistencia muscular, la capacidad respiratoria y provoca en nuestro organismo la liberación de endorfinas.

Las endorfinas, llamadas hormonas de la felicidad, al igual que una droga, nos “enganchan”, pudiendo llevarnos al exceso de ejercicio con consecuencias nada saludables.

Las endorfinas nos aportan 3 medicinas naturales: son ansiolíticas, analgésicas y energéticas. Aumentan cuando el ejercicio se realiza al aire libre y sobre todo en medio de la naturaleza.

El exceso de ejercicio puede llevarnos a la falta de oxígeno para la combustión de la glucosa y a la generación de los radicales libres con consecuencias de acidificación, y dentro de ella a la producción de ácido láctico, con las molestas agujetas entre otros problemas. Además se puede producir un desequilibrio hidroelectrolítico y calambres.

En resumen, el exceso de ejercicio puede generar también problemas en la salud del deportista. Hay que respetar los tiempos de actividad, de descanso y recuperación, y adaptarlo a nuestra condición.

Los deportistas deberían tener en cuenta los cambios necesarios en la alimentación para conseguir un alto rendimiento para la competición.

El ejercicio físico extremo exige un aporte más importante de hidratos de carbono de máxima calidad, como se dan en los cereales integrales sin gluten. El gluten, tanto si se es celíaco como si no, se debe evitar porque es productor de inflamación.

También debemos considerar el índice glucémico, que no debe ser elevado para que el nivel de glucosa en sangre no aumente rápidamente, sino muy lentamente y se mantenga constante durante más tiempo.

Otra característica necesaria de los carbohidratos complejos es que sean fácilmente digeribles con un alto porcentaje de nutrientes. Dentro de ellos destacamos los cereales integrales con aporte de vitaminas del grupo B, grasas poliinsaturadas, fibra (evita el estreñimiento) y proteína, es decir, todos los nutrientes.

Los cereales integrales recomendados son el arroz integral, el trigo sarraceno, el mijo, la quinoa, el amaranto, la canihua y el maíz. A todos ellos les añadiremos gomasio. Otras formas de tomar hidratos de carbono completos son la pasta integral de los cereales mencionados y el pan integral. El pan de espelta integral, trigo sarraceno o las tortitas de arroz integral, de amaranto o de maíz son una buena opción para sustituir las barritas energéticas.

La alimentación que se lleva a cabo durante el periodo de entrenamiento tiene que ser rica en carbohidratos y moderada en proteínas y grasas, que deben ser de buena calidad.

La combinación de hidratos de carbono con grasas como los omega-3 es fundametnal en el rendimiento deportivo. Por ejemplo los omega-3 que provienen del pescado azul pequeño y de las semillas de lino y chía son ideales.

En cuanto a las proteínas, las de más fácil asimilación son los vegetales como las legumbres: azukis (muy buenas para el riñón), lentejas, garbanzos, alubias, etc. Todas ellas en pequeñas cantidades y bien cocidas.

Las legumbres las aderezaremos con comino, que es carminativo y nos ayudará evitar flatulencias.

En el mercado encontraremos también el miso, que es la proteína de la soja fermentada. El miso, junto al tempeh, es la mejor proteína que podemos consumir. El miso presenta distintas variedades, y de todas se recomienda especialmente el miso de cebada –mugi miso-, que disuelto en el caldo de verduras y algas nos proporcionará una deliciosa sopa de miso.

El miso es una proteína energética, antianémica y alcalinizante que mejora la calidad de la sangre porque facilita el aumento de glóbulos rojos o hematíes, que son los responsables de llevar oxígeno a las células, con el consiguiente aumento del rendimiento deportivo. El miso es bueno para repoblar la flora intestinal y es protector de las radiaciones electromagnéticas y nucleares.

En la alimentación macrobiótica diaria se contempla como otro alimento proteico y remineralizante, las algas de mar, especialmente la kombu, la wakame, la arame, la nori y la dulse. También las algas de agua dulce como la espirulina, que es muy energética.

En la macrobiótica también existen otros alimentos energéticos que aumentan el potencial de rendimiento. Entre ellos destacan:

·       La ciruela Umeboshi: es antioxidante, antibiótica y alcalinizante de la sangre. Normaliza la digestión, estimulando el hígado y el riñón. Se toma 1 ciruela cada 2 o 3 días.

·       La seta Shiitake cocida nos aporta energía y el agua de su cocción es antiinflamatoria. Es aconsejable para aliviar la tensión muscular, y se recomienda tomar 1 seta a la semana. Es diurética, contiene 50 enzimas, todos los aminoácidos esenciales, minerales y vitamina B12.

·       El Kuzu es otro alimento específico indicado para los deportistas por su alto valor energético. Es un almidón empleado en la MTC –Medicina Tradicional China- desde hace 2500 años por sus propiedades antiinflamatorias, protectora de mucosas, además es excelente para aliviar la fatiga producida por la acidez, es regulador del aparato digestivo, relajante muscular, indicado para dolores articulares, alcalinizante y para el insomnio.

·       Salsa de soja Tamari para añadir al té verde, a los cereales, verduras, y legumbres. Nos aporta energía.

·       Raíces de Jengibre y Cúrcuma: Ambas raíces son excelentes antiinflamatorios.

·       Sal marina contiene todos los elementos de la tabla periódica, como nuestra sangre, y nos aporta solidez ósea.

·       Bebidas energéticas:

–        Té Kukicha y té verde Bancha: Nos ayudan a fortalecer el hígado y son ideales para la fatiga. Estos tés son un poderoso antioxidante.

–        Té Mu: Es una bebida alcalinizante. Contiene de 8 a 16 plantas, entre ellas el ginseng y gran variedad de hierbas medicinales para la salud.

–        Té de Lotus: También es una bebida fuertemente alcalinizante dentro de la macrobiótica. El té de Lotus se emplea como tratamiento de las mucosidades y obstrucciones respiratorias.

