En este texto se describe nuestro viaje desde las más altas dimensiones hasta llegar a nuestra 3ª Dimensión y nos impulsa para iniciar el regreso, llamado Ascensión.

La imagen que se muestra es la representación de esta bajada desde el Creador al mundo de la materia y también de nuestra subida hacia el origen.

El «Yo Soy» es la figura superior que se aprecia en la imagen. Es el Espíritu. También se llama «Cuerpo de Luz» o «Ángel Solar».  Es la integridad del todo con la completa irradiación del sol radiante con todos los colores del arco iris. Es la presencia Padre-Madre, la imagen de Dios en cada uno de sus hijos.

Los 7 rayos representados por los círculos de los 7 colores corresponden, cada uno de ellos, a un Maestro Ascendido.

El Yo Soy tiene una personalidad que corresponde a la 5ª Dimensión o superior.

El Yo Superior, que es la figura central de la imagen, es el Alma y corresponde al hijo, tu ser superior, tu Ser Crístico, tu instructor interno. Se representa por su Llama Trina en el Chakra Corazón.

El Ser Humano de 3D, representado por la figura inferior, es la imagen de ti mismo y está rodeada de la Llama Violeta, el color de la transmutación.

En el eje del gráfico, saliendo del corazón de la presencia Yo Soy vemos un cordón cristalino o de plata que une las 3 figuras, primero va hacia el Ser Superior para nutrir y sostener el Alma con sus cuerpos inferiores -físico, etérico, emocional, mental- a través de los 7 chakras. Es un cordón que entra en el ser humano por el Chakra Corona y proporciona la energía para que la Llama Trina pulse al corazón.

Como vemos en este gráfico, el Yo Superior y el Ser Humano está dentro del tubo blanco y solo trabajan con una porción del Sol (la esfera superior multicolor).

El Ser Humano de 3ª Dimensión

En el momento del parto nos quedamos tan solo con un 4% de conciencia que no nos permite ver más allá de la Tierra. El Universo que nos rodea no existe para nosotros.

Venimos a experimentar los apegos, las emociones, los bloqueos…en definitiva, las bajas vibraciones. Si hubiésemos tenido toda la información (el 96% restante), no hubiéramos podido ni aprender ni experimentar.

2 distintas creaciones

1.- Somos fractales de nuestro Creador, pero tan solo las razas que son crísticas o también llamadas micaélicas son las que contienen el ADN del Creador. Poseemos también del creador su mismo software, el 4% de la misma información, que es el diseño de vida para todo nuestro universo y todo es trínito.
Nota: las siguientes palabras tienen el mismo significado: crístico, micaélico, logos solar, trínito, Santísima Trinidad.

2.- Además en nuestro Universo, el creador diseñó los antimateria, que no habitan cuerpos. Son solo frecuencias de energías con conciencia como nosotros pero sin fronteras, sin límites, porque no poseen envase.

Nosotros somos materia tangible, necesitamos un envase. Nuestros fractales no pueden estar sueltos como en el caso de los antimateria.

La clonación

El Creador usó, para nosotros como materia, envases biomoleculares para poder reproducir el ADN con sus códigos cósmicos y el contenido completo de la carga de luz con su esplendor total del Espíritu.

La forma de pasarlos a la materia era mediante la clonación, ya que el ADN tiene un formato cósmico de antimateria. El ADN es un banco de datos de información y el Creador tiene también su banco de información en él. El Creador clonó en una esfera de electrones para tener fronteras, límites y envase. En esta esfera de electrones está contenido el clonado de la totalidad del Espíritu de nuestro Creador más el software de la información de su ADN cósmico. Con esto podemos decir que tenemos todo el contenido de la información micaélica.

A esta creación del mismo Creador se la llama la Supramónada, copia fiel de Él con un conjunto de contenidos.

Bajada al Yo Soy y al Yo Superior

Imagen del vídeo de Andrea Barnabé y Naty Faviano https://www.youtube.com/watch?v=OMkGkGzBZwU

El sistema informático que se usó no es la informática que se utiliza en la Tierra, no es el contenido de una CPU o de un disco duro, es una biología.

