Vichyssoise macrobiótica

Aunque el verano está llegando a su fin, todavía disfrutamos del buen tiempo. Con este clima más bien caluroso apetecen preparaciones refrescantes y ligeras.  Es por eso que hoy te propongo la siguiente receta: Vichyssoise macrobiótica.

Vichyssoise

Ingredientes para 2/3 personas:

  • 2 puerros cortados finos (la parte blanca y la verde)
  • 3 vasos de agua o de leche de avena
  • 2 cucharadas de miso blanco o shiro miso
  • 2 cucharadas de kuzu
  • 1/2 tetrabrik de crema de avena que no contenga aceite de palma
  • 2 cucharadas soperas de aceite de sésamo
  • Cebollino como guarnición

Preparación:

  • Saltear los puerros en una cazuela con el aceite de sésamo hasta que queden dorados y añadir los 3 vasos de leche de avena o agua y llevar a ebullición.
  • Con un poco de agua fría diluir el kuzu y añadirlo a la cazuela removiendo rápidamente hasta que espese ligeramente y apagar el fuego.
  • Diluimos el miso con un poco de agua y lo añadiremos junto con la crema de avena a la cazuela.
  • Pasaremos por la batidora todo el contenido y lo serviremos en boles, poniendo los trocitos de cebollino como guarnición. Dejaremos que se enfríen.
  • En verano pondremos la vichyssoise unos minutos en la nevera, pero sin que quede muy fría.

¡Buen provecho!

 

Recuerda, si quieres aprender a elaborar más recetas, tienes acceso gratuito a la descarga digital del libro Recetas Macrobióticas para la Salud en esta misma web.

La fruta y el exceso de fructosa

La Fructosa es el azúcar de la fruta y es el que más engorda y el que más aumenta los niveles de triglicéridos en sangre. Es especialmente perjudicial en las leucemias, en las patologías hepáticas y en la anemia. Es el antígeno de  los glóbulos rojos.

Cuando nos excedemos en la ingesta de fruta, como ahora en verano que hay gran variedad, pueden aparecernos una serie de trastornos en la salud: la causa es la fructosa.

Según un artículo académico de nutrición hospitalaria, la alta ingesta de fructosa tiene un impacto a nivel intestinal y hepático, asociándose a patologías como hígado graso no alcohólico y mala absorción de la fructosa.

La fructosa, a pesar de tener una nomenclatura similar a la glucosa, se absorbe más lentamente que la glucosa, aunque es captada y metabolizada de manera más rápida por el hígado. Su efecto estimulante sobre la liberación de la insulina es inferior al de la glucosa y su captación es independiente de esta.

Otros trastornos que nos produce el exceso de fructosa

En las últimas décadas el consumo de fructosa se ha incrementado con el exceso de fruta, especialmente en los niños. Y sobre todo a través de bebidas endulzadas y productos alimentarios con fructosa añadida.

El Dr. Robert Lustig descubrió en un estudio la ruta metabólica de la fructosa. La fructosa, en el estómago, se transforma en alcohol, que produce, cuando llega al hígado: el hígado graso, cirrosis hepática no alcohólica y/o síndrome de la resaca (las personas se despiertan con dolor de cabeza como si se hubieran excedido en el consumo de alcohol). También afecta al páncreas porque está relacionado con el estómago.

La fructosa produce resistencia a la insulina, lo que conduce a la diabetes. Asímismo, la fructosa nos afecta disminuyendo el nivel cerebral.

¿Por qué la fructosa produce obesidad?

La fructosa inhibe la grelina (producida por el estómago y el páncreas), que nos avisa cuando el cuerpo tiene apetito, y la leptina, que nos avisa cuando ya estamos saciados. La inhibición de la grelina y la leptina implica que tengamos sensación de hambre permanentemente. La fructosa también inhibe el triptófano, aminoácido precursor de la serotonina (las hormonas de la felicidad). Normalmente el triptófano se utiliza en las depresiones y, en este caso, como queda inhibida por la fructosa, nos produce depresión. Después de la ingesta de fruta, hacia los 30 minutos del consumo de fructosa, llega la tristeza, la falta de estímulos y el letargo.

Otro trastorno es el síndrome de la fermentación alcohólica de la fructosa, que da síntomas de embriaguez sin haber tomado ninguna bebida alcohólica.

La fruta produce enfriamiento y humedad en el cuerpo. La naturaleza produce más fruta en verano precisamente para que nos refresque, pero no es necesario excedernos. Su ingesta debe ser controlada.

La fruta es un dulce vacío porque solo tiene agua y fructosa. Su mejor alimento está en la piel y en las semillas, que es precisamente lo que no nos comemos. No nutre porque no entra en la célula. Lo que sí que, en ocasiones, la podemos utilizar como drenante para desintoxicar, aunque solo nos proporcionará alcohol, que es disolvente y dispersante, con lo que el hígado continuará sufriendo.

La energía de la fruta es dispersa y nos puede producir problemas de piel: dermatitis, sequedad e incluso psoriasis.

La fruta es yin, por lo que puede curar enfermedades yang. De todos modos, la mayoría de enfermedades son yin.

El Dr. Robert Lustig es un endocrinólogo pediátrico estadounidense, profesor de la Universidad de San Francisco, especializado en obesidad infantil. La investigación de Lustig examina el vínculo entre el consumo de fructosa y el desarrollo del síndrome metabólico que incluye: la diabetes tipo 2, hipertensión, enfermedad cardiovascular, renal, enfermedad de hígado graso no alcohólico, obesidad, el fenómeno TOFI (delgado por fuera, gordo por dentro) y el síndrome metabólico.

