Comino Negro -Nigella sativa-

El comino negro o Nigella sativa es una planta originaria de Egipto que, por sus propiedades para la salud, se expandió a otras culturas como la griega, romana, hacia Asia, Oriente Medio y África, hasta llegar a nuestros días como un potente remedio natural.

Semilla de Comino Negro

Contiene una elevada de concentración de nutrientes y fitoquímicos:

  • Destacan principalmente los ácidos grasos omega 3, 6, 9, y polifenoles como la timoquinona, que juntos trabajan como antiinflamatorios.
  • Aminoácidos: arginina, leucina, … Hasta 8 de los 9 aminoácidos esenciales.
  • Carbohidratos monosacáridos: glucosa y arabinosa.
  • Calcio, fósforo, hierro, potasio, magnesio, selencio y zinc.
  • Esteroles: betacarotenos.
  • Vitaminas: A, C y vitaminas del grupo B.

Beneficios

El conjunto de todos sus componentes nos muestra un alimento que, en la última década, se describe con el término «inmuno-nutrición«. Además es antioxidante (capta los radicales libres) y antialérgico (controlando la histamina).

Tanto las semillas como el aceite de comino negro son una solución natural para afecciones respiratorias, en procesos como irritación de garganta, congestión nasal, bronquitis (el comino negro es broncodilatador). Destaca en el tratamiento del asma. Gracias a la combinación de la timoquinona y los ácidos grasos es una nueva opción clave para el tratamiento de esta enfermedad, porque carece de efectos secundarios. Muchos pacientes dejan el tratamiento alopático por sus efectos adversos.

Hay un estudio realizado en el Hospital Universitario King Abdulaziz (Arabia Saudita), que demostró una reducción de eosinofilia en sangre, que es un marcador importante en los ensayos del asma.

Otros beneficios para la salud se observan en patologías metabólicas, prurito en la piel, mareos, digestión.

La Medicina India Ayurveda utiliza el comino negro por sus extensas propiedades medicinales para la tos, fiebre, mareos, asma, dolores como el dolor de cabeza, de muelas y de espalda, obesidad, diabetes tipo 2, infecciones, inflamaciones, para el sistema digestivo: espasmos gastrointestinales, reflujo gastroesofágico, disentería, así como la hepatitis C (el comino negro es hepatoprotector).

Además de todos estos beneficios, el comino negro se caracteriza por ser:

  • Antibacteriano
  • Hipotensivo
  • Hipolipemiante
  • Citotóxico
  • Aumenta la producción de leche materna
  • Antifúngico
  • Propiedades dermatológicas como en el tratamiento de eccemas, psoriasis y micosis
  • Para el cutis se mezcla 1 cucharada sopera de aceite de comino negro junto a 1 cucharada de aceite de oliva. Aplicar sobre el rostro durante 1 hora.
  • El aceite también se usa en masajes para dolores articulares.

Formas de uso

Podemos tomar las semillas de comino negro masticándolas directamente (1 cucharada de postre diaria) o bien tostándolas y triturándolas. También puede tomarse en forma de aceite esencial, por su contenido en compuestos volátiles (85% del total), que se obtiene por destilación al vapor. Los compuestos volátiles incluyen: p-cimeno, timoquinona, terpinol, alpha-pineno, carbacrol y limoneno. Tienen efectos antifúngicos, antibacterianos y antioxidantes.

La timoquinona es también anticancerígena. Se ha estudiado su efecto sobre todo en el cáncer del colon. Hay otros estudios de su utilidad en la epilepsia infantil.

El aceite de comino negro se puede tomar mezclándolo con la comida (sopas, purés, ensaladas, guisos y salteados).

¿Conocías el uso y propiedades del comino negro?

Ormus u Oro Monoatómico

Es un alimento natural que, a lo largo de la historia, ha demostrado ser un gran medicamento, no tan solo para el ser humano sino también para animales y plantas.

Es fácil de obtener en la naturaleza porque se prepara con agua de mar o con sal de calidad como la del mar muerto o la del Himalaya, mediante un proceso artesanal o alquímico.

¿Cuál es esta propiedad destacada?

Su propiedad más destacada para la salud es la de ser un potente súper conductor bioeléctrico. Se sabe que la energía fluye con gran rapidez en todos los organismos para conseguir una regeneración celular.