4275496724_10b21d2cee_z

Antes de la competición

Debe comerse 3 horas antes de comenzar el ejercicio para que la cantidad de glucosa en sangre y la reserva de glucógeno sean adecuadas.

Esta comida previa al ejercicio será a base de los carbohidratos mencionados anteriormente, mezclados con un poco de legumbre. La bebida recomendada en este momento y durante la prueba es el agua de máxima calidad a la que habremos añadido un poco de agua de mar, con lo que conseguiremos compensar la pérdida de minerales debido al esfuerzo y  sudor. 3 medidas de agua de mar con 5 medidas de agua mineral. Esta bebida es mucho mejor que cualquier bebida energética isotónica industrial porque es completamente natural, sin químicos ni aditivos de ningún tipo que compliquen su digestión y asimilación.

Antes de la prueba también es aconsejable la ingesta de semillas de sésamo, girasol o calabaza, o bien frutos secos como la almendra. También frutos rojos como arándanos, moras, etc.

 

Durante la competición

Como alimento sólido (cada media hora a 1 hora): Tortitas de arroz integral, amaranto, chapatti de sarraceno, frutos secos como pasas, higos, etc).

Como bebida: agua + agua de mar cada media hora.

 

Después de la competición

Tomar antes de que pasen 15 minutos carbohidratos complejos + algo de proteína + fruta (manzana cocida,..) + agua con agua de mar

Una vez que han pasado varias horas necesitamos carbohidratos, grasas y proteínas, teniendo en cuenta que nos hemos de recuperar de un gran desgaste y desequilibrio orgánico.

Campos electromagnéticos y salud

2194703700_107d859e45_zEstamos expuestos a un conjunto de energías naturales procedentes del cosmos (radiaciones X, gamma, infrarroja, ultravioleta…o la luz visible), de las radiaciones terrestres o telúricas (radiactividad natural del subsuelo, campo magnético estático natural de la tierra) y del campo eléctrico atmosférico.
El efecto combinado de las radiaciones cósmicas y de la tierra o telúricas, son necesarias para la vida, pero cuando hay alguna anomalía geológica (como fisuras, fallas, diaclasis, alteraciones magnéticas, corrientes de agua subterránea, y también cuando se cruzan las líneas telúricas) o por incidencias cósmicas (radiaciones solares fluctuantes, tormentas magnéticas, manchas solares) pueden incidir en la salud de los seres vivos con diversos desequilibrios, enfermedades neurodegenerativas y cáncer.
Considerando los Cruces de las Líneas Telúricas que provienen de la tierra y los campos eléctricos y electromagnéticos, es aconsejable efectuar una prospección geobiológica de donde dormimos y trabajamos, porque hay una estrecha relación entre las radiaciones que nos rodean con nuestra salud.
Convivimos con aparatos electrónicos como transformadores, equipos electrónicos, redes eléctricas, despertadores eléctricos, mantas eléctricas, teléfonos móviles, teléfonos inalámbricos, ordenadores, wifi, televisores, hornos microondas, etc. Todo ello representa para nosotros tener que vivir rodeados de campos eléctricos y electromagnéticos. Según las frecuencias que emiten y sus características, tienen posibles efectos cancerígenos.

 

C.E.M Y TORRES DE ALTA TENSIÓN

Nuestro cuerpo es biológicamente incompatible con los campos electromagnéticos y nuestro Sistema Inmunológico se ve afectado.
Vivimos en medio de campos electromagnéticos de baja frecuencia por convivir con electrodomésticos, instalaciones eléctricas y, lo peor, por estar cerca de torres de alta tensión o media tensión, tendidos de distribución eléctrica (bajo tierra o a la vista). Los campos eléctricos se pueden eliminar mediante la desconexión manual o automática (bioswitch), pero los campos electromagnéticos que provienen del exterior es imposible eliminarlos, según los expertos, y la legislación vigente tiene unos parámetros que todavía están muy lejos de la normativa europea. Por tanto, en España, la compañía eléctrica no actúa. Hay que poner una denuncia, ir a juicio, y esperar varios años a que el juez dicte sentencia a favor nuestro.
Hay que considerar también la imantación de la estructura de pilares de hierro y de hormigón armado de la construcción. Es mejor apartar la cama, al menos medio metro, de dichos pilares.
Efectos de los C.E.M sobre la salud: Los primeros transtornos son dolor de cabeza, insomnio, pérdida de memoria, sequedad en la piel… Si continuamos con la exposición se puede llegar a una bajada del sistema inmune y a padecer enfermedades neurovegetativas y cáncer.
Por otra parte, vivir cerca de una torre de alta tensión está relacionado con un aumento de riesgo de contraer cáncer. En cuanto a las antenas de telefonía móvil y telecomunicaciones deberían estar a más de 400 ó 500 metros del lugar donde vivimos o trabajamos para que no repercuta en nuestra salud.

6302363929_be021c8bcb_z

 

El cuerpo grita que hay que cambiar algo

Hace ya 8 años que publiqué el primer libro “Hablemos de fibromialgia“. Desde entonces mi labor ha sido divulgar un mensaje de esperanza a través de mi experiencia personal. Todo este viaje empezó con La Contra de La Vanguardia.

Podéis leer La Contra original desde aquí.

M. ÀNGELS MESTRE · EX FIBROMIÁLGICA
“El cuerpo grita que hay que cambiar algo”
VÍCTOR-M. AMELA – 20/09/2007

Tengo 59 años: ¡estoy muy contenta con mi edad! Nací y vivo en Barcelona. Fui arquitecta, pero ahora imparto talleres de filosofía práctica. Estoy casada y tengo dos hijos, Anna (33) y Ferran (31), y una nieta, Maria (3). Soy apolítica. ¿Dios? Somos todos nosotros: con autoconocimiento, lo descubres. He sido fibromiálgica y he sanado

Qué es la fibromialgia?
– Una enfermedad con síntomas como dolores musculares, articulares y vertebrales, cefaleas, colon irritable, insomnio, angustia, taquicardia.