En síntesis, la fructosa ataca al hígado y al cerebro.

Las Frutas y el Cáncer

Las personas se preguntan el por qué de la ausencia de frutas en la alimentación macrobiótica, y especialmente en el cáncer. La respuesta nos la da el Dr. Franco Berrino, Director del Departamento de Medicina Preventiva y Predictiva del Instituto Nacional del Cáncer de Milán; miembro de WCRF UK (World Cancer Research), forma parte de una red  global de organizaciones benéficas comprometidas en la prevención del cáncer. El Dr. Berrino es una persona que, además, ha estudiado la filosofía macrobiótica.

El Dr. Berrino nos dice que en nuestro cuerpo existe una sustancia indispensable, que nosotros fabricamos, que se  llama poliamina y que sirve para la multiplicación celular. Las frutas contienen poliaminas, y es evidente que en esta enfermedad no interesa aumentar esta multiplicación celular.

Él nos hace las siguientes recomendaciones:

  • No comer patatas, tomates, berenjenas ni frutas (naranjas,…), y especialmente no consumir ninguna fruta tropical.
  • Teniendo en cuenta que el cáncer es una enfermedad yin, nos aconseja comer cereales integrales como el mijo y el trigo sarraceno, porque son yang, pero el que más nos recomienda es el arroz redondo integral, porque tiene un gran equilibrio yinyang (el arroz redondo es más yang que el largo). También nos aconseja que comamos  pan integral.

Jarabe de Fructosa

Más peligroso para la salud que el exceso de fruta es el del jarabe de fructosa. El Jarabe de Fructosa es un  edulcorante líquido compuesto de una mezcla de fructosa y glucosa, altamente tóxico,  que produce obesidad,  diabetes y cáncer. Por ser más económico que el azúcar de caña y el de remolacha, es el que se utiliza actualmente  para la mayoría de bebidas comerciales y alimentos procesados.

Se conoce con el nombre HFCS (High Fructose Cron Syrup) y es el resultado de un proceso de refinado químico. No tiene nada en común con la fructosa de la fruta y el  organismo la considera como una sustancia extraña incapaz de metabolizar.

Hay que tener cuidado con los  alimentos ecológicos si llevan jarabe de maíz, pues es muy rico en fructosa, yin: expansiva.

 

Si quieres profundizar más, puedes leer los libros: Hablemos de Fibromialgia, yo la he ganado. Tú también puedes; De la Fibromialgia a la Salud; y Actuar en el Cáncer desde una visión Global. Los 3 libros pueden descargarse gratuitamente desde esta web.

 

Continuando con la desintoxicación

Cada persona sigue un ritmo distinto de desintoxicación de su organismo según su peso, condición de salud,… Por tanto, no hay tiempos concretos para este proceso. Cuando percibamos que se producen mejoras en nuestra salud, es el momento de pasar al régimen siguiente, que sería el número 6 de G. Ohsawa.

G. Ohsawa nos propone 10 formas de comer y beber que permiten lograr una buena salud consiguiendo el equilibrio yin-yang. Estas 10 formas son las siguientes:

En este cuadro la pauta para elegir cuál es el régimen que más nos conviene será según nuestro discernimiento e intuición. Son verdaderos caminos hacia la felicidad.

Régimen nº6 de G.Ohsawa

En el ayuno intermitente , para los días de no ayuno, según el esquema de Georges Ohsawa seguiremos con el régimen número 6, que consiste en 90% cereales y 10% de verduras y legumbres.

En cuanto a los cereales, para no comer siempre arroz integral, lo podemos sustituir por otros 2 cereales: mijo y trigo sarraceno (ver el libro Recetas Macrobióticas para Salud).

En relación al 10% de verduras y legumbres, empezaremos por las verduras de yang a yin. Así, tenemos en la lista el siguiente orden: zanahoria, calabaza potimarron, cebolla, nabo, rábano, rabanito, col rizada, col verde y brócoli. En las legumbres el orden es: lentejas, garbanzos y judías azukis.

Para este régimen nº6, te propongo una receta de arroz integral (90% arroz integral, descrito en el post anterior) y 10% de lentejas con verduras.

Lentejas y sus propiedades

Después de la soja, las lentejas son las legumbres que contienen más cantidad de proteína. Se recomiendan para la diabetes, porque una vez cocidas sólo contienen un 20% de hidratos de carbono.

Arroz integral con lentejas estofadas y verduras (receta para 4 personas)

Ingredientes:

  • 1 taza de lentejas
  • 1/4 tira de alga kombu
  • 1/2 cebolla mediana cortada a dados
  • 1 zanahoria pequeña cortada a trozos gruesos
  • 1 hoja de laurel y tomillo
  • Un pellizco de comino y de orégano triturados para el final de la cocción
  • 1 cucharada sopera de tamari (es un condimento líquido fermentado que deriva del proceso de elaboración del miso. No contiene trigo ni por tanto gluten. Es más yang que la salsa shoyu y su sabor más intenso . Es antioxidante, ayuda a digerir y nos aporta energía).