Actualmente hay estudios científicos sobre los “superconductores” en los que se demuestra su aplicación médica, especialmente cuando el superconductor tiene pocos átomos como en el caso del Oro Monoatómico, que solo contiene 1 átomo: Superconductividad ICMM-CSIC, Científicos de la Universidad de Chicago, Laboratorios Arbonne, entre otros.

El Ormus puede obtenerse líquido o en polvo, y es de color blanquecino. Por eso se le llama “Oro Blanco” u “Oro Monoatómico”.

El Ormus es una fórmula compuesta por sales minerales y metales preciosos. Contiene aproximadamente 80 elementos de los 118 de la tabla periódica actual, excluyendo el Sodio y el Cloro.

Contiene en forma monoatómica 8 metales preciosos en 2 grupos de metales preciosos. El grupo de Platino Ligero: con Rutenio, Radio, Paladio y Plata. Por otra parte, el grupo de Platino Pesado: con Osmio, Iridio, Platino y Oro.

Historia del Ormus

Sabemos que es un alimento-medicamento que se remonta a las primeras culturas de la historia de la humanidad. En la antigüedad se tomaba para mejorar el liderazgo, la intuición, la percepción, como clave de la longevidad… En Egipto, el Ormus, llamado “Sho-Pan” o también “NFKZT”, estaba limitado a los faraones y a unos pocos elegidos. Se tomaba para la expansión de la conciencia y para una larga vida.

Los dioses Sumerios también lo consumían y lo llamaban “Star-Fire” y se lo dieron a un grupo de humanos que eligieron como representantes de los dioses en la Tierra.

Los Caldeos, astrólogos de Babilonia, también se beneficiaron de Ormus y lo llamaron “SEM-An-Na”.

En la mitología griega el oro monoatómico apareció en el corazón de la leyenda del Bellocino de Oro. Alejandro Magno lo conocía como “Piedra del Paraíso”.

En al Antigua Roma el oro fue utilizado para el tratamiento de las úlceras de la piel. Actualmente se usa papel de oro para dicho tratamiento.

En la Europa medieval los alquimistas mezclaron oro con bebidas para mitigar el dolor de la artrosis.

En 1885 se hizo famoso por su utilidad en problemas de corazón, circulación y como anti-artrítico.

En 1890 el Dr. Robert Koch descubrió que el bacilo de la tuberculosis no podía vivir en oro coloidal. Su trabajo obtuvo el Premio Nobel de Medicina.

Fue en 1982 cuando el investigador David Hudson lo redescubrió poniéndole el nombre de ORME (Orbitally Rearanged Monoatomic Element), y presentó la patente en 1988. Otros investigadores posteriores latinizaron este nombre en “Ormus”.

Cuando David Hudson se retiró de la investigación científica del ORME, Barry Carter continuó estudiando los métodos de obtención, sus efectos terapéuticos y curativos. La acción del Ormus en la agricultura es beneficioso, tanto en el crecimiento de los frutos que aumentan de tamaño como en el rendimiento.

Beneficios para la Salud

Podríamos definirlo como una medicina holística que nos da la naturaleza, porque actúa en todo nuestro ser, desde el nivel físico al energético, emocional, mental y espiritual.

A nivel Físico:

Actualmente el oro se usa para reparar nervios y vasos sanguíneos dañados, huesos y membranas, y en el tratamiento de varios cánceres como el de próstata. Se está probando como antiviral, también para cardiopatías, circulación, arteriosclerosis e hipertensión.
Es termorregulador, antiinflamatorio (sistema músculo-esquelético: artrosis, artritis, bursitis y tendinitis), para las contracturas musculares y para la fibromialgia.
Es alcalinizante, ya que su pH es de 10,78, antioxidante, regenerador celular, antiaging, reparador del ADN, revitalizante,…

Refuerza los sistemas inmunológico, nervioso y digestivo.

Usos:

  • tonifica la piel y el cabello
  • para enfermedades de la piel como la psoriasis
  • para la cicatrización de heridas y quemaduras.
  • Alivia el Síndrome Premenstrual.
  • Calmante del dolor de artrosis, artritis, afecciones bucales
  • Repara los filamentos del ADN

No tiene ningún efecto secundario ni interacciones con ningún medicamento.

A nivel Energético:

La energía fluye más, aumentando los “Bovis”, sube la vibración, aumenta la resistencia, el dinamismo y el vigor.