Este contenido clonado, llamado Supramónada, con el mismo voltaje en Hz que el del Creador, posee tanta potencia que si lo introdujéramos dentro de nosotros tendríamos un cortocircuito.

La Supramónada no puede estar en el mundo de la materia. Los genetistas cósmicos que desarrollaron el ADN del Universo fueron los que trabajaron para fractalizar en Mónadas y después en Mónadas más pequeñas. El proceso continuó hasta el Yo Soy y después bajó hasta las Almas.

El Alma está diseñada para contener la totalidad de la luz del Espíritu y el software del ADN del Creador.

La Mónada puede estar en la 30D y también puede fractalizar de 12 a 144 Yo Soy. El Yo Soy se mueve, normalmente, entre 20D hasta 9D y puede fractalizar de 12 a 144 Almas. 

Se tuvo que reducir el voltaje (la carga en Hz) desde la Dimensión 36 de la Supramónada a la Dimensión 3 del ser humano.

La Mónada Yo Soy (La Metafísica del Yo Soy)

El Yo Soy, como mínimo, se divide en 12 fractales y como máximo en 144. Estos fractales nos llevan a encarnar en diferentes partes del Universo. El Yo Soy ocupa unas frecuencias de 5D, 6D, 7D…20D, y necesita fractalizarse en almas para poder encarnar en una biología, y estas son nuestras almas humanas.

El Yo Soy es el poder de reconocer la perfección en cada uno de nosotros, aquí y en todas partes. Tenemos a Dios en acción, expresando nuestros días. No somos limitados en absoluto. Conectar con el Yo Soy es conectar con el Creador. El Yo Soy es el puente entre nosotros y el Creador.

Número para fractalizar

Nuestro Universo para fractalizar utiliza el 12. Vemos que el número 144 es el resultado de multiplicar 12 x 12. Las fractalizaciones siempre son un mínimo de 12 y un máximo de 144. Estos fractales no pueden encarnar a seres que no posean Yo Superior y, además, tampoco en los que sean de sangre fría y que no sean mamíferos, como los reptiloides, insectoides, los xopatz (50% dragón y 50% humanos), los octópodos (pulpos). Sí se pueden fractalizar los delfines y cetáceos porque son mamíferos de sangre caliente.

Fractalización para bajar

  • La Supramónada se fractaliza como máximo en 144 Mónadas.
  • Las Mónadas van bajando de dimensión y siempre fractalizándose en múltiplo de 12, para conseguir las Mónadas Pequeñas, que todavía no están preparadas para encarnar. Cuando llega el momento en que se les disminuye el voltaje, se pueden insertar en la biología.

El Yo Superior

El Yo Superior son las Almas. También se llama «Doble Cuántico». En el momento en el que el Yo Soy no se puede fractalizar más, aparece el «Yo Superior».

Es nuestro maestro interno en un plano superior, es la sabiduría, la intuición, sabe quién eres, conoce tu propósito espiritual que trae el Alma para la vida, es el guía de todas las lecciones escogidas por el Alma, conoce nuestras vidas pasadas.

James Redfield, en su libro «Las nuevas revelaciones» nos enseña como comenzar a conectar el Yo Superior. Y cuando lo conseguimos, ya no necesitamos un maestro externo.

También Deepak Chopra nos revela las claves personales para despertar el Ser Superior que habita en nosotros.

Subir de Dimensión

El Ser Humano de 3D

Mientras estamos en la 3D biológica, solo podemos usar el 4% de la información para comprender estas enseñanzas. Pero tenemos que saber que el 96% restante de la Supramónada original sigue estando en nosotros. Esto suecede para que podamos experimentar la máxima densidad de la materia bajo el Plan Divino.

Ahora somos nosotros que debemos subir de dimensión a dimensión, desde la más baja 3D, que solo vibra a 4Hz-7Hz y no puede alojar ni un fractal de Mónada, ni siquiera la de menos carga, hasta llegar al Yo Soy.