Horroroso.

– ¡Yo los tuve todos! Y fatiga crónica, que suele ser la primera fase en muchas mujeres.

¿No se da en hombres?

– El 92% de pacientes son mujeres. Y no encuentran alivio en ningún lado, y encima las llaman neurasténicas, histéricas, exageradas… Desesperadas, muchas caen en depresión. Y se dan muchos suicidios…

¿Qué hace la medicina ante este infierno?

– Diagnostica la fibromialgia como dolencia crónica.

O sea, que no se cura.

– Eso me dijeron a mí varios médicos. Y te recetan pastillas para aliviarte cada síntoma. Yo llegué a tomarme veinte pastillas al día…

¿Y qué tal?

– Tantas sustancias químicas sintéticas me empeoraban, con sus efectos secundarios.

¿Y qué hizo usted?

– Ya llevaba un año con dolores cuando me diagnosticaron fibromialgia, a finales del año 2000. Y comenzó un historial de tratamientos médicos y farmacológicos…

¿Con qué resultados?

– Un año y medio después seguía tan mal que dejé de ir a trabajar al despacho. Desde casa seguí trabajando, y llevando la casa.

¿Eso le alivió?

– No. Una mañana no pude levantarme: ¡una parálisis me atenazaba ambas piernas! Durante tres días no pude moverme. Fue tan espantoso… que eso me salvó.

¿Qué quiere decir?

– Que decidí que no quería seguir así.

Ya, pero ¿qué podía hacer usted?

– Tomar yo las riendas. Dejar de esperar remedio de los demás. Dejar de ser una paciente: empecé a dirigir yo mi curación. Y hoy le digo que me considero curada.

¿No le duele nada?

– Nada. Y no tomo fármaco alguno. Los médicos dicen que ahora soy una fibromiálgica “asintomática”, sin síntomas. Se resisten a aceptar que esté curada… Otros médicos me hablan de “remisión espontánea”, como sinónimo de “milagro”. ¿Milagro? ¡Ja!

¿Ja?

– No hay milagro: he trabajado mucho para aprender sobre mi mal, comprenderlo…, y cambiarme a mí misma, corregir mi vieja estructura psíquica, que era dañina para mí.

Debería explicarse…

– Sí, quiero ayudar a otras enfermas.

Los médicos se enfadarán con usted…

– ¡Soy hija de médico, sobrina de médico y hermana de médico! Y ellos me han visto sufrir tanto, tanto… Se han sentido tan impotentes, que al verme y escucharme hoy no sólo no se enfadan: ¡están contentos por mí!

¿Qué es lo primero que debería saber una fibromiálgica?

– Que su cuerpo está gritándole que hay aspectos de su vida que le conviene cambiar.

¿Qué aspectos?

– Toda mi vida yo había hecho cosas (y dejado de hacer otras) por agradar, por encajar, por ser reconocida… Y actuar en espera de aprobación externa es despreciar tu esencia.

¿Qué tiene que ver con la fibromialgia?

– Esta enfermedad deriva de una retención de la acción, de no hacer lo que sientes, de reprimir emociones. No estás queriéndote: el cuerpo somatiza el conflicto, y se queja.

Si así fuera, ¿qué habría que hacer?

– Alinear pensamientos, emociones y acciones. Cuesta, y hay que ponerse a ello. Primer consejo: si piensas algo, ¡hazlo! Y si ves que no vas a hacerlo, ¡deja de pensarlo! Otro: esfuérzate en decir “no” sin sentir culpa.

¿Esto es algo que le cuesta más a la mujer que al hombre?

– Sí, porque las mujeres hoy se autoexigen más, por ganar reconocimiento de un mundo masculino… Y por eso yo era una perfeccionista, autoexigente, rígida, orgullosa.

¿Y ahora?

– Lo entendí y empecé a liberarme, y hoy soy condescendiente con los demás y consecuente conmigo (pienso, siento, actúo).

¿En qué se apoyó para este camino?

– En tratamientos psicoemocionales, homeopatía, acupuntura, flores de Bach… En la digitopuntura (shiatsu).En la respiración y la meditación guiada. En la visualización. Y en una cuidada alimentación.

¿Qué tipo de alimentación?

– Suprimí alimentos con conservantes, colorantes, espesantes y, sobre todo, con glutamato monosódico, un potenciador del sabor muy tóxico para mí. Deberíamos leer siempre las etiquetas…

¿Dejó de comer algo más?

– Reduje gradualmente lácteos, grasas saturadas, harinas refinadas, azúcar, café…

¿Y qué come usted?

– Alimentos biológicos y cocina macrobiótica. Harinas y cereales integrales. Legumbres. Semillas de sésamo, girasol y calabaza. Leche de arroz. Pescado blanco. Sal marina. Verduras frescas, pero las de raíz, y las blancas, y las redondas… Curé mi colon con sopas de miso, arroz integral y sésamo, ¡que te aporta el doble de calcio que la leche!

¿Qué alimentos ayudan más contra la fibromialgia?

– El miso y el tofu, con proteínas muy digeribles. La ciruela umeboshi, antioxidante y antiséptica. La seta shiitake, un depósito de energía. El kuzu, almidón blanco que alivia la fatiga. Las algas kombu, wakame, arame e hiziki, que aportan más minerales que las verduras y tonifican los nervios…

¿Y recomienda algún ejercicio?

– Caminar y respirar.

ALIMENTOS FERMENTADOS

¿Conocéis alimentos que sean medicamentos? En este fragmento encontraréis gran variedad de ellos.

ALIMENTOS FERMENTADOS

Las verduras fermentadas o pickles nos ayudan a hacer la digestión porque nos aportan enzimas y ácido láctico. El hígado funciona mejor y nos proporcionan concentración mental y fortalecimiento de la visión. El hígado es el órgano que da fuerza a los ojos.