Preparación:

  1. Poner en la cazuela las lentejas lavadas, el alga kombu, la zanahoria, la cebolla, el tomillo y la hoja de laurel. Añadir agua fría  hasta que cubra el volumen de los ingredientes.
  2. Llevar a ebullición, tapar y cocer a fuego lento durante 40 minutos o hasta que estén blandas.
  3. Añadir un pellizco de comino y de orégano 5 minutos antes de apagar el fuego para hacerlas más digestivas.
  4. Durante estos últimos 5 minutos, destaparemos y subiremos un poco el fuego para ganar en espesor.
  5. Una vez apagado el fuego, añadiremos 1 cucharada sopera de tamari.

Para G. Ohsawa, padre de la macrobiótica, hay diferentes niveles de conciencia en el comer:

Los 7 niveles de conciencia en el comer

  1. Comer mecánicamente de acuerdo al apetito sin usar la conciencia.
  2. Comer de acuerdo al deseo de los sentidos, buscando el gusto, color, sabor.
  3. Comer para la satisfacción emocional, con música, velas, teniendo en cuenta la estética como la forma de los  platos, los vasos,…
  4. Comer desde el intelecto, considerando las teorías de la nutrición como calorías, vitaminas, enzimas,  proteínas,  carbohidratos…pero sin visión de la naturaleza biológica ni del medio ambiente.
  5. Comer según una conciencia social de control de producción y distribución.
  6. Comer de acuerdo a unas creencias ideológicas basadas en tradiciones religiosas que imbuyen disciplinas  dietéticas.
  7. Comer de acuerdo a una conciencia libre con un intuitivo juicio para seleccionar, relacionado al medio  ambiente. Esta es la forma de comer para poder realizar nuestros sueños. Para esta forma de comer se necesita  la comprensión del Orden del Universo, que nos enseña la Macrobiótica.

 

 

Arroz integral, preparación para el nuevo paradigma

En el último post dijimos que el arroz integral, desde hace siglos, se le conoce como un alimento muy desintoxicante. En esta preparación de depuración para el nuevo paradigma podemos consumir este alimento en el ayuno intermitente, los días de no ayuno. Como guía podemos seguir el régimen número 7 de G. Ohsawa, que consiste en 100% arroz integral + gomasio. Para beber tomaremos pequeñas cantidades de té Kukicha o agua con mugi miso o kuzu. El tamaño de estas bebidas será el de una tacita de café.

La desintoxicación pasa por 3 procesos

  1. Liberación de las toxinas que se acumulan principalmente en el tejido adiposo, repartido por todo nuestro cuerpo y alrededor y dentro de nuestros órganos.
  2. Eliminación del exceso de mucosidades de nuestro sistema respiratorio, digestivo y reproductor.
  3. Expulsión del exceso de líquido intercelular, limpieza y alcalinización.

En este proceso depurativo las células más receptivas son las de la sangre, porque se renueva totalmente. Vamos perdiendo grasa, mucosidades, y los líquidos intracelulares cambian su condición, regenerándose paulatinamente.

Propiedades del arroz integral

El arroz integral es un alimento vivo, con el potencial de germinar. El arroz blanco no contiene ni el salvado ni el gérmen, por lo que es un alimento muerto. Existen diferentes variedades de arroz integral, pero escogemos el redondo por ser más yang. El arroz integral está en el centro de la clasificación de los alimentos, es el cereal más equilibrado yin-yang.

Es un cereal muy completo -contiene los 6 nutrientes: carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales, fibra y grasa; y 70 antioxidantes-. No contiene gluten.

  • Es eficaz en afecciones hepáticas.
  • Su contenido en fibra regula el tránsito intestinal.
  • Es una alimento idóneo para tratar el sistema digestivo, enfermedades renales, cardíacas-vasculares.
  • Para la hipertensión.
  • Regula los niveles de colesterol: mediante sus fitoesteroles.
  • Tiene actividad anticancerosa porque nos aporta selenio -antioxidante- y magnesio, minerales anticancerígenos. Contiene fitoquímicos y fibra, que también tienen actividad anticancerosa .
  • Su fibra protectora mejora nuestra inmunidad, y por tanto nuestra salud.
  • Nos aporta Energía Física: el arroz integral es una fuente de energía muy valiosa gracias a sus hidratos de  carbono. Además es una energía estable sin altibajos. Contiene vitamina B6 que también aporta energía (0,3  mg en 1 taza de arroz integral cocido). Energía mental: contiene casi el doble de fósforo que el arroz blanco.
  • El arroz integral, además de ser anticancerígeno, nos ayuda en todas las enfermedades porque fortalece el bazo-páncreas y calma el estómago. Es hipoalergénico.
  • Contiene inhibidores de las proteasas. Es el cereal que causa menos espasticidad al colon. Sus capas externas reducen el colesterol y tienden a frenar el desarrollo de cálculos renales.

¿Por qué es desintoxicante el arroz integral?

Nos depura mediante su fibra. Una parte de ella es celulosa, que no se puede digerir y se expulsa en las heces arrastrando productos de desecho del intestino. Su fibra aporta vitaminas y minerales.

¿Qué nos aporta nutricionalmente el arroz integral?