A nivel Emocional:

Induce al estado de relax, de calma, de alegría, es antidepresivo y desestresante. Ayuda en los comportamientos adictivos como el tabaquismo y las drogas.

A nivel Mental:

La sustancia primordial del Ormus es el oro monoatómico, elemento potenciador de la mente, de nuestras capacidades cognitivas, especialmente de la inteligencia y la memoria. Nos da claridad mental y creatividad.

A nivel Espiritual:

Nos ayuda en la expansión y evolución de la conciencia. Se experimentan meditaciones más profundas y sueños más claros. Aumenta la energía de los chakras y produce una activación de la espiritualidad.

Medicina Ayurveda

Para la Medicina Ayurveda, con más de 5000 años de antigüedad y practicada actualmente, el oro ayuda a la longevidad, rejuvenecimiento, memoria, es afrodisíaco, tónico cardíaco, promueve una mejor visión, una mejora del intelecto y es desintoxicante. También es útil para la anemia, el asma y los desórdenes nerviosos.

 

ESTA INFORMACIÓN PUEDE MEJORAR LA VIDA DE TODOS LOS SERES VIVOS. Para ampliar información:

Potaje de alubias con calabaza

La calabaza es la verdura más indicada para la diabetes junto con el mijo. Refuerza los  sistemas: inmunológico, cardiovascular, digestivo, urinario y la vista.

Las alubias son una gran fuente de proteína vegetal, de hidratos de carbono, de minerales (hierro, potasio, fósforo, cobre y manganeso). Tambien nos aportan ácido fólico.

Las alubias favorecen la digestión y el transito intestinal, fortalecen el corazón y todo el sistema cardiovascular pues controlan los niveles de colesterol y azucar en la sangre.

Hoy te propongo una receta ideal para estos días de frío intenso y que emplea, como ingredientes principales, la calabaza y las alubias.

¿Qué ingredientes necesitas?

  • 1 cebolla roja grande
  • 2 zanahorias medianas
  • 1/2 hoja de alga kombu
  • 1 hoja de laurel
  • Un pellizco de comino y de orégano triturados para el final de la cocción
  • Una pizca de perejil picado
  • 1 cucharada sopera de miso de cebada o de arroz
  • 200 gr. de alubias blancas lavadas y remojadas la noche anterior. Usaremos el agua de remojo en la cocción porque contiene enzimas necesarias para la digestión.
  • 3 medidas de agua por medida de alubias
  • 300 gr. de calabaza
  • 2 cucharadas soperas de aceite de sésamo
  • 2 cucharadas soperas de semillas de calabaza tostadas y saladas
  • Una pizca de sal
Imagen de «Estoy hecho un cocinillas» https://bit.ly/3qw8oc7

Preparación:

  1. Lavamos las alubias y las dejamos en remojo la noche anterior.
  2. Ponemos las alubias con el agua de remojo y algo más para llegar a las 3 medidas de agua por medida de  alubias en una olla a fuego fuerte. Cuando hierva, espumamos y añadimos el alga Kombu.
  3. Mientras cocemos las alubias lavamos la calabaza, la cortamos por la mitad, le ponemos unas gotitas de aceite y sal y la introducimos en el horno a 100ºC. Cuando ya está cocida, la pelamos y troceamos a trocitos pequeños.
  4. En una cazuela calentamos el aceite e introducimos la cebolla cortada muy fina a medias lunas. Removemos y cuando esté transparente le añadimos una pizca de sal y la zanahoria cortada a láminas finas. Dejamos cocer a  luego medio durante 5 minutos y añadimos la hoja de laurel.
  5. Cuando las alubias ya están cocinadas, le añadimos las verduras.
  6. Ponemos agua para cubrir todos los ingredientes, tapamos y dejamos cocer durante 15 minutos. Añadimos el comino y el orégano 5 minutos antes de apagar el fuego.
  7. Añadimos la cucharada de miso y removemos bien.
  8. Servimos el potaje con el perejil por encima.

¡Buen provecho!

Recuerda, si quieres aprender y preparar más recetas macrobióticas para todo el año, puedes descargar gratuitamente el libro Recetas Macrobióticas para la Salud desde aquí.