Suministran proteína y otros nutrientes de una forma más digerible, debido a una predigestión por bacterias u otros microorganismos. La fermentación cambia completamente las características de los alimentos. Los almidones se convierten en azúcares y alcohol, y permiten que se pueda tolerar la combinación de almidones y proteínas. Se procesan mejor tomadas con moderación. Promueven una flora intestinal saludable. En exceso alimentan al hongo Cándida albicans, que aumenta de forma exagerada.

El mejor pickle, sin duda, es la ciruela umeboshi, que es altamente alcalinizante, antianémica y calcificante. También da fuerza al estómago.

Otros alimentos fermentados son el tempeh, el miso y las salsas de soja, como la shoyu y la tamari (antiangiogénesis).

GRASAS

LAS SEMILLAS

Son la mejor fuente de grasas de buena calidad (ácidos grasos omega-3 y omega-6) y de vitamina E.

La proporción ideal entre omega-3 y omega-6 según el Instituto de Medicina de EEUU es:

Omega-3 : Omega-6 = 1:4

Las semillas pueden y deben tomarse durante todas las estaciones del año. Son la mejor fuente de vitamina E, conteniendo además, gran cantidad de proteínas y grasas de buena calidad y fácil asimilación. A nivel energético, todas las semillas contienen toda “su memoria universal”, son energía vital que permanece años y años en potencia, están vivas. Tonifican el cuerpo físico, refuerzan el sistema nervioso e inmunitario, incrementan la vitalidad y, también tienen un importante efecto de rejuvenecimiento.

Contrariamente a lo que se piensa, las semillas no engordan, si no las incluimos, claro está, en nuestra dieta diaria acompañando a los lácteos (grasas saturadas, de naturaleza energética pegajosa y acumulativa). Las semillas son recomendables para todas las edades, desde el destete hasta la vejez. Todos necesitamos un buen aporte de grasas de la máxima calidad, y éste no tiene que venir forzosamente del consumo de aceites. La mejor forma, o la más natural, es poner más énfasis en el consumo diario de semillas.

Cuando comemos semillas, es importante que sean biológicas (sin químicos), y deben ser almacenadas en lugares oscuros y fríos, ya que la luz y el calor provocan su oxidación. Si las ingerimos oxidadas, nos provocan envejecimiento prematuro, lo contrario del efecto que buscamos en ellas. Se puede notar a veces que se han oxidado por su olor y sabor rancios.

Las semillas contienen inhibidores de la Tripsina, que son difíciles de digerir, consumiendo para ello muchas enzimas. Si las tostamos conseguiremos que estas sustancias se descompongan y se vuelvan fáciles de digerir.

Las semillas más conocidas que se encuentran en el mercado son las de sésamo o ajónjoli, las de girasol y las de calabaza. También existen en el mercado mantequilla o crema de semillas como el tahin (mantequilla de sésamo), mantequilla de girasol,… Se recomienda utilizar estos alimentos naturales diluidos con agua caliente para hacer aliños. También para complementar patés, cremas dulces y postres.

Si no tomamos estas mantequillas diluidas en agua caliente, comprobaremos que son para nosotros una energía demasiado densa, espesa, que nos produciría los mismos efectos pegajosos y acumulativos de mucosidades, muy parecidos a los obtenidos con el consumo de lácteos.

ÁCIDOS GRASOS POLIINSATURADOS

DHA y EPA (ácido linolénico): Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 de cadena larga se encuentran en las semillas, en los aceites de pescado y en algunos frutos secos. Dan flexibilidad a las membranas biológicas, son antiinflamatorios, regulan el flujo sanguíneo, el transporte de iones,… y son útiles en la prevención y tratamiento del cáncer de hígado (según la Universidad de Pittsburg -EEUU-) y en el tratamiento del cáncer de páncreas (según la Universidad de Manchester), junto con otros muchos estudios que avalan su eficacia en el cáncer de pulmón, páncreas y próstata. Reducen la betacatenina, proteína ligada a muchos tumores; evita la proliferación de las células cancerosas e inducen la apoptosis.

Semilla de Lino o linaza. Esta semilla es útil siempre, pero se ha experimentado en enfermedades como el cáncer de mama, colon, pulmón y próstata, y en el lupus, artritis reumatoide y bronquitis, con buenos resultados. Las semillas de lino son el alimento ideal contra el cáncer de mama. Es la fuente más alta de omega-3, más que el pescado. Es recomendable tomar dos cucharadas (50gr.) al día. Modo de empleo: En un vaso de agua verter una cucharada rasa y esperar 20 minutos. Veremos cómo se forma una gelatina, debido a la capacidad de absorción de líquido de su fibra soluble. La podemos ingerir de esta forma o bien mezclada con cualquier alimento, porque no tiene sabor. Es mejor consumirla molida. Justo antes de comerlas, triturarlas con el agua de remojo para aprovechar mejor sus mucílagos (fibra soluble). Posee propiedades antiinflamatorias y desintoxicantes (expulsa tóxicos de nuestro organismo).

Semilla de Chía. La Chía, junto con el lino, son las semillas con más concentración de omega-3. Es originaria de México y fue cultivada por los aztecas para obtener energía y alta resistencia. Durante siglos esta diminuta semilla fue usada como alimento principal por los mayas y aztecas, que durante sus conquistas subsistían sólo con ella.