  • El arroz integral contiene potentes fitoquímicos:
    Folatos: Indicados para evitar el cáncer y las cardiopatías.
    Orizanol: Evita que los compuestos de nitrógeno se conviertan en nitrosaminas, que son causa de cáncer.
    Polisacáridos: arabinogalactanos y arabinoxilanos que destruyen las células cancerosas.
  • Las proteínas del arroz integral están formadas por 18 aminoácidos. Tiene una cifra baja de proteínas. Como el cáncer se produce por muchos factores, entre ellos el exceso de proteínas, el arroz integral es muy adecuado.
  • Contiene lecitina y  vitaminas  del grupo B (B1, B2, B3, B5, B6, B7 y B9) que son beneficiosas para el sistema nervioso, como antidepresivas, para la diarrea, náuseas y diabetes. También contiene vitamina E y vitamina K.
  • Contiene minerales: fósforo, hierro, yodo, magnesio, manganeso, níquel, potasio, selenio, sodio, calcio y zinc.
  • Hidratos de carbono complejos: sacarosa, almidón, amilasa, amilopectina.
  • En cuanto a su contenido en grasa, es muy bajo.
  • La fibra del arroz integral nos provee de prebióticos, ralentiza el aumento de la glucosa en sangre, reduce el colesterol «malo», tiene efecto saciante y nos depura.

Características físicas

Los “gránulos” del almidón del arroz integral están formados por capas esféricas concéntricas y de forma exterior  poliédricas. Por tanto, podemos afirmar que su forma está dentro de los patrones de la geometría sagrada.

Características químicas

La cadena molecular del arroz integral es muy larga y sin ramificaciones. Por tanto, se convierte en azúcar muy  lentamente (“energía en cascada”). Esta es su ventaja respecto a otros cereales.

Preparación del arroz integral redondo

  • Lavar el arroz con agua fría y tostarlo en una cazuela, removiendo hasta que esté dorado. Esto se hace para  yanguizar el cereal.
  • Hervirlo: 1 medida de arroz por 2 o 3 medidas de agua y con un poco de sal marina sin refinar. Una vez que ha empezado a hervir, dejarlo a fuego muy bajo, mejor con un difusor, durante más de una hora.
  • Apagar el fuego y dejarlo en reposo de 10 a 20 minutos.
  • Destapar y hacer las bolas para el día. A continuación espolvorearlas con gomasio. Podemos sustituir de vez en cuando el gomasio por los siguientes productos: tamari, miso, un trocito de ciruela umeboshi o pasta de umeboshi, tekka (Es un condimento muy yang que contiene: raíz de bardana, raíz de loto, zanahoria,j engibre y pasta de sésamo).

Preparación de las bolas de arroz integral para 1 día

Ingredientes:

  • De 200 a 250gr de arroz integral, crudo
  • Un poquito de sal
  • Cocerlo como hemos indicado
  • Gomasio
  • Como herramienta podemos utlizar el utensilio que se usa para hacer las bolas de los helados o bien hacerlas con las manos mojadas en agua salada (5% sal). Introducimos las manos en esta agua para que no se nos pegue el arroz, y salamos el agua para que el arroz no pierda su propia sal. Otra forma es usar 2 cucharas soperas para comprimir el arroz y hacer la bola.

Cómo comer las bolas de arroz

En el caso de que la persona tenga problemas intestinales o bien sus condiciones físicas no le permiten masticar, sustituiremos las bolas de arroz por cremas de arroz integral (ver el libro “De la fibromialgia a la Salud”).

Es  aconsejable masticar cada bocado (unos 10gr) lo máximo posible para convertirlo en una papilla casi líquida (la  saliva tiene enzimas, antibióticos, moco para la deglución, proteínas, bicarbonato, etc). Cuando hayamos comido la primera bola, esperaremos 30 minutos para ingerir la siguiente y así sucesivamente todo el día. Es decir, tras el último bocado, esperaremos media hora hasta empezar a ingerir la siguiente bola.

La última bola de arroz del día se tomará, como mínimo, una hora antes de acostarnos, para no interferir en la digestión.

Energía en cascada

¿Por qué se toman cada media hora? Para conseguir lo que se llama Energía en Cascada o Energía Continua. La  energía del hidrato de carbono que contiene el arroz integral se absorbe y se transforma, mediante la digestión, en glucosa que llega a la sangre de una manera lenta y constante, aportando nueva energía contínuamente. Si el arroz no fuera integral daría energía “ahora” y luego nada.

El arroz integral no se puede convertir en transgénico

El arroz integral, cuando se somete a manipulaciones genéticas, tiende a volver a su estado salvaje inicial. Por tanto, el arroz integral actual es parecido al ancestro histórico.

El ADN del arroz integral

Sabemos que en el proceso hacia el nuevo paradigma nuestro ADN se tiene que regenerar y ampliar.

El ADN del arroz integral es complementario a nuestro ADN, de acuerdo con los estudios realizados en su genoma.  Por esta razón, comer arroz integral es la mejor forma de empezar a reconstruir nuestro ADN dañado. No obstante, no nos hemos de preocupar por el ADN, ya que sabemos, porque así nos lo han comunicado,que nos sera dado.

Dentie para problemas bucales


¿Qué es el dentie?

El dentie es un producto macrobiótico utilizado para solucionar patologías bucales como periodontitis, gingivitis, glossitis, piorrea, aftas y dolor de muelas. El dentie es un polvo negro elaborado con cenizas de berenjenas saladas. Se aplica encima de la pieza dental dañada y el dolor desaparece. Para los problemas de encías, se recomienda emplear el dentie como dentífrico solo por la cara exterior, cada noche antes de acostarse. Lo utilizaremos 15 días seguidos y descansaremos una semana, después reiniciaremos su uso 15 días más.