Despertando Conciencia

Pocos son los despiertos. Unos viven hipnotizados, otros completamente dormidos, en una aparente verdad que no existe. Seamos críticos, cuestionémonos todo, porque cuando la verdad salga a la luz no se nos rompa el corazón y podamos soportar la cruda realidad que se nos revelará.

Hemos llegado al momento del despertar colectivo de la humanidad. Este despertar disolverá por completo los miedos y ansiedades actuales para pasar a un estado de alegría y bienestar absoluto, de paz, libertad y abundancia para siempre. Habrá un nuevo amanecer y un nuevo paraíso.

Para empezar a despertar te recomiendo que descargues gratuitamente mi libro Despierta!!! Busca la Verdad.

Reflexiones -3ª parte-

En un post anterior (leer aquí) te mostré la Meditación para tu Ascensión. Hoy te comparto un ejemplo de Meditación tanto para tu Ascensión como para ayudar a nuestro planeta Gaia en su Ascensión.

Es recomendable combinar estos 2 tipos de Meditación para avanzar conjuntamente:

Te anoto el siguiente enlace con la Meditación para ayudarnos y ayudar a nuestro planeta en su Ascensión: clica aquí

Si deseas profundizar más, puedes descargar gratuitamente el libro Despierta!!! Busca la Verdad

Receta: Crema de Peras

La pera, junto con la manzana, es la fruta de otoño-invierno más recomendada por la macrobiótica. Es una fruta que nos hidrata y nos sacia por la gran cantidad de agua que contiene. Su fuente de fibra ayuda a disminuir el colesterol y la hipertensión, a la vez que la hacen muy digestiva.

Su contenido en fructosa es de tan solo un 5%, ideal para los diabéticos.

Es una fruta recomentada por su contenido en potasio, calcio y hierro (importante para el control de la anemia).

La pera es rica en antioxidantes y vitaminas. La vitamina D de la pera protege nuestro sistema cardiovascular y el corazón.

Una forma que te propongo de incorporar las peras en la dieta es la siguiente receta de crema de peras, que aconsejo tomar entre las comidas.
Ingredientes que necesitarás para 6 personas:
  • 6 peras conferencia
  • 2 vasos de agua
  • 1 umeboshi (la umeboshi nos ayuda a yanguizar la fruta)
  • 1 cucharada sopera de kuzu
  • 6 hojas de menta

 

Preparación:

  1. Se pelan las peras, se cortan en ocho partes y se eliminan las semillas.
  2. Ponemos en una cazuela las peras, la umeboshi y un vaso de agua. Las cocemos a fuego medio.
  3. Diluimos la cucharada sopera de kuzu en un poquito de agua fría.
  4. Cuando la pera está blanda, vertemos el kuzu en la cazuela y no paramos de remover hasta que se espese y se vuelva transparente.
  5. A continuación trituraremos el contenido en una batidora sacando previamente el hueso de la umeboshi.
  6. Para adornar pondremos por encima una hojita de menta por persona

¡Buen provecho!

¿Quieres aprender más recetas sencillas, sanas y deliciosas? Recuerda que tienes acceso gratuito al libro digital Recetas Macrobióticas para la Salud desde esta misma web.

Superación de enfermedades crónicas mediante la macrobiótica

Hace más de 16 años que empecé a practicar la macróbiotica. Durante estos años me he quedado sorprendida de la cantidad de enfermedades crónicas que dejan de serlo gracias a ella. La lista es larga, pero quiero mostraros las que más me impactaron:

La primera, evidentemente, fue mi superación y la de más personas de la Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica.

Psoriasis por todo el cuerpo, glomerulonefritis, artrosis, artritis, cistitis de repetición, reflujo gastroesofágico, cáncer,…

En todas estas enfermedades la macrobiótica fue acompañada por alguna terapia holística y por cambios como los que desarrollo en mis libros.

Hoy comparto contigo 3 testimonios de personas que conocí y que superaron el cáncer:

Recuperación de Leucemia

En septiembre del 2011, asistí a un curso de cocina medicinal en ESMACA (Escuela Macrobiótica de Cataluña)  impartido por Christina Pirello. Ella es una americana defensora de los alimentos enteros y orgánicos, porque únicamente gracias a la macrobiótica, superó la leucemia.  Su testimonio de su curación es el siguiente:

A partir de los 14 años empezó a suplementar su alimentación vegetariana con comida basura, y se fue engordando hasta alcanzar los 120kg. Con 26 años fue diagnosticada de una leucemia terminal y los médicos no le dieron  ninguna esperanza con el tratamiento convencional. Le dijeron que viviría de 6 a 9 meses. Su madre se murió 6  meses antes de cáncer de colon.