Contiene:

-7 veces más omega-3 que el salmón del atlántico

-8 veces más fósforo que la leche

-5 veces más calcio asimilable que la leche

-4 veces más magnesio que el brócoli

-2 veces más potasio que los plátanos

-2 veces más hierro que las espinacas

-3 veces más selenio que el lino
Nutrientes:

Tiene altísimos valores nutricionales y propiedades

-Grasas: El 82% de los lípidos son ácidos grasos esenciales, omega-3 y omega-6. El contenido de omega-3 es el más elevado de los que se conocen (63%) y es fundamental para la prevención y tratamiento de numerosas patologías como las cardiovasculares, la neurodegenerativas, los procesos inflamatorios y el cáncer. Los ácidos grasos omega-3 estimulan y aumentan la fluidez de la comunicación de las neuronas. La semilla de Chía aumenta la capacidad de concentración y da equilibrio emocional. También regula la presión arterial y nos previene de enfermedades coronarias y vasculares.

-Vitaminas: La Chía es una buena fuente de vitamina B.

-Proteínas: Es una fuente rica en proteínas de rápida absorción que favorece el desarrollo muscular de los niños y adolescentes, así como la regeneración de los tejidos. Contiene un 22% de proteínas, todos los aminoácidos esenciales y con un gran aporte de lisina, aminoácido limitado en los cereales. No contiene gluten, por tanto puede ser consumido por celíacos.

-Antioxidantes: Principalmente bioflavonoides, destacando el ácido clorogénico, el ácido cafeico, la mircetina, la quercetina y el kaempferol.

Los flavonoides son antiinflamatorios, antimutagénicos, antivíricos, de agregado antiplaquetario, y anticancerígenos (especialmente recomendable en el cáncer de pulmón y de estómago). También son importantes en la cardiopatía isquémica.

-Minerales: La Chía destaca en minerales. Contiene:

Calcio: 714 mg por cada 100gr de semilla entera (la leche tiene 125 mg)

Magnesio: 390 mg por cada 100gr de semilla entera

Potasio: 700 mg por cada 100gr de semilla entera

Fósforo: 1057mg por cada 100gr de semilla entera

Estos últimos tres minerales son sinérgicos al calcio

-Oligoelementos: Es una gran fuente de hierro 16,4mg/100gr mucho más que el hígado de vaca o las espinacas. También contiene gran cantidad de zinc y magnesio y escasa cifra de sodio.

-Fibra: Contiene el 27% de fibra, que es reductora de colesterol y que retarda el índice de glucosa en sangre. La capa exterior de la chía es rica en fibra soluble muciloide, que al mezclarla con agua forma un gel que produce una digestión lenta y uniforme de carbohidratos sin producir picos de insulina. Cuando se come con cereales integrales se multiplica este efecto. Se recomienda, por ello, en la diabetes.

-Otras propiedades: Hay estudios del 2004, del Dr. Vladimir Vuksan del Hospital St. Michael’s de Toronto, que demuestran que en pacientes con diabetes tipo II, ayuda a reducir la coagulación de la sangre y las inflamaciones. También, con la ingesta de semillas de chía, la presión sanguínea disminuyó más que con la medicación específica. Vuksan, además, describió los mecanismos por los que la chía mejoraba la función endotelial, la fibromialgia y el nivel de hierro.

Se recomienda una cucharada de postre diaria.

Las algas. Las algas son también una fuente de omega-3. Concretamente las microalgas, espirulina y chlorella.

GLA (ácido linoléico u omega-6)

Semillas de sésamo La mejor de las semillas es el sésamo, que contiene aminoácidos y triptófano. El triptófano es un precursor de la melatonina (regula los trastornos del sueño) y de la serotonina (nos proporciona bienestar y equilibrio). Por tanto, es un excelente regulador del sistema nervioso y, también, contiene más calcio que la leche, en concreto, cinco veces más.

Otras semillas muy aconsejables son las de calabaza (antiparasitaria) y las de girasol.

Han sido un alimento importante desde la Prehistoria, especialmente en los países mediterráneos y del este. El sésamo es una de las plantas cultivadas más antiguas y la importancia de su cultivo radica en sus semillas, que resultan increíblemente nutritivas.

Hay distintas teorías sobre el orgien de su cultivo, pero se sabe que se ha extendido por todo el planeta. Hipócrates ya la recomendaba como preventivo y también en muchas dolencias.

Existen numerosas variedades de semillas de sésamo, las más utilizadas y conocidas son las de color pardo. No obstante, también se pueden encontrar semillas de sésamo de color negro con un sabor ligeramente distinto por contener otros minerales.

Las semillas de sésamo contienen cerca de un 20% de proteína, bastante más que algunos frutos secos. Cerca del 50% de su contenido es aceite rico en vitamina E, por lo que el aceite de sésamo es uno de los más resistentes a la oxidación. Estas semillas, además, son ricas en fósforo, niacina, tiamina y contienen la misma cantidad de hierro que el hígado.

-Lípidos: Es una semilla oleaginosa, con un 52% de lípidos, de los que el 80% son ácidos grasos insaturados. Entre estas grasas destacan los omega-6 y algo de omega-3, y la lecitina con abundante fósforo.

-Proteínas: Contiene un 20% de proteínas formadas por 15 aminoácidos con una gran cantidad de metionina (aminoácido esencial). Sus proteínas se complementan con la combinación de cereales o legumbres (arroz con gomasio o hummus,…)

-Vitaminas: Poseen vitamina B1 o tiamina y B2 o riboflavina en cantidades superiores a cualquier otra semilla. También contienen B3, B5, B6, K, ácido fólico, biotina, inositol y colina. Además, vitamina E o tocoferol, que es antioxidante.

-Minerales: El sésamo destaca por su gran cantidad de calcio biodisponible, 670mg en 100gr de semilla entera; la leche solo 125mg. Además, posee los minerales para asimilar el calcio como son: el magnesio, fósforo, silicio, zinc, cobre y boro. También cantidades importantes de potasio, hierro (10,4 mg contra 7,9 mg del hígado), selenio, yodo y cromo.

-Antioxidantes: Contiene compuestos fenólicos llamados lignanos como: sesamín, sesamolín, sesamol, sesaminol, sesamoinol y pinoresinol.