 

¿Cómo elaborar el dentie en casa?

Los ingredientes que necesitarás son: una berenjena + sal

Elaboración:

  • Primero tostaremos la berenjena en el horno hasta que quede carbonizada, lo que te llevará una hora y media aproximadamente de horno.
  • Aparte, tostaremos sal en una sartén y triturremos la berenjena y la sal en un mortero. Las medidas son: 1.c.s (cucharada sopera) de berenjena carbonizada por 3 c.s de sal.  Lo trituramos en el mortero hasta que quede muy fino.

Para utilizar el dentie podemos elaborarlo en casa, como hemos indicado, o podemos adquirir la pasta de dientes «dentie» que venden ya elaborada en las tiendas de alimentación biológica.

 

 

Más allá del uso del dentie, es importante tener en cuenta la composición de los dentífricos que empleamos a diario. La mayoría de ellos contienen ingredientes agresivos y nocivos. Uno de estos ingredientes que conviene evitar es el flúor.

 

Los graves peligros del flúor

Las pastas de dientes son imprescindibles para la salud bucal y debemos evitar las que contengan flúor. En los supermercados todas las pastas de dientes lo contienen.

El flúor  está clasificado en toxicología clínica como más tóxico que el plomo, y solo algo menos que el arsénico.

Los fluoruros son un producto residual de diferentes sectores como por ejemplo el de la industria de fertilizantes, que evitan de esta forma los gastos de gestión de residuos y además obtienen el beneficio de la venta.

La acumulación de flúor en nuestro organismo, aunque sea en dosis bajas, puede causar a medio plazo alteraciones sistémicas relacionadas con la producción de algunas hormonas y desequilibrios inmunológicos. Asimismo, en algunas personas ocasiona la aparición de afecciones como la dermatitis perioral. Es por eso que conviene estar atentos no solo a lo comemos sino a los productos que utilizamos en nuestra higiene diaria, incluida la bucal, y optar por dentríficos que sean suaves, elaborados a base de plantas como salvia, mirra, arcilla blanca,… y que no contengan químicos ni componentes que alteren la flora bucal ni su pH.

Los beneficios de los alimentos fermentados

Las verdudas fermentadas, también llamadas encurtidos o pickles, son alimentos con interesantes propiedades: nos ayudan a hacer la digestión porque nos aportan enzimas y ácido láctico. Favorecen el buen funcionamiento del hígado y contribuyen a augmentar la concentración mental y fortalecimiento de la visión (el hígado es el órgano que da fuerza a los ojos).

Los pickles permiten conservar los productos vegetales durante mucho tiempo, con la ventaja de que sus propiedades nutritivas se mantienen.

Son ideales para preparar la digestión y fortalecer los intestinos. Durante el proceso de fermentación, las enzimas y
bacterias transforman el azúcar de las verduras en ácido láctico, que fortalece la flora intestinal. Hoy en día se usan pickles comerciales altamente condimentados, ya que están elaborados con azúcar y vinagre, que destruyen la flora intestinal.

Uno de los grandes beneficios que se atribuye a los alimentos fermentados es el de restablecer el equilibrio entre los diferentes microorganismos que pueblan nuestro intestino. Entre todos estos microorganismos destacan los del género:
Lactobacilus acidophilus,
Lactobacilus bifidus,
Lactobacilus plantarum,
Lactobacilus leichmanii y
Lactobacilus fermentum.

La mayoría de estos lactobacilus cuando llegan al estómago (medio ácido) no sobreviven, pero algunos, sin embargo resisten y pasan a repoblar el intestino. Una dieta rica en carbohidratos y escasa en proteínas animales  también favorece el desarrollo de los lactobacilos. Bien es sabido que cuando un cereal se corrompe, fermenta; en cambio, cuando se corrompe un producto animal, este acaba pudriéndose. La fermentación equivale a una predigestión de los alimentos, que se transforman en sustancias de más fácil asimilación. El almidón, por ejemplo, se transforma en maltosa y esta en glucosa, la cual a su vez se transforma en ácido láctico.

Dentro de este grupo de alimentos, el miso, umeboshi, salsa de soja tamari y tempeh son alimentos recomendados, cada uno de ellos con sus propios beneficios.

Fermentados más recomendables para consumir frecuentemente

  • Umeboshi: Es, sin duda, el mejor fermento. Es una ciruela fermentada con sal marina durante más de 2 años.  Sus propiedades medicinales son incalculables: alcaliniza la sangre, tiene efectos antibióticos y antisépticos, previene la fatiga y retrasa el envejecimiento. Ayuda a resolver los problemas de salud tanto de tipo yin como  los yang. Utilizarla en caso de falta de apetito, diarrea, estreñimiento, intoxicación, náuseas, resfriados,  gripes… El vinagre de umeboshi es ideal para aliños, salsas y aderezos. (Se recomienda tomar 2 o 3 ciruelas a la semana).
  • Miso: es una pasta de color marrón y de sabor salado, producto de la fermentación de la soja con determinados cereales y sal marina. El miso es ideal para enriquecer (tanto en sabor como en propiedades) sopas, estofados, salsas, aliños, patés y cualquier plato en general. Añadir siempre el miso después de la  cocción y dejarlo activar uno o dos minutos. No hervirlo nunca. Es recomendable tomar sopa de miso una o dos veces al día (los japoneses la toman en desayuno, comida y cena).
  • Salsa de soja: es un producto similar al miso, aunque su consistencia es líquida. Usaremos dos clases de salsa de soja: shoyu y tamari. Este último como medicamento en caso de enfermedad o de fatiga.
  • El tempeh: proteína fermentada de la soja amarilla. Originaria de Indonesia, ha ido ganando popularidad debido a su gran poder nutritivo. Es una alternativa ideal a productos de origen animal. Se encuentra en el
    mercado de 2 formas: fresco y macerado.