Un compañero de trabajo le presentó al que sería su marido, Robert Pirello, experto en macrobiótica, que le enseñó a alimentarse de una forma saludable. Al cabo de un mes la enfermedad empezó a remitir y a los 8 meses fue total.  Pasó de los 120kg a pesar 60Kg. A los 14 meses del diagnóstico los médicos le encontraron anemia, pero ya no existía la leucemia. De esto hace 30 años.

Christina Pirello opina que las personas diagnosticadas de cáncer han de probar primero la macrobiótica y después  valorar si es necesario hacer el tratamiento médico convencional.

Ella aconseja que:

  • Los 3 primeros meses la alimentación macrobiótica tiene que ser muy estricta para que la sangre se renueve  totalmente. Vivir muy aislado, nada de diversión. Al principio odió el arroz integral, pero se dijo “eres tú o yo” y se acostumbró.
  • ”Los 6 primeros meses te curas más por lo que dejas de comer que por lo que comes, pero cuanto más arroz,  mejor”. Hasta después de 5 años del diagnóstico no probó el chocolate.
  • También dijo que para una persona sana que desee mejorar es mucho más recomendable la macrobiótica que los ayunos y las limpiezas.

En todo el proceso de curación Christina Pirello trabajó duro para superar todos los obstáculos que se presentaron.  Desarrolló una amplia experiencia en macrobiótica y se dio cuenta que su vocación era ayudar a otras personas. Desde 1988 ha estado dando seminarios y conferencias en todo los Estados Unidos. Ganó un premio Emmy por su programa semanal de cocina en televisión, que se emite en más de 150 canales. Ella y su esposo Robert publican una revista bimensual llamada “Whole Foods Christina Cooks”. También juntos operan una agencia de viajes  especializada en vacaciones sanas a destinos exóticos.

Christina ha escrito 5 libros de cocina e imparte clases como profesora de artes culinarias en la Universidad de  Drexel en Philadelphia. Es miembro de la junta directiva del mercado agrícola y del AIVP (Asociación Internacional de Profesionales Culinarios). Tiene el Bachelor y el Master en Bellas Artes por la Universidad de Miami, y fue  galardonada con un Master en Nutrición en la Universidad de Drexel, Philadelphia, en el 2003.

Recuperación de Tumor Cerebral

“Estaba paralizado de mi parte izquierda debido a un tumor cerebral. No podía hablar. Mi familia, queriendo buscar una alterantiva a la cirugía, me llevó al centro macrobiótico Cuisine et Santé, en St.Gaudens, Francia. Cuando llegué no podía andar ni hablar. René Lévy me recomendó una dieta estricta, y después de 15 días ya podía contestar el  teléfono. Comí sólo arroz, mijo, trigo sarraceno y alga hiziki, mañana, tarde y noche durante 9 meses.

La masticación fue muy importante, masticaba lo máximo posible. Bebía lo mínimo, un poco de miso disuelto en agua caliente o un poco de té kukicha de vez en cuando.

Me iba del centro y volvía, había avances y retrocesos. En Agosto de 1984 comencé a caminar nuevamente y en 1987 empecé a practicar Aikido (arte marcial japonés que busca neutralizar al adversario sin dañarlo. Forma a sus  practicantes como promotores de la paz). Era una buena  rehabilitación para mí, para coordinar mi parte izquierda y derecha, y restablecer el equilibrio. Practicaba 3 veces a la semana. Y es así como la macrobiótica cura lo más  horrible con algo simple: se basa en la reflexión personal y el despertar de la conciencia.

Comiendo macrobiótica fabricamos una nueva sangre y damos a nuestro organismo la posibilidad de regenerarnos y curarnos”.

Actualmente Briac disfruta de plena salud y colabora en Cuisine et Santé (Saint Gaudens).

Recuperación de cáncer de ovarios

Consuelo López Martínez es enfermera y experta en macrobiótica y en el arte japonés del Jin Shin Jyutsu. Logró sanarse de  cáncer de ovarios gracias a la macrobiótica y a la disciplina oriental del arte de curar, energizando cuerpo, mente y  espíritu.