Los lignanos dan estabilidad a los ácidos grasos presentes en la semilla de sésamo. Debido a esto, el aceite de sésamo, siendo poliinsaturado, se usa mucho en la cocina oriental.

-Fibra: Contiene fibra insoluble y mucílagos que aportan una suave acción laxante y una protección de la flora intestinal.

-Propiedades terapéuticas: El sésamo es una semilla energética, alcalinizante de la sangre y remineralizante, pero además destaca por:

-Fortalecer el sistema nervioso

-Mejora el metabolismo

-Su capacidad de disminuir el colesterol en sangre, previene la arteriosclerosis, la hipertensión arterial, el infarto, las hemorroides, las irregularidades menstruales (amenorrea, dismenorrea).

-Retardar el envejecimiento celular y favorecer la longevidad por su contenido en vitamina E de acción antioxidiante.

-Reducir la proliferación de hongos y bacterias.

-Inhibir el desarrollo de células cancerígenas.

-Su acción antiparasitaria.

-Fortalecer la musculatura y así potenciar las actividades físicas, también en el embarazo, en la lactancia y en la convalescencia.

-Mejorar los problemas respiratorios.

-Fortalecer los huesos (osteoporosis, caries, encías) y el cabello.

-Cómo se utiliza: La mejor manera de ingerir el sésamo es mediante la elaboración del gomasio (sal de sésamo) que se usa para sazonar los cereales, verduras, legumbres,…

Se recomienda tomar una cucharada diaria de gomasio.

También podemos usar Tahín o manteca de sésamo, pero antes de consumirlo, es preferible disolverlo y hervirlo unos minutos en un poco de agua para eliminar su efecto pegajoso.

Por último hay que destacar, para aliñar, el aceite de sésamo de primera prensión en frío, que es muy estable debido a sus antioxidantes. Externamente se usa este aceite para masajes, como antiarrugas, protector solar y para las estrías post parto.
Tostado de las semillas de sésamo para la elaboración del gomasio

Esparcir las semillas de sésamo que se deseen tostar en un recipiente. Mirar detenidamente, retirando las impurezas, arenilla o piedrecitas.

Colocarlas en un colador fino, pasarlas por agua fría, y poner debajo un plato blanco para ver si están limpias, y escurrir bien.

Calentar ligeramente una sartén o cazuela, sin aceite, y añadir las semillas mojadas. Removerlas constantemente con una cuchara de madera.

Si las semillas empiezan a saltar, reducir la llama.

Cuando las semillas estén sueltas, secas y crujientes, con un ligero aroma tostado y un volumen más abultado que cuando están crudas, estarán tostadas. Su color prácticamente no habrá cambiado, será marrón claro. Si están más oscuras, significa que se han quemado y deberán tirarse. Este procedimiento solo dura unos minutos.

Añadir sal (3 cucharadas de postre por paquete de 250 gr.), y remover unos instantes para que la sal también se tueste ligeramente. La sal, al tostarse, no cambia su color. La cantidad de sal es variable dependiendo de lo que se quiera conseguir. En las enfermedades yin como el cáncer, la cantidad de sal es superior, siendo la proporción sésamo – sal = 7 – 1

Dejar las semillas ligeramente tostadas en una bandeja o plato para que se enfríen completamente. A continuación, triturarlas, teniendo en cuenta que la mitad de ellas tienen que quedar enteras. Después guardarlas en un recipiente hermético de cristal y conservarlas solo 10 días en la nevera.
Semillas de girasol y su tostado.- (hay 140 mg de calcio en 100 gr de semilla cruda)

Provienen de la familia de las margaritas, originarias de América del Norte. Hasta la década de 1960, esta valiosa semilla no se utilizó para el consumo humano. El valor nutritivo de las semillas de girasol es remarcable, contiene más proteína que la carne y la mayor parte de aceites y grasas son de naturaleza poliinsaturadas. Es una buena fuente de calcio, fósforo, hierro y vitaminas A, D, E y muchas del complejo B. La semilla de girasol es eficaz contra el Alzheimer.

El procedimiento de tostado casero es similar al de las semillas de sésamo (pero éstas no se trituran), salvo que sí cambian de color al ser tostadas (pasarán de crudo a dorado brillante). Si el color ha cambiado a marrón oscuro es que se han quemado. Se salan hacia el final del tostado, al gusto.

Se conservan bien durante unas dos semanas.
Semillas de calabaza y su tostado

Estas semillas son de tamaño más grande. Tienen un alto contenido en proteínas y grasas poliinsaturadas. Son una fuente excelente de hierro, fósforo y magnesio, este último es necesario para metabolizar el calcio que entra en nuestro organismo; también tienen zinc y vitamina A.

Contienen además calcio y vitaminas del complejo B. Las semillas de calabaza son recomendables para tratar problemas relacionados con la próstata, la cistitis, infecciones urinarias, incontinencia urinaria, vejiga irritable, como emoliente de todo el tubo digestivo, como diurético y como anti-inflamatorio. También para problemas digestivos como dispepsia, acidez de estómago, estreñimiento, flatulencia, putrefacción intestinal.

Además, se emplea para descargar nuestro organismo de parásitos intestinales, para las hemorroides, la insuficiencia renal y los cálculos renales.

El método de tostar las semillas de calabaza es el mismo que el de las semillas de girasol, y el salado también. Éstas, cuando estén ligeramente tostadas se abultarán un poco y su color cambiará de verde a marrón claro.
Semillas con gran valor nutricional: la Quinoa y el Amaranto

La quinoa y el amaranto no son en realidad cereales, son las semillas de las quenopodiáceas y poseen un gran potencial proteico.

La Quinoa y el amaranto eran considerados alimentos sagrados por las civilizaciones Incas y Aztecas.

Actualmente la FAO (Food and Agriculture Organization) nos dice: la quinoa posee los nutrientes más cercanos al ideal para el ser humano. La NASA eligió la quinoa como alimento más nutritivo para los viajes espaciales.