El Alma ingresa en el feto a los 49 días de gestación (antes era a los 3 meses, pero actualmente estamos más evolucionados). En el momento del nacimiento los médicos genetistas nos ponen el velo de la separación entre el 4% consciente y el 96% de la Mónada completa del Yo Soy. El velo es para que no podamos recordar el contenido del 96% y a esta parte le llamaremos el Yo Soy, que se inicia en 5D con al menos una vibración de 90-100Hz. Este contenido que no sabemos es para que no recordemos que nosotros somos Dios y toda la información del Universo y así vivamos en la máxima densidad de las 3D.

Ascensión o Verticalización

La palabra Ascensión es más espiritual. La Verticalización se usa en la Confederación Intergaláctica. A partir del 21/12/2012 terminamos el plan de experimentación de la 3D de máxima intensidad viviendo como Homo sapiens sapiens. Ahora somos capaces de ir fase por fase subiendo de dimensión junto al planeta Tierra hasta el 2026. En la Tierra no quedarán humanos en 3D.

A las dimensiones alto, bajo, ancho, se le agrupan sonidos, frecuencias del Universo,… Pero nuestra Ascensión no termina hasta la 36D, que es volver a la Supramónada.

¿Cómo hacer el proceso de subida o Ascensión?

Ahora iremos integrando la fractalización que sufrimos y, a medida que vayamos subiendo de dimensión, iremos recuperando los fractales, iremos subiendo nuestra frecuencia electromagnética para poder almacenar los fractales y cada vez con más alto voltaje. Conectar con nuestro Yo Superior o Doble Cuántico, después nuestra posición holográfica, los viajes astrales, …

Primero: Debemos realizar la conexión y el retorno al Uno o Ley del Uno o Principio Único. A partir de la 1ª fractalización del Creador todos somos uno, somos lo mismo. Jesús dijo «Todos somos uno, porque todos venimos de la misma Supramónada». Siempre que se trate de la misma raza, humanos micaélicos de la Tierra, no los que están en otro planeta.

Segundo: Nuestra biología: Volvernos alcalinos con el cambio de alimentación. La alimentación alcalina nos limpia las células y como consecuencia aceleramos el electrón, elevando su vibración. Cuanto más pura tenemos la sangre más sube nuestro campo electromagnético.

Beber agua pura, comer liviano, dormir lo suficiente, destinar un tiempo a la soledad, estar en la naturaleza tanto tiempo como se pueda, olvidarnos de tristezas, depresiones, … Para ello nos ayudará la limpieza del karma, la limpieza del linaje, la biodescodificación, los registros akásicos, etc.

Hay muchas herramientas para ir recuperando el 96%. Cada uno tiene su frecuencia, no hay prisa, cada uno a su ritmo. Las terapias, los cursos, los libros también nos ayudan (como el Libro de Oro de Saint Germain), Balancing healing, Magnified Healing, el trabajo con los Códigos Sagrados, el Ho’oponopono. También es muy importante la meditación porque eleva nuestras vibraciones: en ella podemos pedir los Códigos de la Ascensión, la Energía de la Ascensión, la Energía del plasma del Universo para sanar alguna parte de nuestro cuerpo. Para todo nuestro día, la afirmación «fluyo con la Energía del Plasma del Universo». Asimismo, la Esfera Espejo y la Energía de la Ascensión (para nuestros Chakras, para el tubo pránico, para la Esfera Espejo, y para nuestro Mer-Ka-Ba).

Los Dones

Mientras permanecemos en 3D con el 4% de información tenemos integrado el programa del Karma. En la 5D ya no hay Karma, pero sí continúa la Ley de Causa y Efecto, como tenemos en la 3D.

Cuando el planeta y la humanidad ya no contengan nadie en 3D, tampoco existirá la Ley de Causa y Efecto porque todo será luz.

En este proceso de subida de dimensión, si vemos imágenes en los laterales o si tenemos telepatía, no nos asustemos, ya que al trabajar con el Yo Superior, vamos quitando velo.

Los dones están en el 96% de la información. Esta nueva condición se le llama multidimensionalidad.

En las 5D se borra la línea del tiempo, todo es presente (ni pasado ni futuro). No hay tampoco límites físicos.

 

Para más información, descarga gratuitamente el libro Despierta!!! Busca la Verdad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.