En la Primera Jornada de Salud Consciente que se celebró el 16 de Junio de 2012 en Tarragona, Consuelo López y Óscar Paüls fueron ponentes junto conmigo.

Ella nos contó: “Tuve cáncer de ovarios siendo enfermera en ginecología. Entendí la salud como la salud integral.  Actualmente ya han pasado 11 años y me he mantenido sana, sin ningún resfriado, sin casi ni un dolor. Si esto  ocurre, pongo las manos (según el Jin Shin Jyutsu) y desaparece.

Conocí a una doctora Naturista que me enseñó la sanación integral (mente, cuerpo y espíritu) y empecé a trabajar  mediante este procedimiento de un modo físico, emocional y espiritual. Del cáncer aprendí a cuidarme. Entendí que el alimento es fundamental porque es energía y el alimento ha de ser natural y con vida. Ha de ser integral. Tenemos que cuidar bien los órganos porque dependen de lo que comemos. Por ejemplo, las legumbres para nuestros riñones.

Ahora vivo en el campo, cultivo los alimentos en mi huerto. Me alimento según la macrobiótica y me pongo las  manos para armonizar todas mis energías, físicas, emocionales y mentales. En esto consiste el Jin Shin Jyutsu. La macrobiótica y el Jin Shin Jyutsu forman una unidad en el cuidado de los flujos energéticos. Qué como y qué pienso es fundamental para la salud y el bienestar.

Nuestra sociedad está enferma y nos arrastra a una vida enferma. Tenemos que cambiar de vida.

Si tengo una reunión necesitaré fuerza y lo conseguiré con una comida más yang de lo habitual. Hemos de conocer cómo se mueve la energía dentro de nosotros.

Somos energía, inteligencia y amor. En cuanto a la energía mental, venimos a trabajar la mente para entendernos.  Nos aferramos a los pensamientos, pero tenemos que liberarnos de los pensamientos obsesivos para ser felices. No hemos venido a sufrir, hemos venido a ser felices, a realizar nuestros sueños, y tenemos todas las herramientas para conseguirlo”.

 

Si quieres leer más, descarga el libro Actuar en el Cáncer desde una visión Global desde aquí.

El exceso de campos electromagnéticos

Lo que puede ocurrir si nos exponemos a  un exceso de campos electromagnéticos nos lo narra con su experiencia un técnico en telecomunicaciones. En caso de que nos encontremos en una situación similar, también nos aporta una solución:

Técnico en telecomunicaciones cuenta cómo de repente se quedo sin oxígeno y casi se desmaya: explica la causa: (radiaciones electromagneticas), y cómo lo solucionóVía Pablo Saulo

Publiée par Mizraim Akhenaton sur Lundi 28 septembre 2020

Menos cantidad y más calidad

Tanto en el ejercicio como en la nutrición es aconsejable menos cantidad y más calidad.

Martín Macedo lo expresa también así en un reciente post:

«La cantidad es importante. Pero la calidad lo es aún más.

La cantidad de años que una persona vive es importante. Pero sin calidad, cuanto más se vive tanto más se sufre.

La cantidad de comida que debe recibir un niño para crecer sano es fundamental. Pero sin calidad, cuanto más coma más enfermo estará.

Algo similar ocurre con el entrenamiento físico. La cantidad de repeticiones es crucial para garantizar el desarrollo  de la fuerza o de una habilidad deportiva. Pero si el profesor no tiene calidad, cuanto más repita una rutina más  serias serán las lesiones.

Cuando practico mis ejercicios a veces tengo poco tiempo y debo elegir. Entre apurarme para lograr el número de  repeticiones habitual o trabajar lentamente, pero con calidad máxima, la experiencia me ha enseñado que es  preferible menos cantidad y más calidad. Es preferible hacer 20 abdominales con excelencia que hacer 100 con prisa y sin disfrutar de la práctica.

También este principio se aplica a la nutrición. Más vale unos pocos bocados tomados lentamente y con conciencia que un mayor volumen con ansias de terminar antes.

Un arquitecto con maestría sabe que para construir una gran obra. Se necesita una gran cantidad de ladrillos, colocados uno a uno de una manera perfecta. Porque si falta la calidad en lo pequeño, cuanto más grande la  construcción, mayor será la vergüenza cuando se desmoronen sus grandes paredes»