 

¿Cómo preparar alimentos fermentados?

Se recomienda utilizar principalmente las verduras de raíz y rastreras. La forma de prepararlos es la siguiente:

  • Se limpian las verduras y se cortan a rodajitas (zanahoria, cebolletas, rabanitos, etc).
  • En un bote de cristal con tapa hermética ponemos, alternando, las verduras y la sal o salsa shoyu, o miso, umeboshi, etc. Y un poco de agua hasta cubrir el contenido.
  • Se tapa con una gasa (rodeada con una goma elástica) y se sitúa en una zona fresca y seca de la casa.
  • Tiempo: normalmente de una a dos semanas. Pasado este tiempo se puede tapar herméticamente. Hay que tener en cuenta que si aparece moho en la superficie del alimento fermentado, debe retirarse para comprobar si las verduras están crujientes. En caso de que las verduras estén blandas y pegajosas, habrá que tirarlas. Esto puede ser debido a dos causas:
    – se ha añadido poca sal u otro condimento salado
    – hay un exceso de calor en el lugar donde se guardaban.
    Cuando haya transcurrido los días recomendados, si comprobamos que las verduras están duras pero extremadamente saladas, debemos dejarlas en remojo en agua fría durante unos minutos antes de  consumirlas.
  • El líquido de los pickles que queda después de haber comido todas las verduras, puede aprovecharse como aliño para ensaladas. También se puede utilizar la mitad para empezar otro bote de pickles, añadiendo agua fresca y más condimento salado.

Una cucharada de encurtido se puede mezclar con la ensalada en verano.

Se recomienda empezar cada semana con un pickle diferente para, de esta forma, obtener mayor variedad de  verduras, colores, texturas y sabores. En la preparación de los pickles caseros, lo más difícil es saber ajustar la sal u otros condimentos, la presión (apretaremos las verduras en el bote) y el nivel de agua que podemos añadir.

La variedad de pickles que podemos hacer depende solo de nuestra imaginación.

 

Si quieres conocer más alimentos-medicamento te gustará el libro De la fibromialgia a la Salud.

Semillas que curan

La alimentación, como siempre, es la base de nuestra Salud. Actualmente el sistema tiene especial interés en la hipermedicación de la población, incluso para situaciones que no son ni patologías. El objetivo es el negocio y cronificar cuantos más mejor. En este sentido la alimentación es el rival de la industria, porque desde hace mucho tiempo está constatado que resuelve innumerables trastornos.

En línea con este planteamiento, me gustaría informar que patologías como el cáncer, también pueden restablecerse, según el caso, a través de la alimentación. Un nutriente clave para el cáncer es la vitamina B17, que se encuentra principalmente en las semillas de manzana y albaricoque, pero también está presente en:

  • Arroz integral
  • Avena
  • Mijo
  • Cebada
  • Garbanzos
  • Lentejas
  • Almendras
  • Nueces
  • Anacardos
  • Frutos rojos
  • Ciruela
  • Mandarina
  • Semillas de chía y lino,…

 

¿Cómo tomar las semillas de manzana o albaricoque biológicos?

En cuanto a las semillas de manzana, ante todo se recomienda que las manzanas sean biológicas. La pauta aproximada es no superar 10 semillas diarias y repartirlas en 3 tomas.

Para tomar la semilla de albaricoque (dos diarias) será necesario partirla mediante un martillo y comer la semilla interior.

 

La venta de la vitamina B17 en forma sintética, que en este caso recibe el nombre de Laetrile, no está permitida en algunos países, ya que se escudan en que posee cianuro, pero este elemento no llega a nuestras células, ya que es neutralizado por la enzima rodanasa de nuesto organismo.

 

Terapia con la vitamina B17 o Amigdalina

Las semillas de estos frutos y alimentos mencionados no sólo son aconsejables tomarlos cuando se está enfermo, sino que constituyen un potente preventivo del cáncer.

 ¿Qué otras propiedades tiene la vitamina B17?

  • Contribuye a la formación de ácido fólico
  • Es necesaria en el metabolismo  de las proteinas
  • Facilita el mantenimiento de la salud de la piel y el cabello. Es especialmente idónea en caso de padecer acné, eccemas, esclerodermia y para las quemaduras.

El efecto de la vitamina B17 se puede ver potenciado por otras vitaminas y minerales, entre las que destacan los betacarotenos, vit A y C, y las vitaminas del grupo B. Además, la vitaminaB17 interactua con la enzima Rodanasa de nuestro cuerpo, que tiene un importante papel detoxificador.

 

Si quieres saber más, te gustará Alimentación, energía vital en el Cáncer.