La quinoa es una proteína completa, hepatoprotectora, vermífuga, que favorece el desarrollo de la flora intestinal y es anticancerígena.

Ambas semillas tienen similar composición, contienen los 8 aminoácidos esenciales, destacando el 18% de proteínas en la quinoa y el 16% en el amaranto, contra el 10 – 14% de los cereales convencionales. Contienen lisina, metionina y cisteína en cantidades muy superiores a los cereales que usamos normalmente. Por ejemplo, la quinoa tiene 5 veces más lisina y más del doble de metionina que el trigo. El arroz integral contiene todos los aminoácidos esenciales, pero es escaso en lisina.

La espelta y la soja también contienen todos los aminoácidos esenciales. La espelta, que tiene una adecuada proporción de lisina y un alto contenido en triptófano, también es rico en zinc, con interesantes propiedades cardiovasculares.

La quinoa tiene proteínas superiores a la caseína de la leche, además de contener también más cantidad de hierro y calcio. Posee 1,4 veces más lisina que la soja, 5 veces más que el maíz, 20 más que el trigo y 14 más que la leche. La calidad proteica de estas semillas se debe a la cantidad de germen que poseen. La quinoa posee un 30% de germen, mientras que en los cereales convencionales es del 1% aproximadamente.

Tanto la quinoa como el amaranto no contienen gluten, por lo que pueden ser consumidos por celíacos.

La combinación de quinoa y amaranto en una misma ingesta logran un resultado mucho más nutritivo que si lo tomamos por separado, por su gran aporte de proteínas.

Estas dos semillas son además pobres en grasas y contienen más hierro, calcio, fósforo, vitamina E y fibra que los cereales convencionales. Tienen también gran cantidad de vitaminas del grupo B.

La quinoa y el amaranto son, pues, alimentos adecuados en todas las enfermedades y convalescencias.

Propiedades terapéuticas de la quinoa y el amaranto

Están consideradas como un alimento excelente y de alto valor para la alimentación del ser humano.

-Son hepatoprotectoras

-Anticancerígenas

-Vermífugas

-Potencian el desarrollo de la flora intestinal
LOS ACEITES

Otra fuente de grasas saludables son los aceites de primera presión en frío, y poco filtrados, que son antioxidantes.

Entre los aceites recomendados están el de sésamo (49% de ácido linoléico u omega-6) y el de oliva (omega-9). Su uso ha de ser comedido, porque un poco, como por ejemplo, una cucharada diaria, estimula el hígado, pero demasiado lo bloquea. En España e Italia, y en general en los países mediterráneos, se suele dar un excesivo consumo al aceite, sobre todo el de oliva; se utiliza casi en cada plato o preparación. Es recomendable emplearlo en una sola preparación diaria y utilizar el aceite de sésamo para aliñar.

El aceite de sésamo ayuda a disminuir el colesterol, es energizante físico – mental, siendo recomendable para evitar la pérdida de memoria, el estrés, depresión, insomnio y como regulador intestinal por su fibra. Su contenido en hierro y calcio lo hacen recomendable para la anemia y la osteoporosis. Previene especialmente el cáncer de colon.

El aceite de sésamo nos protege de los rayos solares (UV) debido a la alta concentración de alfa, beta y delta-tocoferoles. Tiene un gran contenido en vitamina E, Zinc y Minerales.

Para cocinar, usaremos el aceite de oliva de 1ª prensión en frío, sin refinar; y para aliñar el aceite de sésamo.

El aceite de oliva virgen 1ª prensión en frío puede ayudar a prevenir el cáncer. Protege las arterias reduciendo el colesterol LDL. Reduce la presión arterial y ayuda a regular el azúcar sanguíneo. Es un potente antioxidante.

El uso equilibrado del aceite

Existen diversos tipos de aceite en el mercado. Si nos fijamos en los de mayor calidad, hallaremos en primer lugar el prensado en frío, obtenido mediante procesos mecánicos como la trituración y con un filtrado mínimo. Este método conserva el aroma y gusto natural del aceite, retiene sus antioxidantes y previene su deterioro. Los aceites prensados en frío mantienen constante su densidad líquida a temperaturas normales e incluso frías.

Aunque el aceite más fácil de encontrar en el mercado es el de oliva, es recomendable usar el de sésamo para aliñar.

El aceite cocinado genera una energía y efecto básicamente de contracción, densidad y calor interior.

El aceite crudo tiene un efecto expansivo y de enfriamiento, dispersión y relajación. Actúa fundamentalmente en la superficie del cuerpo, mientras que el aceite cocinado actúa fundamentalmente en el interior de los órganos, principalmente del hígado. Por ello es imprescindible, en las personas con sobrepeso, tomar la raíz de daikon rallado con unas gotitas de jengibre cuando coman preparaciones con aceite cocinado. El daikon es un rábano japonés que actúa como antídoto anti-grasas, que equilibra y estimula las funciones hepáticas.

No debemos relacionar forzosamente nuestra necesidad de grasas de buena calidad con el consumo de aceites. La mejor forma de aportar estas sustancias al organismo o la más natural es poniendo más atención en el consumo diario de semillas (sésamo, calabaza, girasol, lino y chía) especialmente en invierno y en épocas frías. Es muy importante masticarlas bien, ya que igual que las leguminosas, pueden producir gases. Su escaso contenido de líquido, por otra parte, hace necesaria una buena masticación.

Existe otro tipo de aceite de sésamo, el aceite de sésamo tostado. Tiene muy buen sabor, pero por su precio, está considerado como de capricho. Se utiliza en frío, en algunas salsas y aliños de vez en cuando. También podemos utilizar alguna vez, para variar, el aceite de lino. El aceite de lino o linaza, prensado en frío, es aconsejable para cuidar y rejuvenecer la piel (agregar una cucharada sopera a la sopa de miso cuando ya está hecha y tomarlo en caliente, pero sin hervir).

Aunque la dosis recomendada es de una cucharada por persona y por día, no es adecuado poner una regla fija para todos.

Cada individuo es único y tiene unas necesidades alimenticias que dependen del trabajo que realiza. Una mayor actividad incrementa la necesidad de aceite de buena calidad.

El consumo de aceite también depende del clima. En verano usaremos aceite crudo y en invierno lo cocinaremos para que nos caliente.

Cocinando, se aconseja ser muy parcos con el aceite y poner justo unas gotas para lubricar el fondo del wok o cazuela.

Es importante aprender a preparar platos sabrosos, apetitosos y revitalizantes sin necesidad de utilizar un exceso de aceite.
PROTEÍNA ANIMAL: PESCADO

El Dr. Shinya nos dice que la grasa del pescado no congestiona las arterias. Los consumidores de pescado no llegan a desarrollar diverticulosis.

Los animales, tanto carnívoros, herbívoros y aves, tienen una temperatura superior a la del cuerpo humano, oscila entre los 38,5ºC y llega a 41,5ºC en el caso del pollo. Cuando la grasa entra en un ambiente de menor temperatura como es el cuerpo humano, se vuelve más pegajosa y densa, y dentro de los vasos sanguíneos se estanca y congestiona.

Los peces son animales de sangre fría. El aceite de pescado al entrar en el torrente sanguíneo humano con más temperatura, hace la sangre más fluida, disminuyéndonos el nivel de colesterol malo.
Pescado y aceite de pescado. La mayor protección contra el cáncer (cáncer de colon y diseminación del cáncer de seno) la ofrecen las semillas y los pescados ricos en ácidos grasos omega-3. Entre ellos se encuentran las sardinas, caballas, arenque…(las sardinas contienen oxalatos y pueden fomentar los cálculos renales en personas susceptibles).

VITAMINAS

Es distinto tomar vitaminas mediante los alimentos que en forma de suplementos. Por ejemplo, nuestro cuerpo absorbe mucho mejor la vitamina C del brócoli que la misma cantidad aislada del alimento. Cuidado con los suplementos que contienen dosis elevadas de vitaminas A y E, porque en vez de protegernos contra el cáncer, aumentan el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Las vitaminas se encuentran en todos los alimentos integrales, por lo que no es aconsejable tomarlos en forma de suplementos.

Tocoferoles:

Vitamina A → Betacarotenos → zanahoria y calabaza

Vitamina E → aceites, semillas, cereales, legumbres

Vitamina C → brócoli, coles, col de bruselas, zanahorias

La mejor vitamina para el cáncer es la vitamina D, que puede obtenerse tomando el sol de una forma prudente. Los enfermos de cáncer tienen déficit de vitamina D.

FIBRA

La Fibra es indispensable para preservar la flora intestinal que se alimenta de ella. Hay dos tipos de fibra: las solubles y las no solubles.

La fibra soluble se llama prebiótica y su objetivo es estimular el crecimiento de las bacterias beneficiosas del ecosistema intestinal, llamadas probióticas.
RECOMENDACIÓN DIETÉTICA ( Síntesis de los alimentos que nos curan)

-Consumir alimentos ecológicos. La alimentación ecológica aporta beneficios para la salud, también para el medio ambiente y permite contribuir a la diversidad biológica y a prevenir el cambio climático.

Se recomienda el consumo de:

-Cereales integrales, fuente de energía

-Harinas integrales. Pan integral de espelta.

-Incrementar el consumo de verduras como la zanahoria, la calabaza (betacarotenos), crucíferas (brócoli, coles de bruselas, col rizada, col roja,…); ajo (macerado con tamari); cebollas y puerros. Todas las nombradas, por su contenido en fitoquímicos.

-Legumbres como las lentejas, garbanzos y azuquis, por sus proteínas de buena calidad.

-Pescado blanco y azul, pequeños porque estimulan la inmunidad

-Algas de mar como la wakame, arame, kombu, dulse y nori, por su aporte en minerales. Y las de agua dulce como la chlorella y la espirulina. Todas ellas como potenciadoras del sistema inmune.

-Semillas de sésamo, calabaza, girasol, lino y chía (estimulan la inmunidad), porque contienen grasas de buena calidad.

-Aceite de sésamo y oliva de primera prensión en frío.

-Miso, salsa tamari y ciruela umeboshi, por su aporte en fermentos.

-Manzanas y peras cocidas.

-Frutos del bosque como arándanos, moras, frambuesas, etc de la temporada, en pequeñas cantidades (inhiben la angiogénesis, producen apoptosis), o bien liofilizados, porque no pierden sus fitoquímicos.

-Sal, a través del gomasio o diluida en los alimentos.

-Condimentos como la cúrcuma (anti-angiogénesis) junto a la pimienta negra. Disolver 1 cucharadita de café de cúrcuma en media cucharada sopera de aceite de sésamo u oliva y una pizca de pimienta negra para condimentar verduras al vapor o para añadir a los cereales integrales en el momento de apagar el fuego.

Y el jengibre, molido en el té, o con los cereales, o con verduras… El jengibre induce la muerte de las células cancerosas, tanto por apoptosis como por autofagia.

-Plantas como el romero, tomillo, albahaca, orégano, perejil, para condimentar cereales, legumbres, pescado…

-Setas como shiitake (donko), reishi, maitake y coriolus versicolor por ser estimulantes del sistema inmunitario. Para sopas, con verduras, legumbres…

-Para endulzar, puede emplearse la stevia en hojas (no en comprimidos).

-Beber: té verde y té kukicha (anti-angiogénesis), agua de mar purificada y diluida en agua mineral o filtrada, y la misma agua filtrada con unas gotas de limón. Todas estas bebidas alcalinizan.

(Página 280-295 ALIMENTACIÓN, ENERGÍA VITAL EN EL CÁNCER)