 

Krill, otro alimento del futuro

El krill es un crustáceo de alto valor nutricional que tiene un elevado contenido en Omega-3. El Omega-3 es necesario e imprescindible para el organismo, ya que nuestro cuerpo no es capaz de fabricarlo por sí mismo y necesita de ciertos alimentos para conseguirlo. Es necesario en la dieta diaria tanto para los jóvenes como mayores. Previene la aparición de muchas enfermedades.

El krill habita en aguas supericiales de todos los océanos. Es uno de los animales más abundantes del planeta. El Krill antártico es el más utilizado para consumo humano. Esta especie supone más de 500 millones de toneladas. Su tamaño es diminuto y como máximo mide 5-6 cm de longitud.

Este alimento es una fuente nutricional rica en proteínas y ácidos grasos poliinsaturados. Tiene una potente combinación de antioxidantes protectores del corazón y del sistema cardiovascular.

¿Qué propiedades tiene?

En Europa podemos consumir el Krill en forma de extracto seco o perlas de aceite. Las propiedades del krill son:

  • Fortalece el sistema inmunológico
  • Actua como un potente antiinflamatorio natural
  • Nos ayuda a controlar el colesterol y niveles de triglicéridos.
  • Contribuye al equilibrio hormonal.
  • Aporta energía y reduce la fatiga.
  • Protege el buen funcionamiento cerebral y promueve el correcto funcionamiento del Sistema Nervioso.
  • Está indicado en casos de insomnio.
  • Mejora la memoria
  • Fortalece huesos, cabello y dientes
  • Promueve la elasticidad cutánea.
  • Disuelve cálculos renales.
  • Protege el funcionamiento hepático.
  • Es un gran alimento preventivo contra la demencia.

Está indicado para las personas que padecen fibromialgia y síndrome de fatiga crónica.

Su consumo más frecuente es en perlas o càpsulas de aceite, usado como suplemento dietético por sus propiedades nutricionales y medicinales. Solo los japoneses lo consumen como alimento de forma habitual, lo llaman okiami.

Cabe destacar que su contenido en omega 3, además de estar indicado en patologías como la fibromialgia i personas con hipercolesterolemia, tiene la propiedad de  prevenir e inhibir el desarrollo de ciertos tipos de cáncer  y se emplea también para paliar los efectos de los tratamientos que combaten esta enfermedad.

Los cocineros de medio mundo no han pasado por alto esta exquisitez oceánica y lo han incorporado en muchos de sus platos.

¿Te animas a probarlo? 😉

 

El mar todo lo cura

«El mar todo lo cura» Hipócrates

A principios del siglo XX, René Quinton revolucionó la ciencia médica utilizando el agua de mar en sus pacientes, ya que observó que existe una identidad fisiológica entre el medio marino y el medio interno del organismo humano.

Teniendo en cuenta que somos un 70% agua, el agua de mar es un elemento terapéutico fundamental. En Francia y subvencionado por la Seguridad Social fueron atendidos miles de pacientes hasta 1970.

En palabra de Quinton: “Para vencer la enfermedad hay que reforzar el terreno con agua de mar pura isotónica. El suero marino se opone a la mayoría de enfermedades, es más eficaz que el suero artificial. En la 1ª Guerra Mundial el ejército francés empleó agua de mar isotónica en transfusiones, para compensar la pérdida de sangre de los heridos en combate”.
Quinton anota: “La vida se originó en el mar, cada cuerpo humano es como un pequeño océano en el que flotan las células. Si este océano mantiene su condiciones físicas (pH, salinidad, temperatura, etc…) el cuerpo se mantiene en salud”.

El cuerpo humano capta los nutrientes en forma selectiva, primero siempre toma los elementos en forma orgánica antes que los inorgánicos. En el agua de mar se encuentran todos los elementos de la tabla periódica en su forma orgánica y biodisponible, y en proporción correcta para la nutrición celular. Por ejemplo, si tenemos estroncio 90 radioactivo en el ambiente y nuestro organismo necesita este elemento, primero lo tomará en forma orgánica. Si no existe en forma biológica lo captará. Por tanto, si tomamos agua de mar nos protegemos de micro elementos radioactivos o de otros tóxicos.

Sabemos que Platón ya usaba el agua de mar para curarse de sus enfermedades. Pero poco a poco, el hombre empezó a olvidarse de sus beneficios, hasta que René Quinton empezó a investigar y a tratar pacientes con enfermedades como la tuberculosis, el tifus, cólera, gastroenteritis, psoriasis, desnutrición infantil, etc. con un gran éxito.

Actualmente hay un relanzamiento mundial del agua del mar. Existen numerosos dispensarios marinos en los que se ofrece agua de mar limpia gratuitamente. Hay 10 millones de niños desnutridos y el número de personas desnutridas va en aumento.
Ha llegado el momento de aprovechar todos sus beneficios. El Parkinson, Alzheimer, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, el cáncer,…y todas las enfermedades degenerativas pueden curarse. Es previsible que tenga aplicación en todas las enfermedades.

En el cáncer es muy importante la ingesta de agua de mar isotónica diluida, ya que es un alcalino natural que regula todas las funciones corporales (el pH del agua del mar está entre 7.5 y 8.4). Las células cancerosas se desarrollan en un medio ácido, por ello es necesario alcalinizarlo para frenar su desarrollo.

El agua de mar, además de llevar todos los elementos de la tabla periódica diluidos en ella y en forma de oligoelementos, contiene vitaminas, proteínas, aminoácidos, iones… Actualmente se comercializa el agua de mar.

 

Desmentimos Mitos

Hay una serie de mitos que tenemos que desmentir:

  1. El agua de mar está contaminada con microbios de procedencia terrestre:
    El ecosistema marino tiene un gran poder de depuración, y la materia orgánica no lo ensucia. Se ha comprobado que un microbio terrestre no puede vivir en el mar. El mar puede tener aceites e hidrocarburos en su superficie, o metales pesados en el fondo. El fitoplancton transforma lo químico inorgánico en orgánico (plutonio, uranio y todos los metales pesados) como las plantas de la tierra, que también hacen dicha transmutación.
    En alta mar los peces y mamíferos marinos no padecen de enfermedades infecciosas porque se nutren orgánica, biodisponible y alcalinamente con la sopa marina que los humanos despreciamos.
    Hoy en día ya son 800 las plantas que se están cultivando con agua de mar hipertónica, es decir, sin desalinizar, en varias partes del planeta como en México, Perú, Países árabes,…
    El agua de mar tiene aplicaciones científicas desde 1904 con los estudios de René Quinton, y actualmente se ha vuelto a demostrar en esta década, de acuerdo a los protocolos de la Comunidad Europea. Tiene aplicaciones en la agricultura y ganadería. Los Humedales Artificiales de agua de mar o las Marismas de Eritrea y México así lo han demostrado. La Salud Pública tiene en la sopa marina del agua del mar una herramienta de prevención y curación que ha sido despreciada hasta ahora.
    No son las plantas las mayores descontaminantes del planeta, son las aguas del mar que ocupan el 70% de la Tierra y absorben infinitamente más CO2 que las reservas forestales.
    Así que podemos afirmar que el agua de mar no ha perdido sus propiedades.
  2. Produce insuficiencia renal (tapa los riñones):
    El agua de mar es orgánica, reequilibra nuestro organismo. No tiene nada que ver con la composición química que tiene la sal común. El agua de mar tiene los mismos componentes que nuestra sangre, pero más concentrados. Nuestro líquido intersticial es salado, 9gr. de sales por litro. Nuestra sangre es como el agua de mar pero más diluida.
  3. Si un náufrago bebe, se muere: La Fundación Aquamaris y la Universidad de La Laguna, en el año 2003, financiaron en la Zeja (Fuerteventura) un naufragio voluntario y se comprobó que con agua de mar se puede sobrevivir varios días (http://www.aquamaris.org/) El experimento se realizó tomando, cada 20 minutos, la cantidad de agua de mar que cabe en la mano, dejándola en la boca para ensalivarla y así reducir su salinidad.
  4. No se puede tomar si se tiene hipertensión. Otro mito.

Usos del agua de mar

Para la cocción de alimentos

Limpieza bucal: En forma de enjuagues o para cepillar los dientes, ya que previene y ayuda a eliminar la inflamación de las encías y sangrado.

Limpieza de la nariz:  Limpiar diariamente las fosas nasales con pulverización de agua de mar isotónica, que es precisamente la concentración de sales de nuestro organismo.

Gargarismos

Talasoterapia doméstica

Limpiezas oculares

Higiene de los oídos

Y sobre todo bebida en su forma isotónica (1 medida de agua de mar por 3 de agua)

 

Más información Alimentación, energía vital en el Cáncer

 

Calabaza al horno rellena

La temporada de calabaza comienza ahora y es tiempo de prepararla y saborearla. La calabaza es un vegetal muy versátil, que combina tanto con cereales como con legumbres y podemos cocinarlo de múltiples maneras.

En cuanto a sus propiedades, la calabaza, por su alto contenido en fibra, es muy aconsejable en casos de obesidad y estreñimiento y para eliminar retención de líquidos. Muy rica en carotenos, que son antioxidantes, que se transforman en vitamina A (esencial para la visión), y también contiene vitaminas C y E, así como minerales, especialmente calcio, potasio y magnesio.

Según algunos estudios la calabaza es la verdura más indicada para la diabetes, ya que regenera las células pancreáticas dañadas y aumenta los niveles de insulina en sangre. La calabaza y la estevia son empleados en la medicina natural para sanar la diabetes.

¿Qué ingredientes necesitas para preparar la calabaza al horno rellena? (Para 2-3 personas)

  • 1 calabaza pequeña
  • 3 cebollas grandes cortadas a medias lunas finas
  • 2 zanahorias cortadas en rodajas finas
  • 2 hojas de col rizada cortada fina
  • 1 cucharada sopera de aceite de sésamo
  • Una pizca de sal marina
  • 1 taza de crema de avena
  • 1 cucharada de arroz integral o de mijo cocido por persona

¿Cómo lo preparamos?

  1. Introducir la calabaza en el horno a 100ºC. Previamente la habremos cortado por la mitad, vaciado de semillas y le habremos puesto una pizca de aceite y sal.
  2. Poner aceite en una cazuela y saltear como nituké la cebolla, la col y la zanahoria.
  3. Cuando la calabaza esté casi cocida la rellenaremos con la verduras, 1 cucharada de arroz integral o de mijo cocido por persona y la volvemos a introducir en el horno.
  4. Una vez que la calabaza esté blanda, la regamos con la crema de avena (importante que no contenga aceite de palma).
  5. La dejamos un par de minutos más en el horno y ya podemos servirla.

¡¡Qué la disfrutéis!!

 

Aprende más recetas macrobióticas en el libro Recetas Macrobióticas para la Salud.